Ecuador: De cómo los cubanos se convirtieron en excluibles

Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

Familiares de los cubanos deportados piden explicaciones a las autoridades en el aeropuerto de Quito, el pasado lunes 21 de enero.

Familiares de los cubanos deportados piden explicaciones a las autoridades en el aeropuerto de Quito, el pasado lunes 21 de enero.

Por Ramón Mir

QUITO.- El caso de los 25 cubanos (26 según un comunicado del Ministerio del Interior de Ecuador) que fueron devueltos esta semana a Cuba por las autoridades migratorias del Aeropuerto Mariscal Sucre de Quito, ha motivado muchos comentarios de rechazo, especialmente entre la comunidad cubana asentada en el país y en el extranjero.

Sin embargo, los medios de comunicación de la isla no han publicado pronunciamiento alguno y tampoco ha existido una declaración de la Embajada de Cuba, que estaba en la obligación de representar a esos infortunados viajeros.

En Ecuador, el canal Ecuavisa publicó con prontitud un elocuente reportaje sobre el hecho, que fue informado también en otras televisoras, periódicos y emisoras de radio. No obstante, la población apenas se ha pronunciado y mucho menos ha mostrado solidaridad con los afectados.

Si bien el gobierno de Ecuador había anunciado que a partir del 21 de enero los cubanos que ingresaran al país como viajeros lo harían sin necesidad de visa, pero presentando como documento imprescindible una carta de invitación, lo cierto es que la disposición fue emitida en tiempo récord en detrimento de todos aquellos que ya habían sacado sus pasajes para volar al país andino.

Desentendimiento oficial

Tampoco puede excluirse la falta de esa declaración en los medios de comunicación cubanos, acentuada por el poco acceso a internet de la población de la isla, que casi vive a expensas de lo que publican los exiguos canales oficiales. También resulta lamentable la falta de diligencia de las autoridades migratorias cubanas, que debieron alertar a los viajeros de ese inconveniente e incluso, más allá, hasta a los empleados de la aerolínea TAME que podían haber estado instruidos de tal disposición.

De manera que el grupo de personas finalmente repatriadas viajó hacia Quito bajo el “amparo” de la nueva política migratoria de Cuba y de la “facilidad” que otorga el oobierno ecuatoriano al eximir de visas a quienes viajen en calidad de turistas.

Realmente el hecho de que Cuba haya eliminado los permisos de salida y las cartas de invitación no obliga a los países que reciben a los viajeros cubanos a quedarse inmóviles y pasar por alto medidas que consideren conveniente para frenar el conocido flujo de posibles inmigrantes.

Cabe recordar que Ecuador tiene sus propias experiencias sobre el fenómeno migratorio desde la isla y, sin dudas, el requisito de la carta de invitación es una manera de blindarse contra una potencial avalancha de cubanos.

La casa abierta

En el 2008, Ecuador eliminó las visas de entrada al país, lo que estimuló el éxodo de miles de cubanos que vieron una posibilidad de salir al extranjero, muchos de ellos con la esperanza no infundada de proseguir viaje hacia Estados Unidos, un puente de tránsito ilegal =caro y peligroso- que hoy se mantiene.

Según cifras oficiales, ya en 2010 la población cubana en Ecuador se había multiplicado vertiginosamente al subir de 4,713 a 35,625, una cantidad más que suficiente para hacerse perceptible en un país de idiosincrasia distinta, especialmente en una ciudad como Quito. La diferencia es altamente notable entre la capital y Guayaquil y otras ciudades costeras más afines a la idiosincrasia caribeña.

A partir de ese momento, el concepto que se tenía de los cubanos en Ecuador dio un cambio drástico. La manera de hablar y de dirigirse a las personas, la forma de vestir, el tono de las conversaciones en público, el tipo de música que escuchaban, en algunos casos hasta la poca disposición hacia el trabajo alimentada por el deseo de hacer dinero “fácil”, chocó con las costumbres e ideales de la población local.

Aparecieron entonces carteles discriminatorios con leyendas insultantes que recordaban las de Miami en los primeros años de la década de los sesenta: “Se arrienda departamento, NO cubanos” y “Fuera cubanos de Ecuador”.

Mafias y aprovechadores

Paralelamente, una mafia ecuatoriana se fue alimentando de las necesidades y aspiraciones de los cubanos y se multiplicaron los casos de falsificación de documentos. La nacionalidad ecuatoriana tuvo su explosión en las 200 actas de naturalización que las autoridades declararon como nulas al comprobarse su naturaleza fraudulenta, aunque existe la certeza de que esa cifra era mucho mayor y otros casos de fraude quedaron en la impunidad.

Eran también los días en que ciudadanos ecuatorianos de las clases más bajas hacían filas desde la madrugada en la Embajada de Cuba y vendían los turnos a quienes necesitaban hacer trámites en esa sede diplomática. A este panorama de transacciones turbias se suman decenas de cubanos que brindaron sus servicios a patronos inescrupulosos, quienes no dudaban en explotar esa mano de obra que por su condición de irregular aceptaba ínfimos salarios.

Aunque la actitud de algunos cubanos no era la mejor, resulta evidente que cientos de ecuatorianos lucraron de sus necesidades y sueños, entre los que se pueden contar abogados privados y hasta funcionarios estatales que exigían altas sumas para regularizarles su estancia en el país. Se sabe que una carta de invitación expedida por un ecuatoriano o un residente cubano llegó a cotizarse en la exorbitante suma de $3,000 dólares.

Todas esas irregularidades calaron en la opinión pública, que aún hoy no ha superado ese “trauma”, y explican la indiferencia que ante la suerte de los cubanos repatriados mantiene ahora una gran parte de la población ecuatoriana.

Xenofobia de gabinete

El comunicado emitido por el Ministerio del Interior de Ecuador tras el incidente del Aeropuerto de Quito puntualiza, por ejemplo, el escándalo que protagonizaron los cubanos y la forma descompuesta en la que se negaban a acatar lo dispuesto por las autoridades migratorias, hecho que también mostraron prolijamente los noticieros de la televisión nacional, que indirecta o directamente contribuyeron a alimentar la indudable xenofobia de una parte de la población local.

Pero también es justo reconocer que Ecuador no tiene que convertirse en apéndice de las leyes migratorias cubanas por el hecho de que cientos de estudiantes ecuatorianos estudien con becas en Cuba y otros cientos de ciudadanos se atiendan en clínicas de salud cubanas.

El requisito de la carta de invitación, potestativo del Estado ecuatoriano, tiene sus bemoles. Nadie puede negar que el negocio lucrativo continuará pues, al restringirse a una carta de invitación a un ciudadano ecuatoriano o residente cubano anualmente, el precio de la misma podría dispararse en el “mercado negro”. A la vez, resulta cuestionable que un residente cubano sólo pueda invitar a una persona por año, poniéndolo a elegir, por ejemplo, entre la madre o el padre, nunca los dos, o un  hijo (y el que tiene dos o más y desea reunir a su familia, aunque sea de vacaciones, ¿a qué se atiene?).

La situación es compleja y el incidente del este 21 de enero puede sonar a escarmiento para quienes pensaban que ahora salir de Cuba es solamente sacar un pasaje de avión, tener dólares en el bolsillo y decir “aquí estoy”.

Notas relacionadas:

Repatriados 26 cubanos que viajaron a Ecuador sin carta de invitación

Ecuador les exigirá carta de invitación a los cubanos

Start learning on Udemy today!