Masacre en Tokío: Holanda destripa a Cuba con nocaut de 14×1 en el Clásico de Béisbol

Rostros de pesadumbre e incredulidad entre el alto mando cubano. Foto: Ricardo López Hevia.

Por Eric Reynoso

Fue una verdadera masacre en el Tokío Dome. Nunca antes un equipo cubano había sido apaleado, ninguneado y noqueado por un rival en un torneo internacional como se encargó de hacerlo Holanda la madrugada de este miércoles en la despedida de la segunda ronda del Clásico Mundial de Béisbol.

El marcador es para la historia y el olvido nacional: 14×1 en siete entradas.

Hasta el militante cronista del Granma, Oscar Sánchez Serra, no ha podido contenerse en su arenga y ha tenido que admitir que este final ha sido “un papelón”, tal vez aliviando la connotación de la palabra papelazo, que es la que cabe.,

“Pero insisto, lo que no puede hacer la pelota es rendirse”, aconseja el señor del Granma en un regañón artículo de portada con sabor editorializante que se titula “A la pelota le est;a prohibido perder bochornosamente“.

Sin tregua desde la arrancada

En verdad, no hubo tregua desde el mismo primer inning. Con un equipo superior en todos los órdenes, repleto de figuras estelares de Grandes Ligas, los holandeses -con mayoría de curazoleños- salieron a desbancar a Cuba y cayeron sobre los lanzamientos de Lázaro Blanco para anotar tres veces en el capítulo de arrancada.

El celofán se rompió muy temprano, con boleto a Xander Bogaerts, la superestrella del campo corto de los Medias Rojas de Boston, un infield hit de Jurickson Profar y largo jonrón de Wladimir Balentien.

Bastaban solo esas para el triunfo holandés, que tuvo en el veteranísimo zurdo Diegomar Markwell un respaldo decisivo desde la lomita. Pero la escuadra de los tulipanes pareció ensañarse con los antillanos e inclinó rápido la balanza, con tres anotaciones decisivas en el tercer capítulo, donde Wladimir Balentien disparó su segundo vuelacercas. y un racimo aplastante de cinco en el cuarto.

El peso del desmerengamiento

Ya no había nada que hacer, pues no solo pesaban las carreras, sino también el desmerengamiento evidente de los cubanos, incrédulos ante la paliza que estaban recibiendo.

Holanda anotó en todas las entradas, exceptuando la sexta, cuando Leandro Martínez retiró de uno-dos-tres a los rivales.

Cuba pudo sacudirse la lechada en el quinto episodio, por dobletes consecutivos de Wiliam Saavedra y Víctor Víctor Mesa.

El desfile de lanzadores cubano no pudo acallar a la toletería de largo alcance de los holandeses, que sonaron cuatro estacazos de vuelta completa.

Amargo sabor

El equipo cubano se fue desalmidonando ante el empuje de los holandeses, y hasta Andrelton Simmons sorprendió al jardinero Roel Santos con un inusual pisa y corre hasta segunda en el cuarto inning.

Con este resultado, Cuba concluye con 0-3 la segunda ronda clasificatoria del Clásico Mundial (en total 2-4 en el torneo) y toma el camino del regreso a la isla con un amargo sabor de humillación en la despedida.

Pero estas son las realidades que tiene que asumir tanto la dirigencia deportiva cubana, los atletas y los fanáticos de la isla. Desde hace rato el béisbol cubano dejó de estar en uin plano de máxima estelaridad para sobrevivir a duras penas entre fugas de talentos, decepciones competitivas y carencias técnicas.

Ojalá y esta terrible jornada en Tokío pueda ser historia antigua muy pronto. Un ojalá que lo digo con escepticismo, porque mirando lo que es hoy el béisbol moderno comprendemos lo rezagada que ha quedado la pelota en nuestro país.

Mirando con seriedad al 2021

Si hay un compromiso serio de las Grandes Ligas con la Federación Cubana de Béisbol, el Clásico del 2021 deberá finalmente integran a los cubanos que juegan en ligas de Estados Unidos para al menos soñar con una participación más esperanzadora. Aunque el escriba oficial del Granma dice que no, que esa no es la solución. Así que habrá que preguntarle cómo lo va a lograr dentro de cuatro años.

Holanda termina la segunda fase con 2-1 y debe ser el equipo que viaje a Los Angeles junto a Japón, que está invicto y juega su partido final clasificatorio frente a Israel en pocas horas.

Si no hay una sorpresa de última hora, la mesa beisbolera euroasiática quedará servida con estos dos magníficos equipos, a la espera que se desangren en San Diego República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela y Estados Unidos.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 C H E
Holanda 3 1 3 5 1 0 1 14 13 0
Cuba 0 0 0 0 1 0 0 1 5 2

Ganó: Diegomar Markwell
Perdió: Lázaro Blanco

Notas relacionadas:

Clásico de Béisbol: Cuba al borde del colapso tras caer ante Japón

Clásico de Béisbol: Cuba pierde 4×1 ante Israel

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *