¿Debe EEUU publicar las direcciones de los lugares implicados en ataques acústicos en Cuba?

Hotel Capri, en el corazón del barrio habanero del Vedado, uno de los lugares donde se detectaron los ataques acústicos.

Por John S. Kavulich*

Es hora de conocer los  nombres y direcciones de hoteles y edificios de apartamentos en La Habana que están implicados en los ataques acústicos ocurridos contra diplomáticos estadounidenses.

Los viajeros, turoperadores, agentes de viajes, aerolíneas y líneas de cruceros necesitan saberlo.

Dada que la advertencia de viaje emitida por el Departamento de Estado de Estados Unidos este 29 de septiembre se diseñó para proteger proactivamente a las personas sujetas a la jurisdicción estadounidense : 1) alentándolos a no visitar Cuba y 2) la potencialidad de los ataques, el Departamento de Estado tiene la potestad de publicar inmediatamente las localizaciones de todos los ataques conocidos: residencias, hoteles, etc.

El Departamento de Estado define una advertencia de viaje así:

“Publicamos una advertencia de viaje cuando queremos que considere muy cuidadosamente si debe ir a un país. Ejemplos de razones para emitir una advertencia de viaje pueden incluir gobierno inestable, guerra civil, delincuencia intensa en curso o violencia, o ataques terroristas frecuentes. Queremos que conozcan los riesgos de viajar a estos lugares y que consideren seriamente no ir a ellos en absoluto. Las advertencias de viaje permanecen en su lugar hasta que la situación cambie; algunas han estado en efecto durante años”.

Propiedades del gobierno cubano

Un hotel ha sido oficialmente identificado como localización de un ataque: Hotel Capri en La Habana, que es administrado por el NH Hotel Group, con sede en Madrid, y propiedad del Grupo Caribe, que es decir propiedad del gobierno cubano.

Otra propiedad, el Hotel Nacional en La Habana, ha sido reportado no oficialmente como localización de un ataque

Tanto el Capri como el Hotel Nacional son propiedad del Grupo Caribe.

Si uno o ambos han sido confirmados como localización de ataques, ¿por qué el Departamento de Estado no prohibió inmediatamente a las personas sujetas a la jurisdicción estadounidense residir en esas propiedades? Protección de un desconocido. Eso parecería prudente dada la definición de una advertencia de viaje y las declaraciones del Departamento de Estado relacionadas con Cuba.

Ataques en residencias

Además, se han confirmado ataques en las residencias de empleados de la Embajada de Estados Unidos en La Habana. Estas residencias -generalmente apartamentos dentro de edificios- están ubicadas principalmente en los distritos de Vedado y Miramar, son propiedad del gobierno cubano y se alquilan al gobierno de Estados Unidos.

Si bien el Departamento de Estado puede esgrimir que las direcciones de las residencias no son fundamentales y distraen del tema, y ​​quizás violan la privacidad, existe el argumento de que la publicación de la información suplanta cualquier preocupación debido a la importancia (urgencia)  para los viajeros a Cuba. Es razonable creer que el Departamento de Estado no continuará usando las residencias específicas. Si la información no se publica, hay menos fundamento para la Advertencia de Viaje.

Los ciudadanos de Cuba son hospitalarios, y a menudo invitan a los visitantes a sus residencias. Con la proliferación de residencias dentro de la cartera de Airbnb, con sede en San Francisco, California, la disponibilidad de direcciones donde se han reportado ataques ayudaría a los viajeros a determinar de manera proactiva a determinar los lugares a visitar dentro de Cuba.

Pronto, el Departamento de Estado   publicará una lista de lugares dentro de Cuba que son propiedad y están controlados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Estas ubicaciones estarán prohibidas para uso de individuos sujetos a la jurisdicción estadounidense.

Una lista necesaria

Si es lo suficientemente importante para el Departamento de Estado publicar una lista de hoteles y restaurantes por motivos de propiedad, publicar una lista de hoteles y direcciones de residencias que deben evitarse debido a posibles problemas de salud parecería mucho más significativo.

Con el Departamento de Estado confirmando que no conocen las fuentes de los ataques o las herramientas utilizadas para crear los ataques, existe la posibilidad de que los viajeros puedan encontrar sin saberlo las fuentes o herramientas activas o residuales de los ataques. o enfrentar un ataque.

Dada la negativa de responsabilidad por parte del gobierno cubano, es improbable que el Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) de Cuba se oponga a la revelación de las direcciones.

Advertencia para viajeros

Si no se divulgan completamente las direcciones, la publicación de la Advertencia de Viaje mantiene innecesariamente un componente político sospechoso que, de no ser resuelto, puede tener resultados fatales, ya que los viajeros deben circunscribirse a una advertencia de viaje emitida por el Departamento de Estado para cualquier país.

El Departamento de Estado ha informado de 21 individuos sujetos a la jurisdicción de estadounidense que son empleados (o cónyuges) de la Embajada de Estados Unidos en La Habana y han  sido afectados por ataques. El gobierno de Canadá también ha reportado un ataque.

Según el Departamento de Estado: “Estos empleados han sufrido lesiones importantes como consecuencia de estos ataques.  Los individuos afectados han presentado una gama de síntomas físicos, incluyendo problemas de oído, pérdida de audición, mareos, tinnitus, problemas de equilibrio, quejas visuales, dolor de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultad para dormir.

Siempre hay momentos para que el gobierno de Estados Unidos y el gobierno de Cuba sean ambos transparentes. Este es uno de esos momentos.

*Presidente del Consejo Económico y Comercial Cuba-EEUU. Traducción: CaféFuerte

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *