Los enredos de Donald Trump

Trump

Donald Trump, el aislacionista

Por Omar Díaz de Arce

Acabo de escuchar el discurso sobre política exterior pronunciado por Donald Trump en Washington ante un selecto grupo de comentaristas y dirigentes del Partido Republicano. Esta vez habló utilizando el teleprompter, quizás para no decir tantas barbaridades como en comparecencias anteriores. No sé si se lo escribieron sus asesores o simplemente lo revisaron y pulieron pero, en lo que cabe, se mostró más moderado que en sus habituales exabruptos.

Soy un analista e historiador retirado. Aun así no he podido resistir la tentación de comentar brevemente sobre las tesis del probable candidato republicano. En sus palabras se mezclan nacionalismo, chovinismo, tergiversaciones y demagogia. O sea, estamos en presencia de un coctel explosivo típico de un populismo trasnochado.

Vamos por partes: el nacionalismo es la carnada que utilizan los demagogos para ganarse el apoyo de la gente. Ello es posible en la era moderna, cuando existen medios de comunicación que facilitan la propaganda política. Ese fue el caso de Mussolini, Hitler (Goebbels), Getulio Vargas, Perón y sus discípulos, y más recientemente de personajes como Fidel Castro y el propio Putin. Trump se ha apoderado ahora de este banderín, al que ha sumado la xenofobia y el aislacionismo, estrategia tradicional de la política estadounidense hasta la Primera Guerra Mundial.

Sin pudor, este personaje lo resume todo en una o dos consignas: “América Primero” y “Voy a hacer a América grande de nuevo”. Todo lo resuelve con amenazar a aquellos que según él no reconozcan la supremacía mundial de Estados Unidos, salvo Rusia y en parte China, con quienes piensa sostener una relación más equilibrada debido al poderío nuclear de ambas naciones.

Las mutuas simpatías entre Trump y Putin son conocidas. Los dos autócratas se admiran uno al otro. Pero nada se sabe sobre cómo reaccionaría el magnate en los casos de las agresiones rusas a Ucrania y la anexión de Crimea, así como sobre las amenazas que penden sobre los países de la antigua Unión Soviética. También que se opone al acuerdo internacional -que involucra no solo a Estados Unidos sino a toda Europa Occidental e Inglaterra- con Irán, sin aclarar como impediría su acceso a las armas nucleares ¿Por medio de la guerra a la que dice oponerse en el Medio Oriente?

Lo más curioso son sus consignas proteccionistas: Trump ignora las ventajas que a todos aporta, en mayor o menor medida la División Internacional del Trabajo. No respetaría las decisiones de la Organización Mundial de Comercio, eliminaría los tratados comerciales, incluido el NAFTA, al que pertenece también Canadá,, impondría tarifas aduanales arbitrarias a aquellas industrias que rechacen radicarse en Norteamérica, deportaría a millones de inmigrantes indocumentados, aunque lleven décadas viviendo en el país y tengan familiares e hijos que atender, prohibiría indefinidamente el ingreso de musulmanes, no por su grado de peligrosidad sino por su religión.

Todo lo anterior se llama aislacionismo, cuyo símbolo más llamativo es la anunciada iniciativa de construir un enorme muro en la frontera de México, que además obligaría a este país a pagarlo, bajo la amenaza de retener las remesas de los jornaleros mexicanos que trabajan en Estados Unidos. Por cierto, el propio Papa Francisco fue hasta allí para proclamar que los cristianos debían construir puentes y no muros. Pero parece que a Trump le llama más la atención el éxito del Muro de Berlín a la hora de impedir que los alemanes emigraran contrariando la política comunista de mantenerlos encerrados en la antigua RDA. Sin embargo, estas últimas consideraciones estuvieron curiosamente ausentes del texto contenido en el teleprompter utilizado en Washington.

En pocas palabras, el enredo de contradicciones sobre política exterior, que he logrado esbozar arriba, podría extenderse a un largo capítulo de barbaridades que no tengo tiempo ni deseos de escribir ahora. Un enredo que ha seducido las mentes de muchos de los cubanoamericanos que muestran hoy su apoyo desaforado por Trump, aunque sus intenciones hacia Cuba sean tan turbias como el amasijo de dislates que lo han catapultado hasta las puertas de la candidatura republicana en días de incertidumbre para Estados Unidos y sus electores.

