hit counter

Grandes Ligas: Yoennis Céspedes en río revuelto

Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

Yoenis Cespedes con las Aguilas Cibaeñas

Yoenis Cespedes con las Aguilas Cibaeñas

Por Raúl Arce 

Río revuelto, ganancia de pescadores. Un refrán tan común en Cuba -por lo menos allá cuando el reguetón no se había impuesto como desenfrenada expresión de cultura popular- viene como anillo al dedo ante la pobre faena de Yoenis Céspedes en el béisbol invernal de República Dominicana.

El cubanito de 26 años podría morder el anzuelo de un discreto contrato en las Grandes Ligas de Estados Unidos. Se le vaticinaba un contrato superior a los $30 millones de dólares que recibió un compatriota suyo, el tirador zurdo Aroldis Chapman en 2010.

Se ha llegado a hablar incluso hasta de $60 millones, luego que entraran a la cacería unos doce equipos de Grandes Ligas: Yankees de Nueva York, Marlins de Florida, Medias Rojas de Boston, Cachorros y Medias Blancas de Chicago, Filis de Filadelfia, Tigres de Detroit, Azulejos de Toronto, Orioles de Baltimore, Indios de Cleveland, Piratas de Pittsburgh y Nacionales de Washington.

“He jugado un partido nocturno por primera vez en 10 meses, pero las cosas van a mejorar”, dijo Céspedes después de irse de 4-0 con tres ponches como bateador de cortesía en su debut con las Águilas del Cibao. Pero al cabo de siete partidos como refuerzo, el jardinero del municipio oriental de Campechuela se fue de 27-5, con siete ponches y un famélico promedio de 185.

Cibao inició este sábado la fase final del torneo en Quisqueya, con Leones del Escogido como oponente al cetro y Céspedes volvió a languidecer, de 4-0 en su turno de designado. El jardinero se marchó de Cuba con la etiqueta de jugador de cinco herramientas y las expectativas que su deserción genero no podían ser mejores. Hasta ahora.

“Esa torpe trayectoria era absolutamente esperada tras su ausencia de los terrenos”, me dijo, vía telefónica, un entrenador criollo vinculado al Big Show. “Tan mala impresión podría depreciar sus aspiraciones, pero Céspedes va a ser un buen bigleaguer”, sentenció el preparador.

Céspedes recibió finalmente la residencia legal en República Dominicana, csegún dijo su representante Edgar Mercedes, un trámite que se había demorado más de lo común. Ya puede declararse agente libre y negociar su contrato en Grandes Ligas.

Por lo pronto, los directivos de las Aguilas del Cibao lo eximieron de seguir jugando en la final de la pelota dominicana, a petición de varios equipos de Grandes Ligas que están interesados en él.

Pero la noticia del momento en la pelota norteamericana es la presentación con los Rangers de Texas del fenómeno del pitcheo japonés, Yu Darvish, en tanto el joven jardinero cubano Leonys Martín, residente en la ciudad surfloridana de Weston, tiene la vista fija en una plaza como regular dentro del propio equipo tejano.

El contrato de Yu marca un récord para un beisbolista japonés, aproximadamente $60 millones por seis años, pero antes los Rangers entregaron otros $51.7 millones por el derecho a negociar al tirador de 25 años. El asiático de raíces iraníes no ha tirado una sola pelota en Grandes Ligas, pero se le aseguran mayores armas que las que mostró Daisuke Matsuzaka, la anterior perla del pitcheo japonés llegada a América.

Con envíos en las 90 millas altas, Darvish lanza con más potencia que Matsuzaka, y sus números parecen de ensueño: en cinco temporadas en Japón jamás compiló una efectividad por encima de 1.88 (1.44 al cabo de 232 innings durante 2011, con 276 ponches… ¡y solo 36 boletos!).

Y mientras los Rangers se sienten capaces de obtener otro banderín en su circuito, Leonys Martín, el orgullo de Villa Clara, hace preparación física para su ingreso al entrenamiento de primavera de esa organización. Su nombre aparece en la lista de 40, y una opinión autorizada dentro del equipo le asigna 80 porciento de posibilidades de que sea el center field regular durante 2012, su segundo año como profesional en la más exigente pelota del mundo.

Nota relacionada:

Lanzador Gerardo Concepción se convierte en agente libre