La Guayaba de Cartón: Cuba anuncia solución para el transporte urbano

Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

ilustracion: Omar Santana

ilustracion: Omar Santana

El gobierno cubano acaba de hallar una salida salomónica a la crisis del transporte urbano que se acrecienta en este verano a lo largo de la islita: el reciclaje de viejos camiones soviéticos para el trasiego de pasajeros.

La iniciativa está en marcha. El ministro de Transporte, César Ignacio Arocha, lo anunció en una “reunión de balance” de eso que en buena jerga burocrática se sigue llamando cadena puerto-transporte-economía interna, aunque nadie en su sano juicio cree que exista y, mucho menos, que funcione.

Arocha dijo que ya se trabaja en la remotorización de camiones Zil, modelos 130 y 131, y Gaz, 53 y 56, para emplearlos como “semiómnibus” en el traslado de pasajeros. Un semiómnibus (la neolengua soclaiista tiene sus encantos) es como una suerte de Minotauro mecanizado que se desplaza por la vía pública.

Para finales de diciembre, el sector del transporte promete tener listos 343 de estos cachivaches reciclados. El ministro declaró, sin ruborizarse ni esconder la cara, que esta remotorización de camiones soviéticos constituye “una de las prioridades del transporte en Cuba”.

La disponibilidad de estos camionazos se debe a un “programa nacional de reordenamiento de los medios automotores” que organismos gubernamentales han ideado para facilitarle el transporte al pueblo. La papa caliente del remodelaje le ha caído a las unidades del Ministerio de la Industria Sideromecánica, que en una prueba de preocupación en las comodidades y la seguridad de los viajeros tiene la misión de elaborar casetas para los semiómnibus.

Frankeinstenes rodantes

Las acciones de reparación tienen garantizadas presupuesto (aunque no se dijo el monto, ni ningún periodista se encargó de averiguarlo) y brigadas de mecánicos que se encargarán de restaurar discos, platos opresores de cloche, cajas de velocidad y otros agregados para estos Frankeinstenes rodantes que nos depara el 2012.

La medida no puede ser más desesperada. Casi la mitad del transporte urbano en La Habana está paralizado por falta de piezas de repuesto, deficiente mantenimiento, y maltratos de sus operadores y el público. Estadísticas de la Dirección de Transporte en la capital indicaron que a la altura del pasado abril sólo funcionaba el 54 por ciento de los ómnibus del sistema urbano de pasajeros en La Habana.

La solución ha sido volver al pasado.

Luego de agónicos problemas en la red de transporte público durante años, en el 2007 vino un alivio con la compra de 450 ómnibus articulados y 200 rígidos marca Yutong a China, un centenar de carros MAZ de Bielorrusia, y unos 200 articulados Liaz, de Rusia.

Pero las épocas de estabilidad son poco duraderas en el socialismo criollo. Y cinco años después, el Ministerio del Transporte está dando carreras para armar estos dinosaurios rodantes ante el fracaso de la era Yutong. Semiómnibus a lo que permite una semieconomía para la semivida de un país a la mitad.

La verdad, lo que hace el bloqueo…

Start learning on Udemy today!
  • lajamaghandi

    Así son la guaguitas que recorren el Escambray.