Serie del Caribe: Los Tigres de Cuba se desploman 12×1 frente a Puerto Rico; Félix Pérez gana el Derby de Jonrones

FelixDerby-display

El pinero Félix Pérez, ganador del Derby de Jonrones de la 58 Serie del Caribe.

Por Eric Reynoso

Fue otra jornada decepcionante para la pelota cubana. Pero esta vez el juego de los Tigres de Ciego de Avila quedó mucho más deslucido y torpe que la jornada precedente y los discípulos de Roger Machado encajaron su segunda derrota en la Serie del Caribe de Béisbol al caer por otra soberana paliza, 12×1, frente a los Cangrejeros de Santurce (Puerto Rico).

El equipo cubano presentó un cambio de alineación para tratar de ajustar los tropiezos de la primera fecha, pero el resultado ofensivo resultó peor, con solo cuatro incogibles y una carrera para salvar la honrrilla en el quinto capítulo.

Si frente a los Venados de Mazatlán el pitcheo se desplomó, pero al menos los bateadores sacaron la cara, la hecatombe fue este vez en ambos renglones.

Tampoco fue acertada la selección del zurdo Wilber Pérez para abrir el partido. Pérez se presentó sin mucho en la bola, descontrolado y a todas luces no apto para este nivel de béisbol. Para decirlo claramente: este miércoles el equipo no dio la impresión de estar en un torneo élite de la región, sino en un partido de fin de curso.

Un desastre en el terreno

Cuando uno ve sobre el terreno jugadas de rutina convertidas en garrafales pifias, a dos lanzadores como Liván Moinelo y Dachel Duquesne dejarse robar descaradamente la tercera base, o a Ducheste entrar con desgano a cubrir la primera base en una rolata mansa al inicialista que se convirtió en error y carrera, pues poco vale la pena comentar de un partido que nació marcado con la derrota de los cubanos.

El partido frente a los boricuas, supuestamente el conjunto más débil del torneo, se fue rápidamente de un solo lado.

Los Cangrejeros marcaron dos en el segundo y racimo de cinco en el tercero, con el jonronado de tres carreras de Kennys Vargas por la pradera izquierda, para dejar las cosas decididas desde temprano. Los puntillazos llegaron con tres en el séptimo y dos de despedida en la parte alta del noveno.

Del resto se encargaron el abridor Andrew Barbosa, con experiencia en las ligas menores de Estados Unidos, y los cuatro relevistas que usó el mando boricua para espaciar los cuatro sencillos de la desarticulada artillería antillana.

Los Tigres tienen ahora un camino cuesta arriba y con el viento en contra si quieren luchar por un puesto en la clasificación a la fase final. Este jueves tendrán frente frente a otros Tigres, los venezolanos de Aragua, que tienen balance de 2-1 y han demostrado que saben rugir con el bate. En el juego que perdieron en la tarde de ayer ante los invictos mexicanos de Mazatlán, 6×4, la toletería venezolana disparó nada menos que 15 hits.

Tarea de tigres

El viernes los cubanos irán contra los anfitriones, Leones del Escogido, que están igual que los nuestros, con dos derrotas sin victorias. Pero es un partido difícil, tratándose del anfitrión herido y comprometido a clasificar en sus predios.

Si bien los Vegueros de Pinar del Río lograron la proeza la pasada Serie del Caribe tras perder tres juegos en la priemra fase y coronarse como campeones, ese era otro equipo más balanceado y con mejor pitcheo.

Los lanzadores avileños han permitido 21 carreras en dos juegos, con 20 hits permitidos, incluidos dos jonrones. Y tendrán ante sí a dos equipos mucho más bateadores que los dos enfrentados hasta el momento.

El redactor del diario Granma que está de enviado especial en República Dominicana se permitió titular su crónica aseverando que “El Tigre está herido de muerte“. Y estoy por creerle esta vez al Granma. No me parece que un equipo tan alicaído y desvertebrado pueda cumplir dos jornadas victoriosas seguidas frente a los trabucos del torneo.

Pero como esto es pelota, pensemos que Vlasdimir Baños va a sacar la cara este jueves, a las 2:30 p.m., en el Estadio de Quisqueya “Juan Marichal” y no va a regalar un partido digno de Cuba.

Los estacazos de Pérez

Aunque los Tigres de Cuba están para el olvido, el torno nos sigue deparando excelentes sorpresas de los cubanos que juegan béisbol fuera de la isla y militan en equipos profesionales de la región.

El villaclareño Yunieski Betancourt dio ayer un oportuno doblete para decidir el partido a favor de sus Venados de Mazatlán, mientras que el avileño Adonis García está bateando para 540 con los Tigres de Aragua.

Y el pinero Félix Pérez fue el ganador en el Derby de Jonrones de la Serie del Caribe, que por primera vez acoge una competencia de habilidad de esdta índole.

Finalmente las Grandes Ligas no autorizó la participación en el Derby de los estelares David Ortiz (Medias Rojas de Boston), Miguel Cabrera (Tigres de Detroit) y Robinson Canó (Marineros de Seattle), anunciados en un principio. Sí participaron junto a Pérez (Tigres de Aragua), el ex ligamayorista dominicano Vladimir Guerrero el cubano Yosvani Alarcón, Cyle Hankerd (Venados de Mazatlán) y Neftali Soto (Cangrejeros de Santurce). No compareció Alfredo Depaigne por dolores en la espalda, según dijo después a la prensa cubana.

De acuerdo con las reglas establecidas por el Derby, cada bateador tenía cuatro minutos para intentar la mayor cantidad de cuadrangulares. Pérez sacó ocho para la calle y Neftalí , cuatro, para quedar como finalistas de la competencia que a la postre ganó el pinero-tigre Pérez, con dos estacazos en nueve swines, mientras que su rival solo alcanzٴó uno con 20.

Pérez, de 31 años, es otro de los cubanos que ha hecho carrera profesional en la pelota de Venezuela y México tras escapar de Cuba en el 2010. En Grandes Ligas tuvo contrato de liga menor con los Rojos de Cincinnati, pero su desempeño ha sido mayormente con equipos de Doble A y Triple A.

Notas rlacionasdas:

Serie del Caribe: Cuba cae por paliza de 9×3 frente a México

Dos cubanos al Derby de Jonrones de la Serie del Caribe

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *