Pintor Agustín Bejarano expone por primera vez tras su regreso a Cuba

bejarano

El pintor Agustín Bejarano junto a Orisel Gaspar, actriz y directora teatral. Foto tomada de Facebook

Por Daniel Benítez

El laureado pintor Agustín Bejarano expone por primera vez sus obras ante el público cubano tras cumplir una condena de tres años de cárcel en Estados Unidos por abusar sexualmente de un menor.

La exposición abrió sus puertas en la galería “Conrado Walter Massaguer” de la ciudad de Cárdenas, provincia de Matanzas, el pasado 21 de junio. Solo medios locales reportaron el acontecimiento.

Se trata de una muestra colectiva titulada Encuentros, en la que también participa el creador Juan Arel Ruiz Contino. Las temáticas en la obras de Bejarano se centran en la anunciación y el paisaje o la naturaleza muerta.

Bejarano, de 49 años, regresó a Cuba el pasado 14 de abril tras ser excarcelado y puesto en un proceso expedito de deportación. Está incluido en la lista de depredadores sexuales del estado de la Florida y cumplió en prisión el 85 por ciento de su sanción por conducta lasciva contra un menor.

Sobre su ausencia de varios años de las galerías cubanas, la emisora local Radio Ciudad Bandera y el diario provincial Girón se limitaron a reproducir el mismo texto con idéntica referencia: “Luego de un tiempo alejado de estos espacios, Bejarano vuelve para privilegio de los cardenenses que podrán adentrarse en la realidad gráfica de uno de los grandes de la plástica contemporánea en Cuba”.

Regreso de bajo perfil

En la página personal del artista en Facebook se publicó una foto sin precisar fecha, con un enlace informando sobre la exposición.

Bejarano, reconocido como una de las figuras más talentosas de la pintura contemporánea cubana, fue arrestado en un apartamento del área de Brickell el 28 de marzo del 2011, luego de que el niño confesara a sus padres que el artista le mostró los genitales y lo tocó  durante una fiesta familiar en Hialeah.

En noviembre del 2012, la policía de Hialeah divulgó la grabación del interrogatorio inicial, donde Bejarano admitió su conducta lasciva con el menor y se la atribuyó al abuso de alcohol.

La prensa cubana nunca divulgó su regreso a la isla y ahora tampoco aludió a las causas de su ausencia, a pesar de que numerosas figuras del ámbito artístico se manifestaron a favor de su liberación y aseguraron incluso a que su caso había sido manipulado por la familia y la prensa de Miami.

Bejarano y su esposa, la también artista plástica Aziyadé Ruiz, habían viajado a Estados Unidos para participar en la feria ArteAméricas, celebrada en Miami Beach entre el 25 y el 28 de marzo del 2011, cuando se produjo el incidente que motivo la detención y procesamiento delictivo del pintor.

Estando en prisión en Miami, el pintor logró presentar sus obras creadas en cautiverio en una muestra colateral de la XI Bienal Internacional de La Habana, en mayo del 2012. La exhibición En brazos de la  Amada, compuesta por unas 30 piezas de Bejarano y su esposa, fue inagurada en el vestibulo del Hotel Sevilla, en La Habana Vieja, aunque sin la presencia de funcionarios del sector cultural.