Reflexiones de la Caimana: Del carácter conservador del pueblo cubano

Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
SantaBarbara-display

Toque de tambor durante una celebracion de Santa Bárbara, Changó, en La Habana. Foto: EFE

Por Ramón Alejandro*

El cubano ha sido y sigue siendo un pueblo que ha dado muy abundantes muestras de una curiosa virtud, mucho menos común entre otros pueblos de nuestro continente americano. Esta virtud consiste en poder permanecer fieles -al pié de la letra- a las tradiciones que sus mayores les inculcaron en la infancia, de tan profunda manera, que muchos llegan a creer que sus opiniones son “natas”, y no adquiridas.

Según este curioso punto de vista, si los hubieran criado unos vecinos con diferentes convicciones, ellos hubieran seguido siendo fieles a las de sus padres carnales y no a aquellas que esos vecinos le hubieran tratado de inculcar, porque la cosa sería genéticamente transmisible.

Así ciertos descendientes de congos siguen montando y venerando ngangas,  absolutamente convencidos de sus poderes sobrenaturales. Como hay tataranietos de yorubas que tal cual se celebraban festivales en honor de los Orishas hace siglos en Nigeria, siguen dando magníficos toques de tambor batá en muchos barrios habaneros a los que asisten con gusto también muchos vecinos descendientes de canarios, gallegos y asturianos, y de paso hasta de chinos y libaneses que se desbaratan bailándole a Oggún, Changó, a Yeyé Moró, Echu Minguá o Yemayalodde, y hasta caen en transe montados por alguna de estas divinidades.

El orgullo y la creencia

También existen criollos -y criollas- de origen español que se enorgullecen de postular que la virginidad de María no es un mito, sino una verdad tan cierta como que la estatuica de la Caridad del Cobre entronizada en el santuario del Cobre apareció milagrosamente flotando encima de una tablita un día de tormenta entre las olas de la bahía de Nipe, y que no se trata de una obra de artesanía religiosa española común y corriente. Igual que la de su hermana la Guadalupana, que de verdad creen pintada por ángeles sobre la ropa de un tal Diego y no una torpe ejecución sin gran valor artístico de algún taller local como resalta a simple vista.

¿Lo creerán de verdad, o fingen creerlo?

Es difícil creer en tanta ingenuidad hoy en día. ¿Las ngangas de los mayomberos dan realmente pruebas de su eficacidad? No lo creo. Sin embargo, mucha gente sigue creyendo en ellas. O fingen creer que los muertos trabajan para ellos y se fían de sus supuestos poderes para lograr sus objetivos concretos. No he conocido a ninguno que haya llegado a nada muy interesante por esos caminos, aparte de sacarle dinero a otros que se dejan involucrar en su envolvencia, pero no puedo negar que los haya. Otros cuentan que en Lourdes se curan montones de enfermos. Vaya usted a saber. En nuestra vecina Haití el pueblo se pasa el día invocando a sus Loas, a María Santísima y a toda creencia que se les enseñe, con los desastrosos resultados que podemos constatar.

De la radio local

Digo esto porque un amigo que conoce mi afición a las fantasías culturales que nuestro pueblo atesora, me recomendó sintonizar cada día a las 10 en punto de la mañana Radio Changüí, cuando sale al aire el programa de Fátima de Homestead, quizás tan milagrosamente como aquellos delfines que salvaron a Eliancito para que después terminara volviéndose ñángara el pobre muchacho, y no gracias al ingenio de Edison, Benjamín Franklin y otros inventores geniales del siglo XIX.

Cuando la escuché afirmar que ella había nacido “conservadora”, no pude evitar recordar el t-shirt de esos jovenzuelos tan afeminados que deambulan por South Beach sobre los cuales  está inscrito con orgullo: “I was born like this”. ¿Serán también todos cubanos? ¿Qué hay de común entre ellos y Fátima de Homestead? No hay duda de que la fe es algo muy poderoso. Según ella uno “nace” esto o lo otro. Quizás tenga razón y que aquellos que cambian de idea en cierto momento de sus existencias sean gente de la cual uno no se puede confiar.

Esta popular animadora de espectáculo radial cuida tanto su dicción y se mantiene tan comedida ante cualquier provocación cuando le sale algún revencúo al bejuco que da gusto escucharla. Aunque en su legítima defensa sepa muy bien sacar del ring a todo trapo a cualquiera que le represente un desafío demasiado serio a sus bien preparados argumentos. Su tinglado se le tambalea bastante cuando al teléfono abierto le salen al paso sus admiradores guataqueándola de mala manera. Porque hasta a ella le da algo de vergüenza.

Conservadores de South Beach

Pero cuando la cosa se pone buena es cuando le sale un protestante denunciando el culto a los ídolos de yeso ante los que se suelen arrodillar los fieles católicos en sus iglesias. Porque Fátima de Homestead parece -o finge- ignorar que desde el 1517, cuando Martín Lutero clavó en la puerta de la iglesia del Palacio de Wittemberg sus 95 Tesis para refutar las abusivas prácticas del papado vendiendo indulgencias y otras tropelías, la mitad de los cristianos de Europa dejaron de ponerle velitas a los simulacros de santos. A pesar que León X subestimó a Lutero tratándolo de alemán borracho, 50 años después todo ese continente estaba a sangre y fuego con las famosas guerras de religión.

Esa evangélica impertinente que se lo recordó, ¿habrá nacido tan protestante como ella conservadora? Aquellos jovenzuelos de South Beach, ¿nacieron tal cual se nos presentan con todo su plumaje, tal cual ella nació con sus convicciones políticas?

A veces se pone a tratar de seriamente definir en que consiste ser conservador -aparte de ser cosa de nacimiento- como ya hemos señalado. Aunque sus fieles radioescuchas insistan en seguir hablando obsesivamente de la homosexualidad que parece ser lo único que les interesa. Entonces trata de meter en la misma gaveta a comunistas, nazis, liberales y hasta miembros del Partido Republicano. Edmundo García junto a Carlos Alberto Montaner, Goëbels con Juana Bacallao, Obama con el Diablo Colorado, La Inmaculada Concepción con el Papa Paco y Osama Bin Laden, Hobbes, Swift y los demás economistas ingleses con Marx, la Estatua de la Libertad con el Mausoleo de Lenin. Pero tanto folclore es demasiado para una sola vez.

Tengo que seguir escuchándola con toda la pasión antropólogica que alimenta este amor que siento por mi pueblo, tal cual ha sido y sigue siendo: con todos sus vicios y sus virtudes, fantasías y desafueros, delirios y miserias. A ver si logro sacar en limpio algo que no solo me permita seguirlo amando, sino que quizás un día pueda justificar razonablemente esta irreprimible admiración que por él siento.

*Reflexiones de la Caimana es una sección de crónicas y testimonios que publica el pintor cubano Ramón Alejandro en CaféFuerte.

Start learning on Udemy today!
  • Nelson Manguera.

    A los mariquitas no les gusta las religiones,porque la mayoria los desprecia.En cambio todos creen en la guanajeria del horoscopo y las no menos estupidas filosofias indues.Cualquiera de estos dias sale algun pillo,al estilo del pastor Maldonado y funda la primera iglesia Cristiana de South Beach para marikas y tortilleras.Alli veremos al autor,quiza hasta de monaguillo,rezando en cuatro patas y un predicador forrado de lentejuelas y plumas..NewAge

    • migue

      jajajajajjajajaja

  • Solia de Mas

    Luego de haber estado por mas de 30 años escondido detrás de un micrófono Armando Pérez
    Roura –apoyado en una voz icónica (lo único que tenía que ofrecer)- terminó, aunque dinosauricamente viejo, multimillonario a costilla de los incrédulos viejitos
    de Miami. Hoy día sus descendientes (arrogantes y creídos) se benefician de lo, por su padre, arrebatado a un pueblo incrédulo como el cubano.

    Hoy día programas como Fátima de Homestead, Lourdes de Kendall, y otros no hacen mas
    que seguir el mismo formato que una vez con éxito implementara el diabólico Perez Roura.

    De quien es la culpa; de Machado, de Batista de Fidel, de Pérez Roura? O de la audiencia a la que entretienen*?

    P.S. *- Entiéndase: Cortejan, enriquecen, manipulan, utilizan, etc.

  • Consuelo

    el autor ramon Alejandro es mari con de cu lo

  • pupin

    Gracias Ramon , a la altura que siempre esperamos de ti , pero pienso que en la proxima gaveta puedas meter a Tres Patines , Ricardo Alarcon , El Caballero de Paris y la tan horrorosa pero muy famosa estatua del Caballo Blanco del Diezmero

  • Julio Soto Angurel

    Ramón Alejandro siempre me deja pasmado por esa extraordinaria capacidad de analizar al cubano y lo cubano como un antropólogo del barrio de Pogoloti.
    Gracias Ramón por ser tan como nosotros somos. Reconozco que detesto al pueblo cubano y que lloro por él todos los días, cuando me acuerdo de mis amigos de Angola.

    • Nelson Manguera

      Julio es que Ramon pretende que lo vean como al aguila que observa el mosquero que se arremolina alrededor de la mierrda.Pura vainidad y correr tras el viento.El quiere presentarse como exento de su heritage de sudaca.El mono se queda aunque lo vistan de seda.

  • Nelson Manguera

    No se que democracia van a llevar a Cuba cuando se la pasan censurando en este foro a diestra y siniestra.El autor puede despotricar y los lectores tenemos que meternos nuestras opiniones por donde a Ramon le gusta que le den.

    • http://cafefuerte.com/ Café Fuerte

      Simplemente, este foro tiene reglas, y se eliminan los comentarios con insultos y obscenidades. Se nos van muchos, pero atajamos cientos.

      • Nelson Manguera

        Simplemente no eres imparcial y tienes un filtro de una selectividad muy singular.Una vez mas,no emplee ninguna obsenidad.Solamente use el ridiculo,lo mismo que ha hecho el autor en su reflexion.Es injusto,es inmoral y es una fulastreria.Hace rato que vengo observando el asunto y hoy me acabo de convencer.Apuesto a que ni el mismo R.Alejandre esta de acuerdo con esta calambucada y no se manifiesta porque es un pusilanime.Tu atajas lo que te da la gana y deberias deschavarte y hacer igual que los blogs castristas,deberias declararte un troglodita unipolar en de ve seguir pretendiendo ser open minds.Este es un lugar de adultos y deberia ser el publico el que juzgue en de ve ser tu,desde una posicion de fuerza.Eres un abusadorcito,igual que la seguridad del estado.

  • Nelson Manguera

    Wilfre eres un mentiroso porque yo tambien fui satirico,sin poner obsenidades.Lo que pasa es que defiendes al autor,que si puede burlarse de las creencias ajenas,pero nosotros no podemos hacer lo mismo con su ateismo pajareril.La democracia es una via de dos sendas.

  • Caribeño

    La esencia de este tema realmente no está en el carácter conservador del pueblo cubano; sino que realmente está centrado en algo mucho más profundo que eso: Fernando Ortiz, nuestro “Tercer Descubridor” lo llamó “Transculturación” y sentenció
    “…Apenas regresé de mis años universitarios en el extranjero, me puse a escudriñar la vida cubana y enseguida me salió al paso el negro. Sin el negro Cuba no sería Cuba. No podía pues ser ignorado…”. De manera que todo está regido por esto. Más tarde Lydia Cabrera (El Monte) planteó: “El Peso de la influencia africana en la misma población que se tiene por blanca es incalculable….., no se comprenderá a nuestro pueblo sin conocer al negro. Esa influencia es hoy más evidente que en los días de la colonia…”.
    Por otra parte si de RESPETO se trata ante todo es necesario respetar las creencias religiosas de los demas, sean cual sean; si se duda de su significado, eficacia y de sus poderes o se está plenamente convencido de su inutilidad, se debe ante todo respetar a los que creyentes de estas religiones, que son incluso lectores de Cafe Fuerte, o no??

  • Angel Lopez

    Muy bueno el articulo,todo, esto es parte de la cultura y creensias del cubano,quizas sea verdad que es herencia Africana,lo real es que esta y llego para quedarce,ademas no le hace daño a nadie,en mis años de sltero asistia a los llamados Bembe,me gustaba y me gusta sumusica y disfrutaba de buenos agapes,y mi aguardiente con agua de coco,es un Folclore cubano que no se puede perder ya que esta en nuestra sangra,ademas acuerdate que se dice que en Cuba el que no tiene de Congo tiene de Carabaly.Angel Lopez.

  • 72_3627

    Retrataste a Lourdes de Kendall, sin mencionarla por nombre claro está, como hace un buen humorista cubano y lo exigen la primera y la segunda enmienda. Lo cortés no quita lo valiente!!!

  • edenie

    Zumbado escribió de la “psicología de esquina.” Esto de la Caimana es “sociología de esquina” y “antropología de portañuela.”

    Ninguna nación, pueblo o sociedad es “eminentemente” esto, o lo otro, o lo de más allá. Esas son proyecciones de ansiedades individuales hacia el colectivo social. De ahí tenemos ideas tan absurdas e ilógicas como ésta, al estilo de la docilidad de los Indios, la sensualidad de los Africanos, la inteligencia de los Asiáticos y lo industriosos que son los Árabes. Todas generalizaciones, todas inexactas y todas proyecciones de las ansiedades del teórico en cuestión.

    A veces, los malos teóricos son peores que los teóricos del mal.

    Aparte de perpetuar la tradición de periodismo y análisis social de superficie y sin mérito que ha preservado tan bien la disidencia cubana, aparte de perpetuar paradigmas de raza, etnia, sociedad y cultura cubanas sin fundamento alguno en la realidad etnográfica y social, aparte de llenar otra paginita más de argumentos irrelevantes que en realidad esconden nostalgia por la Cuba de blancos, ricos y católicos de la cintura para arriba de hace 60 años, tu escrito no es nada.

    • Nelson Manguera

      Magistral.Wilfre que parece que es medio cafre y se encandila con las guanajerias y los ataques de nalgas que le dan a la caimana

  • lorena

    Cancio Isla fue profesor de periodesmo en la Habana , periodista en Juventud R . Ambos cargos de comite central ademas de militante del PCC , algo le queda .

  • Carlos Cadal

    La nota trata de ser florida y propone un tema interesante, pero se queda en la algarabia.
    ? Por que los cubanos son diferentes y mas tozudos que otras nacionalidades en el mantenimiento de las tradiciones ? Y por que serian excepcionales ? Nada de eso nos dice el redactor, quien no roza siquiera un elemento interesante. Lo unico que si elabora, seguramente sin dares cuenta, es el eterno lugar comun de los cubanos: que somos diferentes, e incluso hasta mejores. Es en definitiva una repetidisima postura, muy provinciana, por cierto.