hit counter

Dirigente de la Juventud Comunista se convierte en exitoso vendedor de puercos

Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

Osvaldo Cárdenas Fernández, de dirigente comunista a negociante comunista.

Osvaldo Cárdenas Fernández, de dirigente comunista a negociante comunista.

Por Raúl Hernández Ortega*

La historia de un líder de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) transformado en exitoso criador de puercos en Ciego de Avila resulta una señal inocultable de los nuevos tiempos que se viven en la isla.

El periódico Granma se ha lanzado a contar la célebre historia de Osvaldo Cárdenas Fernández, ex primer secretario de la UJC en el municipio de Florencia, Ciego de Ávila, devenido rutilante empresario. El dirigente comunista descubrió que a los cerdos les gusta el palmiche y a los cubanos la carne de puerco. Y entonces, de todo lo aprendido en su formación marxista leninista, parece que optó por el capital, pues ahora se dedica a ganar dinero por montones.

Ahora es un porcicultor de lustre y alto rendimiento.

El órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba cuenta que Osvaldo usa gorra, pulóver y anda en motocicleta, lo que lo convierte en un campesino con apariencia más moderna. No nos explican la manera en que adquirió este medio de transporte, pero es comprensible que, acostumbrado a estar motorizado desde su época de dirigente, ahora aproveche el dinero del negocio de los puercos para no tener que contarse en la mayoritaria relación de los cubanos de a pie.

Multiplicación de los huevos y la leche

Dicen que Osvaldo es tan buena gente, que hasta comparte con dos o tres vecinos la carne ovino caprino, los huevos y la leche que también es capaz de producir. No sabemos la extensión de sus tierras, pero se hace mención a 400 palmas, por lo que quizá disponga hasta de una caballería. Tampoco se especifica quién sembró las palmas, pero está duro de pensar que haya sido  él mismo.

Oportunamente, en su finca también se cultiva la moringa.

Este emprendedor campesino de nuevo tipo pudo salir a comprar todos los puercos flacos del vecindario. Estaba seguro que los podría hacer engordar. No se sabe por qué motivo a sus coterráneos no les aumentaban de peso. Las relaciones, los contactos y las influencias del ex primer secretario de la UJC en Florencia, parece que hicieron posible el milagro de la ceba.

Este señor vende mas de 100 toneladas de carne de cerdo al año. Una tonelada equivale a dos mil 200 libras, aproximadamente. Por tanto estamos hablando de unas 220 mil libras al año, que a un módico precio de 10 pesos cubanos por libra, genera ingresos que ascienden a dos millones 200 mil pesos. Y estos cálculos parten de la mitad del precio al que se vende este producto en Ciego de Ávila, donde no se puede conseguir una libra de carne de puerco a menos de 20 pesos la libra.

La lección del guajiro Osvaldo parece indicar que ya en Cuba se puede ser comunista y millonario, o que ahora hay que ser primero comunista para convertirse en millonario.  Así que fuimos unos tontos los que pensamos que el hombre nuevo no estaría interesado en la riqueza material y el dinero.

Guajiro de ley

Después de reiterados fracasos agrícolas por más de cinco décadas, el gobierno cubano decidió entregar las tierras que antaño había expropiado. Abandonadas por mucho tiempo y llenas de marabú, son concedidas ahora en usufructo gratuito por 10 años a personas como Osvaldo Cárdenas Fernández, para que se enriquezcan a costa de las necesidades del pueblo.

Para producir tanta carne, este hombre tiene que emplear a un grupo de personas, pero es el señor, el dueño, el inversor capitalista, el magnate. Ahora practica la explotación del hombre por el hombre para echarse dinero en el bolsillo. Se apropia indiscriminadamente de la plusvalía y por si todo esto fuera poco, la propaganda oficial lo presenta como ejemplo de eficiente productor y buena gente.

Guajiro de ley” es el título del artículo, que pondera las virtudes de Osvaldo y el éxito de su empresa. No sabemos a qué ley se refieren, si a la de oferta y demanda, reiteradamente vilipendiada por más de medio siglo; o a la ley del más fuerte, instaurada también desde hace más de 50 años.

Lo cierto es que Osvaldo Cárdenas Fernández fue primer secretario de la UJC en Florencia y después no optó por irse a enseñar a un aula o a trabajar como obrero en una granja estatal. Decidió irse a ganar dinero para vivir mejor, algo que siempre fue pecado en una isla que pretendió erigir el socialismo del futuro.

* Escritor cubano recién llegado a Miami. Es autor de numersos títulos de poesía,  narrativa y ensayo. Entre sus libros recientes figuran La casa en un morral. Voces de los niños de la Guerra Civil Española (2011) y  Aves con rimas (2012).

Start learning on Udemy today!