hit counter

Fidel Castro rompe el silencio y habla de la muerte de su amigo Hugo Chávez

Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

Hugo Chávez y Fidel Castro durante una visita a la casa natal del Che Guevara en Rosario, Argentina, en julio del 2006.

Hugo Chávez y Fidel Castro durante una visita a la casa natal del Che Guevara en Rosario, Argentina, en julio del 2006.

Por Redacción CaféFuerte

Casi una semana después de la muerte de Hugo Chávez, Fidel Castro salió a la palestra para hablar del que definió como el mejor amigo del pueblo cubano a lo largo de su historia.

“El 5 de marzo, en horas de la tarde, falleció el mejor amigo que tuvo el pueblo cubano a lo largo de su historia. Una llamada por vía satelital comunicó la amarga noticia. El significado de la frase empleada era inconfundible. Aunque conocíamos el estado crítico de su salud, la noticia nos golpeó con fuerza”, escribió Castro en un artículo que aparece este lunes en la primera página del diario Granma y que reproducen los medios oficiales de la isla.

El silencio de Castro había sido objeto de especulaciones sobre su estado de salud e impacto emocional del fallecimiento de Chávez. El anciano líder cubano siguió paso a paso la enfermedad del presidente venezolano e incluso fue él quien le comunicó el primer diagnóstico de cáncer en junio del 2011 en La Habana.

“Nos cabe el honor de haber compartido con el líder bolivariano los mismos ideales de justicia social y de apoyo a los explotados. Los pobres son los pobres en cualquier parte del mundo”, expresó Castro.

Firmado el domingo

El artículo aparece firmado el domingo 11 de marzo a las 12:35 a.m.

Castro hace un recorrido de las relaciones históricas entre Venezuela y Cuba, menciona a los próceres independentistas Simón bolívar y José Martí, y recuerda su primera visita a Caracas tras el triunfo de la revolución que encabezó en 1959.

“El 23 de enero de 1959, 22 días después del triunfo revolucionario en Cuba, visité Venezuela para agradecer a su pueblo, y al gobierno que asumió el poder tras la dictadura de Pérez Jiménez, el envío de 150 fusiles a fines de 1958″, rememoró el ex gobernante cubano, que reproduce en el artículo parte del discurso pronunciado hace 54 años en tierras venezolanas.

En aquella ocasión, Castro evocó la unidad y el respaldo mutuo entre las dos naciones “si es que queremos salvar la revolución de Cuba, la revolución de Venezuela y la revolución de todos los países de nuestro continente”.

“¡Eso dije aquel día y hoy, 54 años después, lo ratifico!”, enfatiza el texto.

El descanso que añoraban

Castro evocó además sus charlas con Chávez y las veces que bromeaban sobre lo que harían cuando terminaran la “tarea revolucionaria”.

“Recordaba las veces que bromeó conmigo diciendo que cuando ambos concluyéramos nuestra tarea revolucionaria, me invitaría a pasear por el río Arauca en territorio venezolano, que le hacía recordar el descanso que nunca tuvo”, aseveró.

Sin embargo, el artículo evita referirse a las decisiones gubernamentales sobre la momificación de su cadáver para su exhibición en el Museo de la Revolución, en una colina cercana a Miraflores.

Castro concluye afirmando que ni siquiera Chávez sospechaba cuán grande era.

La delegación cubana a las exequias de Chávez fue presidida por el gobernante Raúl Castro, acompañado por el canciller Bruno Rodríguez Parrilla. Raúl Castro retornó el sábado vía Santiago de Cuba y manifestó a su llegada que está seguro de que los nuevos dirigentes venezolanos van a tener éxito en la conducción del país suramericano.

Reproducimos íntegramente el artículo de Fidel Castro:

PERDIMOS NUESTRO MEJOR AMIGO

El 5 de marzo, en horas de la tarde, falleció el mejor amigo que tuvo el pueblo cubano a lo largo de su historia. Una llamada por vía satelital comunicó la amarga noticia. El significado de la frase empleada era inconfundible. Aunque conocíamos el estado crítico de su salud, la noticia nos golpeó con fuerza. Recordaba las veces que bromeó conmigo diciendo que cuando ambos concluyéramos nuestra tarea revolucionaria, me invitaría a pasear por el río Arauca en territorio venezolano, que le hacía recordar el descanso que nunca tuvo.

Nos cabe el honor de haber compartido con el líder bolivariano los mismos ideales de justicia social y de apoyo a los explotados. Los pobres son los pobres en cualquier parte del mundo.

“Déme Venezuela en qué servirla: ella tiene en mí un hijo.”, proclamó el Héroe Nacional y Apóstol de nuestra independencia, José Martí, un viajero que sin limpiarse el polvo del camino, preguntó donde estaba la estatua de Bolívar.

Martí conoció el monstruo porque vivió en sus entrañas. ¿Es posible ignorar las profundas palabras que vertió en carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado víspera de su caída en combate?: “…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber —puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo— de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso. En silencio ha tenido que ser, y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas…”.

Habían transcurrido entonces 66 años desde que el Libertador Simón Bolívar escribió: “…los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la Libertad”.

El 23 de enero de 1959, 22 días después del triunfo revolucionario en Cuba, visité Venezuela para agradecer a su pueblo, y al gobierno que asumió el poder tras la dictadura de Pérez Jiménez, el envío de 150 fusiles a fines de 1958. Dije entonces:

“…Venezuela es la patria de El Libertador, donde se concibió la idea de la unión de los pueblos de América. Luego, Venezuela debe ser el país líder de la unión de los pueblos de América; los cubanos respaldamos a nuestros hermanos de Venezuela.

“He hablado de estas ideas no porque me mueva ninguna ambición de tipo personal, ni siquiera ambición de gloria, porque, al fin y al cabo, la ambición de gloria no deja de ser una vanidad, y como dijo Martí: ‘Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz.’”

“Así que, por tanto, al venir a hablarle así al pueblo de Venezuela, lo hago pensando honradamente y hondamente, que si queremos salvar a la América, si queremos salvar la libertad de cada una de nuestras sociedades, que, al fin y al cabo, son parte de una gran sociedad, que es la sociedad de Latinoamérica; si es que queremos salvar la revolución de Cuba, la revolución de Venezuela y la revolución de todos los países de nuestro continente, tenemos que acercarnos y tenemos que respaldarnos sólidamente, porque solos y divididos fracasamos.”

¡Eso dije aquel día y hoy, 54 años después, lo ratifico!

Debo solo incluir en aquella lista a los demás pueblos del mundo que durante más de medio siglo han sido víctimas de la explotación y el saqueo. Esa fue la lucha de Hugo Chávez.

Ni siquiera él mismo sospechaba cuán grande era.

¡Hasta la victoria siempre, inolvidable amigo!

Fidel Castro Ruz
Marzo 11 de 2013
12 y 35 a.m.