MG Revista de Marketing

11 thoughts on “Los enredos de Donald Trump”

  1. Belkis Ferro dice:

    Ayer estando ingresada en el hospital por mi corazón …El cuarto es de dos camas ,la señora americana tenia puesto el discurso del Sr. Donald Trump, el cual lo escuche muy calmado , ofresiendo cuidar 100% a USA, en todos los aspectos ,por lo que a mi respecta creo con el le ira muy bien a este país después que termine el sr .Presidente Obama quien sin duda a sido uno de los mejores presidentes usa….a quien como cubana que soy le agradezco su preocupación de hacer posible sea quitado El atroz Embargo a los infelices cubanos de a pie ,que son los únicos que lo a sentido por muchos años ….Mientras que los Castro nunca les a faltado nada ,solo hablar lo mismo echándole la culpa a usa…de este modo muchos Cubanos an sido engañados por ambas partes…En lo que respecta a la Sra . Clinton su experiencia en la política es inmensa ,fue primera Dama de usa, Su Esposo como presidente de usa ayudo a los cubanos con la Ley, que le da derecho a todo cubano que entre a usa y ponga los pies en tierra ,no es regresado a Cuba , El Es presidente Clinton demostró ser generoso con los de mi país , como a sido con otros presidentes Demócratas ,El muy admirado ,respetado, querido , Jimmy Cárter ,…Que siga viviendo muchos años mas….gracias a el soy una de las Bendecidas de estar viviendo aquí en usa por 35 años ……Belkis Ferro

  2. SOBRE EL (HP) LLAMADO DONALD TRUMP, SOLO HAY UNA MENCION, RA C I S T A, ADEMAS DE NO TENER MADRE, Y HAY PERSONAS QUE PUEDEN APOYAR A ESE TIPO? ESTO SE DEBE A ESTA GRAN NACION EN LA QUE VIVIMOS.

  3. Belkis Ferro dice:

    Tampoco se puede negar, apezar de decir lo que cree o piensa El SR.Donald Trump que a muchos no le cae bien, es indiscutible la cantidad de americanos que lo apollan , de todos los candidatos a la presidencia desde el primer momento a estado delante de sus rivales, aun lo sique estando eso dice mucho ,cuantas veces a ocurrido algo asi? Es fantástico su carisma su honestidad de decir lo que cree sin importar otros se retiren y le nieguen su voto….No creo sea Racista el es de descendencia Alemana ,sea casado en diferentes ocasiones con 2 mujeres que son de otro pais , no de USA, Eso lo hace ser No racista , quien sea Racista aquí ,buscaría solamente matrimonios con personas Legítimamente Americanas….PIENSO SERIA UN GRAN PRESIDENTE, BELKIS FERRO

  4. Belkis Ferro dice:

    Puedo decir , escribir lo que decide, no me debo a ningún Partido Político, soy Liberal Libre de decir lo que creo y pienso ,dentro de mis pocas posibilidades, pues estos temas y otros solo lo hacen bien ,profesionales ,universitarios …No una analfabeta como yo lo reconozco no me avergüenzo se los aseguró…..Belkis Ferro

  5. Hojala que gane trump mi voto es por el para de una botar a todos los mojado basura criminales que solo joden y biben del govierno handan jodiendole la vida de los ciudadano americano usando sus papeles

  6. trump está haciendo campaña agresiva y populista, pero sus verdaderas intenciones hacia la presidencia están por ver, no me trago el cuento que un tipo tan exitoso sea tan ignorante y aparente tanta estupidez, ese está buscando votos y después con sus asesores decidirá su política de gobierno, su estrategia va bien, ahora mismo ni en las filas republicanas ni en las democratas hay un candidato tan fuerte a la presidencia, a menos que cometa un error grave en su campaña, cosa que dudo o que los democrátas tengan una campaña extraordinaria de ahora en adelante, Donald Trump será el próximo presidente para bien o para mal, eso está por verse. salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *