La muerte de Payá y la conducta de los necios

Entierro de Oswaldo Payá en La Habana

Entierro de Oswaldo Payá en La Habana

Por Martín Guevara*

Acaso lo que más me ha impresionado acerca de la muerte del disidente cubano Oswaldo Payá Sardiñas no sea ni el enorme semillero de posibilidades de fantasear con que haya sido uno de esos accidentes inducidos por la buenaventura infinita para algunos, ni tampoco la casualidad de que los fallecidos fuesen los dos molestos opositores al régimen, mientras que los otros dos ocupantes extranjeros saliesen del trance con heridas leves.

Lo que más me ha llamado poderosamente la atención, es la portada del periódico Granma, que no hizo ni una sola mención al accidente y solo en su interior una pequeña esquela que ni siquiera le dedica el honor de colocar su nombre en el título ni hacer mención de su actividad.

Ni siquiera por tratarse de la persona que logró presentar las requeridas firmas para promover el Proyecto Varela, que se proponía abrir el debate sobre una transición democrática, rechazado por el  sempiterno gobierno, aportando el remanido argumento de que era una estratagema de Estados Unidos para derrocar a la dictadura del proletariado.

RebaÑo de  corderos serviles

Esa falta absoluta de respeto, de reconocimiento caballeresco de un rival digno, que probó su valor frente a un rebaño de corderos serviles, cuando se trataba de la relación con el poder y de una manada de lobos feroces cuando se giraban hacia la población, es quizás el mayor llamado de adeptos a su causa por la indignación que despierta tal desaire, error en el que incurren una y otra vez los represores de toda latitud e ideología.  

Más allá de toda consideración, de cualquier diferencia de criterio con las ideas de Payá, lo que no debe ser pasado por alto es el enorme valor que un ser humano tenía que dedicarle al asunto en el 2002, para plantar cara con semejante disparidad de fuerzas a un poder que había mostrado tolerancia cero con cualquier grado de oposición, por mínima que fuese.

Lo que no pueden negarle ni sus más acérrimos opositores, ni sus críticos mas enconados, es la perseverancia en los principios más humanistas, de un pacifismo proverbial, llevando esta conducta a niveles profundamente cristianos. Predicando con el ejemplo. No se lo puede acusar de ningún atentado por leve que fuese, ni siquiera en respuesta a los tantos padecidos por él y sus acólitos.

Este aspecto distintivo es donde radicaban las excepcionales condiciones éticas de Payá, fue tanto el que lo convirtió en un ser que generaba controversia entre los extremistas de toda índole, así como será el rasgo más dificil de suplir y donde sera más sentida su pérdida.

Nutrientes de honestidad

Pienso que aparte de la consistencia que deba tener el producto que se intenta vender en política, resulta igualmente importante la calidad humana del vendedor. Su forma de vivir es la mejor manera de presentar la sociedad a la que invita a formar parte.

Definitivamente, aun cuando se trate de una ideología distante a la que suelo adherir, estoy más dispuesto a creer en el buen desarrollo de una propuesta si parte de quienes son capaces de enfrentarse a la intolerancia, al inmovilismo o al miedo, mediante la persuasión, intentando convencer antes que vencer, poniendo en práctica una paciencia que solo puede ser sostenida con importantes dosis de convicción y con nutrientes que solo se hallan en la honestidad.

Obviar la muerte de un digno rival y en su lugar colocar una nota sobre un partido de béisbol que Cuba ganó a Puerto Rico en Haarlem, los resultados de un enésimo pleno del Partido Comunista, y alguna intemporalidad más por el estilo, no habla de la calidad del despreciado, sino de la del ofensor.

* Sobrino del Che Guevara. Vivió como refugiado en Cuba por 15 años y permaneció en La Habana hasta 1988. Actualmente reside en España y escribe un libro testimonial sobre su experiencia cubana y el peso del mito que rodea a su célebre tío guerrillero.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *