hit counter

Perestroika en la UJC: Jóvenes comunistas podrán viajar al extranjero

Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

Yuniasky Crespo, presidenta de la UJC, premia a jóvenes militantes

Yuniasky Crespo, presidenta de la UJC, premia a jóvenes militantes

Por Daniel Benitez

La Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) de Cuba está tratando de ponerse a tono con los latidos de la calle y asegurarse la sobrevida.

En un paso aperturista para evitar mayores deserciones dentro de sus filas, la organización acaba de modificar sus Estatutos y Reglamentos Generales durante el I Pleno de su Comité Nacional, celebrado la pasada semana en La Habana. La modificación incluye un apartado que autoriza la permanencia de sus integrantes fuera del país hasta por dos años sin causar baja.

La “novedosa transformación” solo será aplicable cuando el interesado tramite el interés de su viaje por motivos personales, previa información y coordinación con sus organizaciones de base y municipales, según trascendió en la prensa oficial.

De manera que, en un caso hipotético, un joven comunista podrá viajar por asuntos familiares a ver a su madre o su hijo a Estados Unidos, regularizar su estatus por la Ley de Ajuste Cubano y regresar al país dos años después sin perder la militancia.

Obligada a ceder

Obligada por las circunstancias que vive el país, la UJC está inmersa en un profundo proceso de análisis y trasformaciones. La organización agrupa a más de 600 mil jóvenes y funciona como cantera del Partido Comunista. Sus dirigentes son los llamados a relevar la actual nomenclatura gubernamental.

Para la elaboración de su nuevo manual de trabajo, la dirigencia de la UJC “escuchó” 12 mil planteamientos, de ellos 4,728 propuestas, 1,311 adiciones, 3,237 modificaciones, 32 supresiones y 148 dudas o preocupaciones, las cuales se discutieron en el Pleno, fiscalizado por el segundo secretario del  Partido Comunista y vicepresidente primero del Consejo de Estado, José Ramón Machado Ventura.

Como parte de los cambios más significativos se encuentra la posibilidad de mantenerse como miembro de la organización aunque no se esté vinculado al trabajo o al estudio, un llamativo paso para atraer jóvenes que han abandonado los estudios o centros laborales, y que antes implicaba la salida automática de las filas.

Yuniasky Crespo Baquero, designada desde septiembre como primera secretaria de la UJC, aseguró que 2013 será un año de renovación “destinados todos a aligerar y dinamizar nuestras estructuras, a hacer más eficiente y racional el trabajo”.

La UJC está concebida actualmente con un extenso aparato de funcionarios y esferas, desde el nivel nacional hasta el municipal y de base, que hacen de la misma un burocrático ensamblaje no acorde con los nuevos cambios que impulsa el gobierno Raúl Castro.

Combate ideológico de nuevo tipo

Crespo precisó “que las modificaciones al Reglamento suman a la parte normativa -sobre cómo crecer, reunirse, cotizar, sancionar- lo formativo, nuevos capítulos en función del combate ideológico, el enfrentamiento y solución de los problemas y esa misión suprema de contribuir a la formación comunista de las nuevas generaciones”.

Un “combate ideológico” que tiene como principal objetivo la apatía de los jóvenes cubanos ante todo lo que signifique movilización y discurso políticos, y promesas de futuro que nunca llegan.

Un anteproyecto de Reglamento será sometido a consulta de la militancia en los primeros meses de 2013.

Desde su fundación la UJC ha tenido 10 Secretarios Generales, de los cuales cinco -Luis Orlando Domínguez, Carlos Lage, Roberto Robaina, Victoria Velázquez y Otto Rivero- terminaron sus carreras politicas acusados de corrupción o conspiración.

Aunque no se ha informado puntualmente, el Partido Comunista -con 800 mil miembros- está también ajustando sus reglamentos y ya se les ha informado de modo verbal a sus miembros que no habrá que pedir un permiso especial para salir del país.

Es decir, Cuba cuenta ahora con 1.4 millones de ciudadanos más como potenciales viajeros, favorecidos por la reforma migratoria. Los que regresen tendrán por lo menos algo nuevo que contar en sus núcleos y tal vez asistamos a la extraordinaria paradoja de ver a los militantes comunistas convertidos en diligentes agentes de cambio desde dentro de sus bastiones ideológicos.

Tal vez y la perostroika criolla esté ya cocinándose al centro de la UJC.

Start learning on Udemy today!