hit counter

Clinton: “No haremos concesiones a Cuba para que libere a Alan Gross”

Pinterest
  • Add to favorites
  • Email
  • Print

Hillary Clinton ante una audiencia en el Congreso.

Hillary Clinton ante una audiencia en el Congreso.

Por Redacción CaféFuerte

La Secretaria de Estado Hillary Clinton dijo este miércoles que Wahington no hará ninguna concesión a Cuba para negociar la liberación del contratista estadounidense Alan Gross, condenado a 15 años de prisión en la isla.

“No hemos hecho ofertas, no hemos ofrecido concesiones y no tenemos la intención de hacerlo”, aseveró Clinton en una audiencia ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

La funcionaria calificó de “deplorable” y “violatorio de los derechos humanos” el encarcelamiento de Gross, y agregó que Estados Unidos plantea el tema del contratista en cada reunión diplomática que sostiene.

“Gross merece volver a su hogar”, consideró Clinton.

Portazo al canje

Las declaraciones de la funcionaria se producen días después de la más reciente gestión de políticos estadounidenses ante el gobernante Raúl Castro solicitando la libertad de Gross y dan  un portazo a la alternativa de canje sugerida por las autoridades cubanas.

Cuba ha reiterado voluntad de propiciar la liberación del contratista por razones humanitarias, a cambio de que Washington libere a los cinco agentes condenados a largas penas en el 2001 por actos de espionaje en Estados Unidos.

La pasada semana Castro recibió en La Habana a los senadores Patrick Leahy, demócrata por el estado de Vermont, y Richard Shelby, republicano por Alabama, y durante el encuentro de dos horas los legisladores le pidieron que les permitiera regresar con Gross en el avión de regreso a EEUU.

La respuesta de Castro fue negativa. Leahy declaró luego que “queda un largo camino por recorrer” para conseguir la excarcelación de Gross.

Horas antes de la reunión con Castro, realizada el 23 de febrero, Leahy había visitado a Gross en la cárcel del Hospital Militar “Carlos J. Finlay”, donde se encuentra confinado el contratista.

Pero la más importante revelación del encuentro fue, según Leahy, que en la conversación Castro admitió que Gross “no era un espía”.

No a Cuba en la Cumbre

En la audiencia del miércoles en el Congreso, Clinton calificó valoró como “pasos positivos” la liberación de presos políticos y los cambios en materia económica que ha emprendido el régimen castrista, pero tuvo palabras duras respecto a la posible participación de Cuba en la venidera Cumbre de las Américas, que se realizará el próximo mes en Cartagena, Colombia.

“No veo absolutamente ninguna base ni ninguna intención de invitar a Cuba a la Cumbre”, dijo Clinton ante una pregunta de la congresista cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen, presidenta del Comité de Relaciones Exteriores.

Ros-Lehtinen se cuestionó si Estados Unidos rechazaría asistir a Cartagena si se impone la iniciativa de los gobiernos miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) para que  una representación de Cuba esté presente en la Cumbre. 

“No creo que haya ninguna intención de invitar a Cuba”, insistió Clinton, argumentando que el régimen cubano  “no encaja en la definición de los países democráticos” .

Colombia se ha mostrado dispuesta a buscar un consenso entre los países del hemisferio sobre la decisión de invitar a Cuba, que el pasado 15 de febrero manifestó su voluntad de asistir al cónclave si es invitada.

La administración de Barack Obama sustenta su oposición en la asistencia de Cuba en la declaración de la Cumbre de las Américas de Quebec, en 2001, que establece parámetros democráticos para los líderes invitados a estos foros continentales.

Rivera contraataca

Interrogada por el representante cubanoamericano David Rivera, partidario de una política de sanciones contra La Habana, Clinton defendió la política de la Casa Blanca, dirigida a facilitar viajes familiares, remesas y contactos pueblo a pueblo con la isla

“Durante los últimos tres años hemos visto cambios considerables en la política económica cubana, lo que vemos como una tendencia muy positiva”, dijo la Secretaria de Estado. “No diré que nuestra política fue causa directa, pero coincidieron [con los cambios implementados por Raúl Castro] y muy frecuentemente en regímenes opresivos como el de Cuba, las libertades económicas preceden a las libertades políticas”.

Rivera cuestionó la legitimidad de las reformas económicas en Cuba y le preguntó si la política de Obama había dejado algún avance en el terreno político.

Clinton mencionó como un hecho alentador que gran número de presos políticos han sido liberados durante los últimos tres años, aunque reconoció que “no es evidencia final de nada”.

Rivera la interrumpió nuevamente respecto a la mención a “presos liberados” que el calificó de desterrados a cambio de su excarcelación.

 ”Algunas veces los presos políticos son liberados y expulsados”, respondió Clinton. “Ojalá estuvieran en Cuba para seguir agitando y educando sobre libertad y democracia, pero sus voces aún son escuchadas, especialmente en el nuevo escenario de comunicaciones en el que participan  blogueros y otras figuras independientes”.

La audiencia congresional de este miércoles estuvo dedicada a examinar el presupuesto de operaciones internacionales del Departamento de Estado para 2013.

Nota relacionada:

Raúl Castro recibe a senadores estadounidenses que visitan Cuba