hit counter

Salón de la Fama: tres leyendas cubanas en desventaja

Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

Salón de la Fama: tres leyendas cubanas en desventajaPor ALBERTO AGUILA

A medida de que se acerca la fecha para seleccionar a nuevos miembros del Salón de la Fama del Béisbol de Grandes Ligas, más lejos veo las posibilidades para que escojan a los cubanos Luis Tiant, Orestes Miñoso y Tony Oliva, tres verdaderas leyendas vivientes.

El próximo 5 de diciembre, un grupo del Comité de Veteranos del famoso recinto se reunirá para elegir a los nuevos integrantes en una votación en la que los nombrados tendrán que recibir un 75 por ciento de aprobación.

Nuestros paisanos aparecen en una lista de 10 candidatos, ocho de ellos jugadores, con méritos suficientes para obtener el pase anhelado. La relación se completa con los nombres de los pitchers Jim Kaat y Allie Reynolds, el inicialista Gil Hodges y los tercera bases Ron Santo y Ken Boyer. Los dos restantes son los ejecutivos Buzzie Bavasi y Charlie Finley.

A primera vista y a segunda también, veo a los cubanos en desventaja. A los mejor eligen a uno del trío. Pero son tres cubanos frente a cinco norteamericanos, que serán exaltados por prestigiosos ex peloteros, con el 99 por ciento de los votantes nacidos en Estados Unidos.

En Cooperstown hay varios afrodescendientes, entre ellos algunos cubanos, pero fueron elevados en otros años. En este 2011, la pugna parece muy difícil para los nuestros.

Por otra parte, a la hora de escoger el factor decisivo no son las estadísticas acumuladas, tampoco existe un método fijo de puntuación; entran elementos como las habilidades mostradas en sus carreras, la integralidad personal, la contribución al juego diario con sus equipos, así como otros elementos entre los que las simpatías personales pueden marcar votos decisivos.

Asimismo, los equipos ‘madres” de los pretendientes tienen que realizar una propaganda de grandes dimensiones alrededor de sus deportistas para llamar la atención y mostrarles a los integrantes del panel, periodistas y ejecutivos de equipos, las virtudes de sus ex jugadores.

Los numeritos de los competidores en modo alguno son decisivos, ya que todos tienen méritos diferentes que acumularon en brillantes carreras sobre los diamantes beisboleros.

Al referirnos a los lanzadores, exclusivamente, reflejamos algunos datos “fríos”. En abreviaturas: temporadas jugadas en Grandes Ligas, ganados, perdidos, efectividad, promedio de ganados y perdidos, entradas lanzadas, hits permitidos, ponches y bases por bolas.

                    TEMP      G      P     PCL      PRO      EL      H        K         B     

J. Kaat          25       283   237   3.45      544    4530  4620  2461  1083

A.Reynolds   13      182   107   3.30      630    2492  2193  1423  1261

L. Tiant          19      229   172   3.30      571    3486  3075  2416  1104

Jim Kaat ganó tres veces 20 ó más juegos. Fie declarado Mejor lanzador de 1966 por la revista Sporting News, y estuvo en dos Series Mundiales, dos Juegos de Estrellas ydos Series de Campeonato, y ganó 16 Guantes de Oro.

Reynolds, un as de los todopoderos Yankees de los 40 y 50, estuvo en seis Series Mundiales ( 7 victorias y 2 derrotas) y dos Juegos de Estrellas.

Con relación a Tiant, cuatro veces terminó con 20 ganados ó más, dos veces fue líder en carreras limpias, y llegó a tres Juegos de Estrellas y una Serie Mundial.

Un numerito de gran importancia entre estos colosos de la lomita es el número de lechadas que lograron en sus carreras: Tiant (49), Reynolds (36) y Kaat (31). En cuanto a juegos completos: Tiant (187), Kaat (180) y Reynolds (137).

Las cinco mejores contiendas del cubano fueron entre 1972-76, cuando tenía entre 32 y 36 años.  Kaat consiguió sus resultados más exitosos entre los 26 y 30 años, etapa en que logró 90 éxitos y 60 fracasos y 600 de promedio. Reynolds alcanzó 86 triunfos y 41 reveses y 677 de porcentaje entre los 31 y 35 años.

Les deseo suerte a estos tres legendarios cubanos, pero no la tienen nada fácil para ingresar al Salón de la Fama. Lamentablemente, no se trata solo de un asunto de justicia.

Start learning on Udemy today!