Grandes Ligas: inyección cubana para los Padres de San Diego

Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

Grandes Ligas: inyección cubana para los Padres de San DiegoPor RAFAEL ROFES PEREZ

- El canje efectuado por los Padres de San Diego para adquirir a los cubanos Yonder Alonso y Yasmani Grandal confirman los augurios de que en la venidera temporada de Grandes Ligas serán muchos más los compatriotas que estarán jugando en el mejor béisbol del mundo.

Además de Yonder y Grandal, jóvenes figuras que militaban con los Rojos del Cincinnati, los inquilinos del hermoso Petko Park sandieguero “echaron el guante” igualmente  a los lanzadores Edison Vólquez y Brad Boxberger, todos a cambio del abridor Mat Latos.

No por ser estimulante, la adquisición de Yonder me resultó de alguna manera sorprendente. Confieso que no pensé que Cincinnati prescindiera de sus servicios por ahora, atendiendo a la calidad del muchacho, un toletero de gran futuro, quien se puede desempeñar en la inicial, la tercera base y los jardines, pero en este béisbol muchos peloteros se mueven cada año como las fichas en el ajedrez. Esa es la tónica.

Quizás la mayor razón que hizo a los directivos del Cincinnati dejar “escapar” a Alonso es que la franquicia cuenta en la primera base con los servicios de Joey Votto, no por casualidad el jugador más valioso de la Liga Nacional en el 2010. Además, la dirección de los Rojos argumentó que el cubanoamericano “tuvo problemas con el guante patrullando el jardín izquierdo”, aunque la realidad es que sólo comentió un error.

Sin embargo, Yonder lo hizo muy bien madero en ristre, pues promedió para 330, con 29 hits, de ellos  cuatro dobles y cinco jonrones, 15 empujadas, 10 boletos y 545 de slugging en un total de 47 desafíos.

Y como sentencia el viejo refrán de que “no hay mal que por bien no venga”, quizás este cambio le venga como anillo al dedo. Yonder podría alcanzar la consagración definitiva en un equipo como los Padres, donde tendrá muchísimas oportunidades más para demostrar su calidad y desarrollo en ciernes.

En cuanto a Grandal, otro joven habanero de 23 primaveras, elegido duodécimo en el draft del 2010, bateó para 305 con 14 cuadrangulares y 68 impulsadas en Clase-A, Doble-A y Triple-A la temporada pasada.

Sobre la nueva “joya” ganada por los Rojos en este extraño trueque con los Padres, el serpentinero Mat Latos, en la pasada campaña ganó nueve encuentros, perdió 14 (27 y 29 de por vida) y lanzó para 3.47 PCL en 194.1 innings de actuación.

Latos está en condiciones de brillar al más alto nivel, lo tiene todo, es un excelente tirador, pero aún así me parece que los Rojos fueron demasiado bondadosos a la hora de este cambio, porque los cuatro hombres que perdieron son de excelencia y futuro.

Ojalá este paso arriesgado no se les convierta en un traspiés crónico para la larga contienda que se avecina.

Start learning on Udemy today!