Escapa de Cuba Yasmani Tomás, el más codiciado prospecto del béisbol de la isla

Yasmani-display

Yasmani Tomás habría escapado rumbo a Haití.

Por Adrián Romero

LA HABANA.- Yasmani Tomás Bacallao, una de las mayores promesas del béisbol cubano, abandonó la isla siguiendo los pasos de otros compatriotas que triunfan actualmente en Grandes Ligas.

Tomás, de 23 años, escapó de Cuba rumbo a Haití, desde donde cruzaría a República Dominicana para buscar residencia legal y poder negociar un contrato como agente libre en el béisbol de Estados Unidos, confirmó este jueves una fuente allegada a la familia del pelotero en La Habana.

“Era algo que todo el mundo esperaba de un momento a otro, la pregunta es cómo no lo había hecho antes”, dijo la fuente a CaféFuerte, bajo condición de anonimato. “Creo que le puede ir muy bien por allá”.

La noticia fue confirmada este viernes por el diario Granma, en una referencia de pasada que atribuye el hecho al “inescrupuloso tráfico ilegal de personas”,

Al parecer la salida se produjo el pasado domingo. No pudo precisarse el lugar exacto, ni si hubo otras personas involucradas en la fuga.

La ruta de Haití fue también utilizada el pasado año por el cienfueguero José Dariel Abreu, hoy titular de los Medias Blancas de Chicago con un contrato de $68 millones de dólares.

Corre la noticia

La noticia sobre Tomás comenzó a circular extraoficialmente desde comienzos de esta semana en La Habana y llegó a oídos de varios de sus compañeros de Industriales,  equipo emblemático de la pelota cubana donde jugó Tomás desde su debut en Series Nacionales.

Al menos dos peloteros de Industriales admitieron este miércoles haber recibido versiones de la salida de Tomás y mencionaron que Lázaro Vargas, director del conjunto Industriales conocía ya del asunto, pero declinaron hacer comentarios adicionales.

Según una reciente información publicada en la prensa cubana, el pelotero se recuperaba de una lesión en la muñeca.

Bateador de tremendo poder, jardinero de portentoso brazo y con un biotipo propio de un extraclase, Tomás era una de las figuras más codiciadas por los cazatalentos que siguen de cerca la pelota cubana. Mide 6.1 pies y pesa 230 libras.

Como ha cumplido ya 23 años y jugó al menos en cinco temporadas en Cuba, Tomás podrá negociar libremente un contrato en la agencia libre, sin tener que someterse a las regulaciones impuestas por las Grandes Ligas, desde julio del 2012, para peloteros provenientes de la isla.

Tomás no sólo se había convertido en una figura clave del conjunto Industriales, sino que se perfilaba como el cuarto bate natural de la selección cubana en un futuro inmediato.

“Es un talento, un talentazo, el mejor del mundo sin discusión. Lo tiene todo”, dijo Víctor Mesa al elogiar al jardinero el pasado año.

Toletero espectacular

Natural del municipio habanero de San Miguel del Padrón, Tomás debutó en Industriales en el 2008, con apenas 18 años, y bateó para 297. En la 53 Serie Nacional, concluida el pasado abril, promedió para 275 (388-107), con 25 dobles, 10 jonrones y 59 carreras impulsadas.

Sus demostraciones como toletero de gran alcance, con batazos kilométricos, lo llevaron a la preselección nacional. En el 2013 integró el equipo Cuba que participó en el III Clásico Mundial de Béisbol, en Taipei de China y Japón, y el pasado julio formó parte de la selección cubana que viajó a Estados Unidos para participar en un tope amistoso con una selección colegial norteamericana.

En ese viaje a Estados Unidos desertó el lanzador villaclareño Misael Siverio, quien está acutalmente en la mira de varias franquicias de Grandes Ligas tras un excelente desempeño en la pelota profesional mexicana.

Esta semana, el jardinero Daniel Carbonell, de 23 años y quien militó en los equipos de Camagüey, firmó un contrato de cuatro años con los Gigantes de San Francisco por $1.4 millones de dólares. Carbonell escapó de Cuba en octubre del 2013.

La estampida de Tomás se produce en momentos en que el gobierno cubano ha dado el visto bueno para que jugadores de la isla accedan a contratos en ligas profesionales y obtengan una porción mayoritaria del dinero devengado en el extranjero. En la actualidad dos estelares peloteros cubanos, Frederich Cepeda y Yulieski Gourriel, participan con jugosos contratos en la liga profesional de Japón.

El nombre de Tomás se barajaba también entre las figuras de interés para las franquicias japonesas, junto al lanzador Vladimir García y el jardinero Yadiel Hernández.