hit counter

Odrisamer Despaigne: Seguiré con Industriales en mi corazón

Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • Print
Odrisamer Despaigne (izq.) junto a su padre Francisco Despaigne y una amiga de la familia, en Viladecans, Barcelona.

Odrisamer Despaigne (izq.) junto a su padre Francisco Despaigne y una amiga de la familia, en Viladecans,Barcelona.

Por Wilfredo Cancio Isla

Odrisamer Despaigne no ha perdido ni un minuto desde su llegada a España tras desertar de la selección nacional cubana rumbo al XIV Torneo Interpuertos de Rótterdam. Aún sin cumplirse un mes de su fuga en el aeropuerto Charles De Gaulle de París, el estelar lanzador ha retomado sus rutinas de atleta, al amparo de su padre, el ex pitcher y ahora árbitro de béisbol Francisco Despaigne Robles.

El jugador, de 26 años, entrena a diario en el estadio de Viladecans, un poblado cercano a Barcelona, mientras espera por cumplir los trámites ante el Departamento del Tesoro de Estados Unidos para ser declarado agente libre y poder firmar un contrato de Grandes Ligas.

Las gestiones están a cargo del conocido representante Jaime Torres, quien cuenta ya con un largo historial de impulsar peloteros cubanos hacia las Mayores, desde José Ariel Contreras hasta Yasiel Puig.

Despaigne habla incluso de tener lista la documentación antes del 30 de agosto, fecha límite para que las franquicias de Grandes Ligas realicen movimientos en sus nóminas en la actual temporada.

Luego de cumplir una jornada de entrenamiento, Despaigne accedió a conversar con CaféFuerte sobre su decisión de abandonar la isla, sus valoraciones sobre la pelota cubana actual y sus expectativas para llegar a la meta ansiada en el mejor béisbol del mundo. Prefiere hablar en positivo de su pasado reciente, enfocarse en el futuro y dejar a un lado los temas políticos.

Listo para competir

Todavía lleva consigo demasiadas vivencias, demasiados recuerdos de los días recientes antes de la partida, y busca concentrarse en su preparación deportiva mientras se adapta a la nueva vida, junto a su padre y su hermano Yuri Frank. La pelota es el tema y el refugio para restañar las desgarraduras circunstanciales del cambio y la adaptación fuera de su país.

¿Cómo marcha tu nueva vida en Viladecans, un mes después de escapar de la delegación cubana?

Todo bien, entrenando. No he dejado de entrenar desde que llegué y espero que pronto salgan los papeles para poder firmar en Grandes Ligas. No pierdo las esperanzas de poder sumarme a un equipo  en esta temporada, pero si no se puede, pues estaré listo para la próxima. Estoy entrenando en el estadio de Viladecans. Por la mañana me dedico al trabajo físico y por las tardes hago el trabajo técnico bajo la supervisión directa de mi padre.

Hay otro lanzador que integró el equipo Cuba que está a punto de firmar un contrato de Grandes Ligas por una suma superior a los $40 millones de dólares: Miguel Alfredo González. ¿Estás al tanto?

Sí. Estuve con Miguel Alfredo en el equipo Cuba, compartimos desde que éramos juveniles y me alegro de que él pueda estar pronto en Grandes Ligas. Es un pitcher de excelentes condiciones. Le deseo toda la suerte del mundo.

¿Qué te llevó a tomar la decisión de irte de Cuba?

Triunfar en Grandes Ligas. Había llegado al tope de mi carrera en Cuba. Logré cumplir mis metas en la pelota cubana, fue el pitcher número uno de Industriales, hice el equipo nacional varias veces, y ya no había nada más que alcanzar. La vida es seguir retándote y tratar de llegar hasta la cima. Yo quiero triunfar entre los mejores. Lo conversé con mi familia y ahora espero poder cumplir con ese otro sueño de llegar a las Grandes Ligas,  probarme allí.

Una decisión difícil

¿Se te hizo difícil llegar a ese momento?

Es una decisión muy difícil, no hay dudas. Dejas detrás familia, tus amigos, tus costumbres, los lugares donde creciste… Pero tienes que dar el paso. Fue una decisión conversada con mi familia en Cuba y ya estaba tomada cuando cogí el avión hacia Holanda. Era ahora o nunca.

Pero ha servido también para reencontrarte con tu padre…

Sí. Estuve 11 años y medio sin ver a mi padre. Hace cuatro meses fue a La Habana y pudimos encontrarnos allí. Se pasó allí una semana conmigo y fue un reencuentro muy emocionante. No es lo mismo quedarse solo en un país extraño que tener un hogar familiar que te acoja.

¿Has seguido el tope amistoso entre Cuba y la selección universitaria de Estados Unidos que se celebró recientemente?

No. He visto los resultados, que Cuba perdió los cinco partidos, pero por razones de horario no pude ver los juegos.

Demasiada presión para ganar

¿Y qué te parece que fue lo que pasó? Es la peor debacle de un equipo cubano frente a Estados Unidos desde 1995…

Pienso que se creó un ambiente negativo con la presión que tenía el equipo.  La presión de ganar a toda costa y no verlo como un tope más de entrenamiento en el fogueo internacional del béisbol cubano. Tomarlo con tanta seriedad creo que afectó a los peloteros.

Odrisamer Despaigne vistiendo la franela del equipo Cuba.

Odrisamer Despaigne vistiendo la franela del equipo Cuba.

Falló fundamentalmente el bateo. ¿Crees que se deba a que los bateadores enfrentaron a lanzadores con un repertorio más variado al que no están acostumbrados?

No. En el béisbol universitario de Estados Unidos  hay muchachos que tiran 95 millas y más, pero no creo que la falta de bateo haya sido por la variedad de lanzamientos de los lanzadores estadounidenses. Insisto en que fue un problema de presión más que de otra cosa.

El pitcheo funcionó muy bien. ¿Quiénes son para ti los mejores lanzadores cubanos?

Cuba tiene un pitcheo muy sólido y prometedor, y esto se demostró ahora. Para mí Ismel Jiménez y Freddy Asiel Alvarez son los más consistentes, pero están también figuras jóvenes como Norge Luis Ruiz y Raciel Iglesias, que tienen buen repertorio y tiran más de 90 millas.

El talento que se sobra

¿Cuáles son para ti los escollos que tiene que vencer la pelota cubana para volver a los planos estelares de décadas anteriores?

Creo que estamos en otro momento de la pelota a nivel internacional con relación a 20 o 30 años atrás. Antes el panorama de los equipos competitivos estaba muy delimitado, Cuba, Estados Unidos, algunos países de tradición en América Latina y tres países asiáticos: Japón, Corea del Sur y Taipei de China. Ahora hay equipos europeos de primer nivel como Holanda e Italia.

Pero es cierto que en este camino Cuba se ha quedado rezagada en cuanto al nivel del juego, por motivos que van desde la poca frecuencia de topes internacionales de calidad hasta las condiciones del entrenamiento. Talento y calidad hay de sobra en Cuba. De eso no debe haber dudas, y la prueba está en que cada vez  hay más cubanos escalando en Grandes Ligas y demostrando que pueden estar al máximo nivel.

Las autoridades del béisbol cubano acaban de autorizar que peloteros cubanos jueguen en ligas profesionales. ¿Cómo ves esa decisión?

Es algo que era un reclamo desde hace tiempo y creo que es un paso muy positivo. Nunca es tarde. Eso va a ser un estímulo y va a mejorar mucho las condiciones de vida de los peloteros, que es algo que golpea siempre. Bienvenida sea.

Ahora se han comenzado a retransmitir algunos partidos de Grandes Ligas en espacios de la televisión cubana. ¿Puede ayudar también esto a reanimar la pelota cubana?

Los peloteros cubanos siguen mucho las Grandes Ligas. Cuando nos quedamos en hoteles por la Serie Nacional tenemos acceso a partidos de Grandes Ligas a través del canal ESPN Deportes, que se ve en las instalaciones de turismo. Ahora ya han empezado a ponerse algunos juegos para la población en un canal nacional. Espero que esto ayude también a regenerar el interés y las referencias sobre el béisbol internacional en el público cubano.

Cuba sigue siendo un país de béisbol por mucho que se diga que el fútbol ha ganado terreno entre las preferencias de los aficionados. Pero es cierto que el fútbol ha ganado mucho terreno desde que comenzaron a ponerse en televisión todos los partidos de las ligas internacionales. Yo mismo soy un gran seguidor del fútbol, es una de mis grandes pasiones, soy un fanático del Real Madrid.

¿Del Real Madrid? Pero estás viviendo en Barcelona, creo que vas a tener que moderar tus pasiones futbolísticas…

Ya te imaginas, aquí donde estoy todos son del Barca y yo ando vestido con un pulóver del Real Madrid por toda Barcelona.

Industrialista para siempre

Sigamos con las pasiones deportivas. ¿Te duele dejar atrás tu etapa de Industriales?

Crecí viendo a Industriales y cumplí luego mi sueño de jugar en ese equipo, donde también había jugado mi padre. Pero llegó otra etapa en mi vida. A Industriales lo llevaré siempre en mi corazón y seguiré sintiéndome como un industrialista adonde quiera que vaya. Ese seguirá siendo mi equipo. Industriales es parte de mi vida y me acompañará siempre.

¿Qué pasó este año con Industriales después de discutir el campeonato la temporada del 2011-2012?

Este año no se pudo llegar a la final. Ha habido bajas todos los años, eso siempre afecta. Del equipo que ganó el campeonato en el 2010, creo que queda la mitad de la gente. Así es difícil, porque no puedes consolidar un equipo. Ahora me voy yo que era el pitcher cabecera del conjunto. Espero que alguien pueda asumir la responsabilidad que yo tenía y les deseo la mejor suerte.

Algunos lanzadores de Industriales que te sirvieron de motivación, además de tu padre…

Desde que tengo uso de razón estoy yendo al Latinoamericano. Para mí Orlando El Duke Hernández,Lázaro Valle, Lázaro de la Torre fueron modelos a seguir.

¿Y de otros equipos?

Pedro Luis Lazo y Norge Luis Vera fueron grandes. Con Lazo tuve el privilegio de compartir en el equipo Cuba. Un tipo con un talento y un carácter impresionantes.

Cuestión de carácter

Hablando de carácter. Mucha gente piensa que tienes un carácter demasiado hosco, al menos es lo que pareces mostrar cuando estás pitcheando. ¿Es así?

Es que es algo natural. Salgo al terreno a darlo todo, salgo a ganar a toda costa, a dar el 100 por ciento. Hay cosas que no caen bien, pero es solo una cuestión dentro del terreno. En el partido de pelota veo solo rivales en el equipo contrario. Es como un combate. Como una disposición para luchar hasta el final, un reto de vida o muerte. A esa hora hago lo que tenga que hacer para ganar. Sobre el terreno no me gusta mostrar contentura. Hay que demostrar carácter y seriedad. La pelota es una cosa muy seria.

Y la gorra de medio lado. ¿Es parte de la personalidad de Odrisamer Despaigne como pitcher?

La uso así desde niño, te puedo enseñar fotos desde los 11 años usándola de esa manera. Y si se creó un estilo, no fue con el afán de imitar a nadie. Tampoco tiene que ver con guapería ni nada similar, como a veces se ha dicho.

Ahora que estás acariciando el sueño de Grandes Ligas, ¿tienes algún equipo en mente?

Realmente no. Admiro a muchos peloteros que son modelos a seguir, me entregaré con el corazón a defender la camiseta y los colores del pabellón, como siempre hice en Cuba, con Industriales y con el equipo de mi barrio, Habana Vieja, en el equipo adonde vaya.

Modelos a imitar

¿Quiénes son los pitchers de Grandes Ligas que más te impresionaron o te siguen impresionando actualmente?

Desde pequeño me inspiraron mucho Roger Clemens y Randy Johnson. Ahora estoy muy atento de las faenas de Justin Verlander, Félix Hernández y del zurdo David Price. Me gustaría imitar sus  pasos en Grandes Ligas.

Por estos días se organiza en Miami un encuentro con glorias de Industriales que viven en Cuba y otros que, como tú, se fugaron y se radicaron en el extranjero…

Sí, estoy al tanto. Y leí que hay problemas para realizar los juegos por allá.

¿Qué te parece la idea?

Sería algo muy positivo que se dé. Siempre es bueno que la gente intercambie, que se encuentren allá los peloteros que no han podido verse en años y que fueron compañeros del mismo equipo. Ojalá se dé.

¿Vendrías a jugar con los Industriales a Miami?

Ojalá pudiera estar allí. Sería una fiesta.

Notas relacionadas:

Lanzador Odrisamer Despaigne deserta en París

Cuba confirma deserción de Odrisamer Despaigne