Falleció el poeta Frank Abel Dopico

FAbelDopico02-display

El escritor Frank Abel Dopico (1964-2016)

Por Redacción CaféFuerte

El poeta y editor Frank Abel Dopico fue sepultado este sábado en la necrópolis de Santa Clara, su ciudad natal. Al morir tenía 52 años.

Los medios periodísticos de la provincia de Villa Clara dieron a conocer la muerte de Dopico, ocurrida este viernes en su casa de la barriada de Loma de Belén, en Santa Clara. No se dieron a conocer las causas del fallecimiento, al parecer motivado por padecimientos hepáticos.

Irreverente,  desenfadado y transgresor, autor de poemas que recogieron los latidos más profundos de sus contemporáneos, Dopico fue considerado una de las voces más representativas de la generación literaria que emergió en Cuba a mediados de los años 80.

“Ha muerto un gran poeta y un amigo. Era las dos cosas en uno. Un alma inquieta, un hombre con una imaginación y un fervor fuera de todo calificativo humano. Un gran amigo y un gran poeta. Un duende de esos que sé que se robará la eternidad para él solo”, escribió el poeta Ramón Fernández Larrea, quien reside en Miami.

Nacido el 24 de enero de 1964, Dopico se graduó en la Escuela Profesional de Instructores de Arte y fungió como profesor de Literatura en el Instituto Preuniversitario de Caibarién, provincia de Villa Clara.

El correo de la noche

También se desempeñó como instructor de teatro en la casa de cultura de Santa Clara y se incorporó a las brigadas de reanimación cultural de las montañas del Escambray, Santiago de Cuba y Guantánamo.

En 1988 ganó el Premio David de Poesía con El correo de la noche, que un año después recibió el  Premio de la Crítica, otorgado a los10 mejores libros del año.

En medio de las limitaciones económicas que precedieron el llamado “período especial”, se decidió a fundar la Editorial Capiro, en Santa Clara, junto al también poeta Ricardo Riverón. Con el sello Capiro salió su segundo libro, Expediente del asesino (1991), que consolidó su trayectoria en la poesía cubana.

La crítica reconoció la frescura de una poesía cargada de desconcertantes metáforas, un lenguaje desgarrado y vital, y personajes al filo de la marginalidad y la inadaptación social.

En 1994 se marchó a España. Vivió durante años en Alicante, donde tuvo un hijo, y regresó de manera definitiva a Cubsa en el 2008, golpeado por diversos motivos, incluido su deteriorada salud.

Dopiuco también publicó los poemarios Algunas elegías por Huck Finn (1989),  Las islas del aire (1999) y El país de los caballos ciegos (2005).

Tras su regreso a Cuba apareció Los puentes de Arcadia, editado por Ediciones Unión en 2011.

Su poemario Contrarcadia fue finalista del Premio Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma, en Segovia, España.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *