Klinsmann pide respuesta en caso de futbolista cubano

Osvaldo Alonso, estrella de los Seattle Sounders en la MLS.

Osvaldo Alonso, estrella de los Seattle Sounders en la MLS.

Por Omar Claro

El célebre Jurgen Klinsmann, entrenador de la selección nacional de fútbol de Estados Unidos, quiere una respuesta de La Habana sobre la elegibilidad del cubano Osvaldo Alonso.

En la oncena edición de la Copa Oro 2007 se enfundó la camiseta de la selección nacional cubana por última vez. Aquel 10 de junio los antillanos igualaban a dos goles contra Panamá en Nueva Jersey. Entonces, a sus 21 años, el prometedor centrocampista Osvaldo Alonso decidió que había llegado la hora de probarse a otro nivel y se escapó de la concentración.

A casi seis años de aquella fuga, el arriesgado paso le trae recuerdos agridulces.

Si bien, Alonso es un referente obligado cuando se discute sobre quién posee el mejor talento entre los volantes defensivos de la MLS en la actualidad, el capitán de los Sounders de Seattle no puede ocultar su desencanto al no figurar en ninguna de las convocatorias de su antigua selección.

Inflexibilidad cubana

Hoy por hoy, Alonso y otra veintena de jugadores cubanos que en los últimos 10 años han aprovechado distintas convocatorias al extranjero para huir de la isla, aparecen señalados en La Habana como traidores, con la advertencia de que “pueden olvidarse de regresar a la selección nacional”.

Irónicamente, todos sueñan con volver a defender la casaca criolla. Un deseo sensato y espontáneo, atrapado entre los puntuales Estatutos de la FIFA y la inflexibilidad por parte de la Asociación de Fútbol de Cuba (AFC).

“No me veo con otra camiseta que no sea la que lleva cuatro letras en el pecho, pero si en mi propia tierra me ignoran como ha ocurrido hasta este instante, desde luego que aceptaría jugar para Estados Unidos, país que me recibió con los brazos abiertos”, replicó Alonso.

Recientemente, el mismísimo Jurgen Klinsmann, entrenador de Estados Unidos, le hizo un guiño al descollante futbolista cubano para tenerlo en la formación de las barras y las estrellas. Incluso, el estratega alemán no satisfecho con los informes sobre Alonso, viajó hasta Seattle para ver en directo el trabajo del cubanito en el medio campo de los Sounders.

“Ozzie se ha mantenido al más alto nivel durante las dos últimas temporadas de la MLS”, explicó el ex astro alemán y agregó: “Se ha ganado un nombre como un sólido número 6 en la cancha, un jugador respetado y que siempre está allí donde más lo necesitan sus compañeros, rol muy similar al de Kyle Beckerman en el Real Salt Lake”.

Cosas de la FIFA

Ante los ojos del ex mundialista germano, el jugador de 27 años completó 108 de 116 pases (alta de temporada) en el empate sin goles de su club contra el New England Revolution, el 13 de abril último. Aunque esta exhibición le abriría las puertas de la selección a cualquier otro jugador, Klinsmann reconoce que el caso de Alonso requiere adicionalmente de algunos cauces administrativos.

Y luego el campeón mundial en Italia 1990 analiza el entorno.

“Tenemos un interés muy grande en Ozzie. Desafortunadamente, el lado cubano no se ha mostrado sensible. Estamos la espera de que La Habana emita alguna decisión sobre el caso Alonso. Es un asunto administrativo y gubernamental, en el cual no tenemos autoridad. Mi propósito ha sido tenerlo en la concentración desde enero pasado… y Ozzie tiene conocimiento de esto. Merece una oportunidad, pero ahora mismo no está a mi alcance. Resulta negativo que [la Asociación de Fútbol de] Cuba todavía no ofrezca una respuesta. En estos temas, históricamente, FIFA actúa de una manera bastante estricta. Aunque seguimos trabajando, aún no podemos hablar de un resultado positivo”, explicó el entrenador.

Como en todos los temas espinosos, aquí también existe la esperanza de hay luz al final del túnel.

Incertidumbre en la espera

Según los Estatutos de la FIFA, “un jugador que por decisión de una autoridad estatal pierda definitivamente y contra su voluntad la nacionalidad del país para el que ha jugado un partido internacional (el caso de Osvaldo Alonso), conforme a lo estipulado en el Artículo 5, apartado 2, podría solicitar la autorización para jugar con otra asociación de la cual posea o adopte la nacionalidad“.

Tras haberse nacionalizado en junio último, Alonso podría requerir de FIFA la aprobación para vestir la camiseta de Estados Unidos. Una gestión que según el propio futbolista ya está en camino a través de su representante legal.

“Mi agente ya envío una carta a FIFA explicando todos los detalles. Esperamos por una respuesta”, dijo Alonso.

Curiosamente, el presidente de FIFA Joseph Blatter estuvo de visita a mediados de abril en la Isla y al ser cuestionado sobre las deserciones en el fútbol cubano en la conferencia de prensa realizada en el Hotel Nacional de la capital cubana, el suizo eligió diplomáticamente darle la palabra a su contraparte cubano Luis Hernández Heres.

La incertidumbre sigue en el aire, ¿Esperará Klinsmann por la decisión de la AFC para contar con Osvaldo Alonso en la concentración de Estados Unidos para la Hexagonal de CONCACAF rumbo a Brasil 2014? ¿Cabe aguardar por un gesto de Cuba ahora que los “traidores” ya pueden retornar al país o los cambios de Raúl Castro no llegan hasta ahí?

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *