Padura: Cuba necesita volver a ser un país normal

Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

El escritor Leonardo Padura en un restaurante de Miami, el pasado 10 de noviembre.

El escritor Leonardo Padura en un restaurante de Miami, el pasado 10 de noviembre.

Por Wilfredo Cancio Isla

Leonardo Padura está terminando un año de fecunda laboriosidad. El reconocido autor de El hombre que amaba a los perros le da los retoques finales a la que será su próxima novela, Herejes, una historia sobre la libertad que tiene como protagonista a un judío polaco con vínculos familiares en La Habana y Miami.

El libro debe publicarse en España a mediados del 2013, cuando estará lista también la edición en inglés de El hombre que amaba a los perros. Por estos días, Padura también termina un guión cinematográfico para el realizador francés Laurent Cantet, inspirado en un pasaje de La novela de mi vida (2002) y negocia otros proyectos fílmicos relacionados con su personaje de Mario Conde. Además, hay conversaciones avanzadas para llevar a la gran pantalla El hombre que amaba a los perros, pero por el momento prefiere mantener discreción sobre el proceso en marcha.

Como colofón de su faena en el 2012, la Casa de las Américas le dedicará desde mañana martes y hasta el 30 de noviembre la Semana del Autor, un evento de reflexión crítica sobre su obra que por primera vez desde su instauración, hace 12 años, acoge a un escritor cubano contemporáneo.

Recientemente Padura, de 57 años, visitó Estados Unidos para participar en sendos eventos académicos en Texas y Missouri. La visita coincidió con la elección presidencial en Estados Unidos, apenas días después de que el gobierno cubano anunciara una nueva política migratoria para la entrada y salida de sus ciudadanos. La ocasión fue además propicia para que en una de sus escalas familiares en Miami, el escritor aprovechara para tener un diálogo con sus lectores en la Librería Universal, en la Calle Ocho, una institución que ha vendido y promovido sus libros por casi dos décadas.

De sus experiencias cubanas actuales, la creación literaria y los proyectos para el cine, su paso por Miami, la pelota, los amigos y otros temas inevitables salió esta conversación con CaféFuerte, horas antes de su regreso a La Habana.

Obama y Cuba

“He tenido el privilegio de estar en Estados Unidos en medio del proceso electoral y el día en que se decidió quien sería presidente de la nación por los próximos cuatro años. Lo primero que me sorprendió fue que ya a las 11 de la noche se sabía que Barack Obama había sido reelecto, con la cantidad de votos electorales que le garantizaban la presidencia.  Pero me sorprendió mucho también que la Florida y el condado Miami-Dade votaran por Obama. Desde mi percepción, esto significa que dentro de los Estados Unidos se está produciendo un cambio. Obama llegó con la consigna de producir un cambio y  está ocurriendo un cambio en las mentes, los comportamientos y las expectativas de los norteamericanos.

“Y eso es muy importante para cualquier decisión que se derive con respecto a las relaciones con Cuba. Creo que este segundo mandato pudiera ser un momento crucial para decidir el diferendo sobre el embargo. Se trata de un tema que se ha anquilosado y que en estos momentos tiene cada vez menos razón de ser. Es una pena que dos países vecinos  no puedan tener unas relaciones normales cuando existe una historia cultural, social, deportiva, musical, en fin, una historia que conecta en innumerables aspectos a Cuba y Estados Unidos.

“Por eso pienso que tanto para Cuba como para Estados Unidos ha sido muy satisfactoria  la relección de Obama, que tendrá la posibilidad de profundizar las cosas que ya ha comenzado a hacer en Estados Unidos y que eran como deudas pendientes de la política norteamericana con sus propios ciudadanos. Fue realmente una oportunidad grandiosa estar aquí y ver el entusiasmo de la gente con la votación”.

Política migratoria y derechos cubanos

“Como toda política que establece determinadas restricciones, la reforma migratoria cubana tiene puntos criticables, como las limitaciones de viaje a los médicos, pero también comprende otros avances muy favorables. El hecho de que un porciento mayoritario de la población cubana pueda, si tiene la posibilidad, viajar sin tener que pedir permisos de salida, simplemente teniendo su pasaporte, eso sin dudas es un avance. Es también un avance que los niños puedan viajar sin que signifique una salida definitiva. Es importante además que esté sobre letra impresa el hecho de que no se confiscarán los bienes de las personas que salen del país, y que se va a facilitar la repatriación de quienes quieran hacerlo por algún motivo, no tiene que ser necesariamente de salud, personal o del carácter que sea. Esas cuatro decisiones son, para mí, fundamentales para que los cubanos puedan sentirse un poco más ciudadanos normales, dueños de su destino”.

Tema de película

“Justamente escribía por estos días una historia para cine con el tema del exilio y el retorno a la patria. Mi historia se mantiene inalterable, porque la esencia de La novela de mi vida, que es parte del argumento del guión cinematográfico que va a rodar Laurent Cantet no era si alguien podía o no salir de Cuba, o si alguien podía o no regresar a Cuba, sino que alguien desee salir de Cuba o decida regresar a Cuba. Ese es un asunto que va a seguir siendo absolutamente actual, porque es universal. En mis novelas y cuentos, e tema de la emigración lo he tratado desde los orígenes de la cultura cubana a través de la figura de José María Heredia, el exilio, la distancia, el destierro, la relación con la patria, la selección de la patria, la voluntad de regresar en un momento determinado a pesar de circunstancias que hacen difícil ese regreso… Por lo tanto, viéndolo desde la perspectiva contemporánea, va a seguir teniendo actualidad. El hecho de que algunas personas decidan salir de Cuba por distintas razones, que pueden ir desde las políticas hasta las económicas; lo que eso provoca en esas personas y en las que se quedan; o, como en el caso de esta película, que alguien decide regresar a Cuba porque es su voluntad soberana y su deseo como ser humano,  su opción libremente escogida, es un tema que rebasa cualquier coyuntura política y entra en lo esencial del ser humano. El argumento formaba parte inicialmente de los relatos escritos para la película Siete días en La Habana, pero Cantet consideró que era un historia demasiado fuerte y compleja como para agotarla en una narración de 15 minutos y decidió que la convirtiéramos en un largometraje”.

Volver a la normalidad

“En el terreno de la pequeña economía se ha producido un cambio que va siendo cada vez más importante. Pero a la vez eso está provocando que la sociedad cubana se esté fragmentando, segregándose. Y es inevitable, porque se está creando y se va a acrecentar una diferencia entre las personas que ganan un salario estatal y las personas que tienen la posibilidad de ganar unas cantidades más significativas en el trabajo por cuenta propia. Esa normalidad a la que aspiramos es que se establezca una lógica económica y social en Cuba que abarque a todas las personas, con independencia de si trabajan para el Estado o de forma particular, con independencia de si son profesionales o no lo son.

“Cuba necesita volver a ser alguna vez un país normal. Creo que es lo que más desea la gente: normalidad. Tanta trascendencia y misiones históricas han agotado las expectativas de las gentes que, a mi juicio, ansían vivir en un país donde las cosas funcionen con una lógica más pegada a la realidad y con una realidad más cercana a lo que necesita la gente para vivir. Puede parecer un juego de palabras, pero no lo es. Por suerte, hoy mismo, comprar o vender un casa o un auto, tener un teléfono celular, irte a un hotel (si puedes) e incluso viajar (si no eres imprescindible y tienes hacia dónde) vuelven a ser opciones normales, y la gente lo agradece. Tener un negocio,  ganar dinero y pagar impuestos por tus ganancias es lo normal… Quizás algún día todo vuelva a ser normal, aunque dejemos de estar debajo de los reflectores de la Historia y de ser o pretender ser un ejemplo de algo más que de normalidad y prosperidad en la normalidad”.

Encuentro en Miami

“El encuentro con los lectores que tuve en la Librería Universal de Miami fue para mí un suceso muy gratificante. Pero antes de explicar el cómo, debo hablar de un por qué… Y ese por qué tiene que ver con Juan Manuel Salvat, el dueño de la librería y la editorial Universal, con quien tengo una deuda personal de gratitud por el modo en que siempre ha promovido mis libros en su establecimiento y uno cultural-nacional por la labor de conservación, rescate, promoción que ha hecho de mucha literatura cubana. Entonces no podía dejar de responder a su invitación a encontrarme allí con los lectores, más aun cuando, por razones del trabajo inmenso que tengo ahora mismo, no podía participar en la XXIX Feria del libro de Miami, a la cual me habían invitado. Se dio la coyuntura y se dio el maravilloso encuentro con los lectores en el que estuvieron, incluso, hasta viejísimos (tan viejos como yo) amigos de mi infancia mantillera a los que tengo un gran afecto y forman parte importante de mi pasado… Pero lo esencial, lo que más me satisfizo, es que durante más de una hora pudimos hablar de literatura, solo de literatura, como si eso fuera lo más normal del mundo porque… porque lo es. (¿Ves, vuelvo a hablar de la normalidad?) Yo soy un escritor cubano, y el hecho de que viva en la isla es una decisión personal, igual que lo es la de muchos que no viven en el país y ambas decisiones son igualmente respetables y no tienen por qué convertirse en motivos de antagonismo ni mucho menos, pues ese antagonismo solo sirve para alimentar las ortodoxias, los fundamentalismos, y lo que más necesita Cuba, hoy, es diálogo, cercanía, comprensión, abrazos y manos tendidas como los que recibí yo,  personalmente, durante ese encuentro con mis lectores de Miami”.

PROGRAMACION DE LA SEMANA DE AUTOR EN CASA DE LAS AMERICAS

Martes 27

Conversatorio: Leonardo Padura: “Escribir en Cuba en el siglo XXI”.

Miércoles 28

Intervención de Graziella Pogolotti.

Elizabeth Mirabal (Fundación Alejo Carpentier y revista Bisiesto): “Leonardo Padura: condenado a ser libre”.

Carlos Velazco (revista Unión): “Escenas de Cuba sin Leonardo Padura”.

Manuel García Verdecia (UNEAC): “Leonardo Padura: el escritor como detéctive”.

Leonardo Padura: “Las obsesiones de un periodista”.

Jueves 29

Jonathan Dettman (Monmouth College, Illinois): “Después de todo, compromiso”.

Jorge Luis Rodríguez (Ediciones Sed de Belleza): “Heredia en tres tiempos: la novela de su vida”.

Enrique Saínz (Academia Cubana de la Lengua): “La novela de mi vida: la historia en tres tiempos”.

Leonardo Padura: “Apuntes para una autobiografía”.

Proyección de Siete días en La Habana (2012), Coproducción hispano-francesa con guión de Leonardo Padura y Lucía López Coll.

Viernes 30

José Antonio Michelena (Unión de Periodistas de Cuba): “Mario Conde entre boleros, libros y laberintos”.

Juan Manuel Tabío (Universidad de La Habana): “Historia y tragedia en El hombre que amaba a los perros”.

Rafael Acosta de Arriba (Centro Juan Marinello): “Las trampas de la historia y el poder de la palabra”.

Presentación de los libros El hombre que amaba a los perros (Ediciones Unión), La memoria y el olvido (Editorial Caminos) y Un hombre en una isla (Ediciones Sed de Belleza).

Start learning on Udemy today!