Gobierno cubano impulsa construcción de ciudades militares

CM01-display

Edificios construidos en la Ciudad Militar de 100 y Aldabó, en La Habana. Foto: Daniel Palacios.

Por Daniel Palacios

LA HABANA.- El gobierno cubano tiene en marcha un ambicioso proyecto constructivo, a cargo del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), para edificar miles de viviendas en áreas urbanas especialmente destinadas a oficiales y trabajadores del sector militar.

La construcción de las Ciudades Militares (CM), como se conocen estas obras, comenzó hace dos años en tres capitales del país, La Habana, Santa Clara (Villa Clara) y Santiago de Cuba, y hasta el momento se han terminado unos 1,500 apartamentos, según confirmaron a CaféFuerte fuentes vinculadas a los planes de urbanización.

Al parecer, existen además proyectos constructivos de esta envergadura en Pinar del Río, Ciego de Ávila, Camagüey  Holguín y Guantánamo.

En el caso de la CM de La Habana, se encuentra ubicada en la conocida intersección de las avenidas 100 y Aldabó, en el municipio Boyeros, justo frente al más grande centro de procesamiento penal e investigaciones criminales del país.

El conglomerado militar capitalino cuenta hasta el momento con 30 edificios ya habitados, cada uno con una decena de apartamentos, lo que constituye apenas la mitad de los 50 planificados, según reveló de una fuente allegada al grupo de contratistas de la obra,

Con técnica avanzada

“Este es uno de los planes constructivos más grandes en las últimas dos décadas en las FAR”, comentó la fuente bajo condición de anonimato. “Hemos hecho varios edificios y complejos de ellos en diferentes ciudades de Cuba, pero nunca tantos como ahora. Se pretende solucionar al menos las necesidades básicas de hogar a los oficiales y trabajadores civiles”.

CM02-displayEn el pasado, las FAR construyeron edificios de microbrigadas y complejos habitacionales para sus oficiales y trabajadores civiles en todo el país, pero sin el concepto y la planificación de las actuales CM.

Agregó que en los nuevos proyectos se está utilizando una técnica de avanzada que consiste en armar la edificación con paneles de acero y rejillas de alambrón,  revestidos de hormigón, procedimiento que aumenta la consistencia y la dinámica constructiva, lo que permite avanzar a pasos agigantados.

Los apartamentos son de dos o tres habitaciones y tienen incorporados sistemas de calentamiento de agua por mediación de paneles solares, que asegura la climatización hidráulica.

“Actualmente estamos trabajando en el acondicionamiento de las calles interiores de comunicación entre los bloques, así como la terminación de otros tres edificios que se encuentran a punto de entrega”, informó la fuente.

Los edificios de la CM habanera se encuentran en los predios de una antigua unidad militar dedicada a las labores de abastecimiento y logística, que fue desactivada como parte de la “reestructuración” que comenzó también las FAR, con el fin de optimizar su gestión. El terreno cuenta con alrededor de 1,5 kilómetros cuadrados y colinda con el  Hospital Nacional Ënrique Cabrera”.

De acuerdo con el entrevistado, aún no se tiene planificado habilitar alguno de esos bloques para la población civil no vinculada laboralmente con las Fuerzas Armadas.

La ciudadela de Santiago

Mientras en La Habana los transeúntes se quedan boquiabiertos con la rapidez y el crecimiento del proyecto habitacional, en Santiago de Cuba, la segunda urbe en importancia del país, se lleva a cabo un plan similar para habilitar 60 edificios con similares características.

Hasta el momento se conoce que en está activa y avanzando la construcción de 30 complejos en el reparto 30 de Noviembre, y un número equivalente en el Abel Santamaría, ambos barrios ubicados en las afueras de la capital santiaguera. Se trabaja para solucionar prioritariamente el dilema habitacional de oficiales y trabajadores civiles de las FAR afectados por el huracán Sandy, que causó desastres en la zona oriental en octubre del 2012.

“La velocidad con que se están construyendo es impresionante”, comentó a Café Fuerte, Rubersys Urgellés, residente en las inmediaciones del complejo ubicado en Abel Santamaría.

Urgellés relató que hasta ahora nunca vio nada igual en cuanto a ritmo constructivo.

“Ellos no se demoran ni mes y medio en levantar un edificio y el ritmo es frenético, pues las jornadas son bien largas… Eso me da algo de indignación, porque aquí en Santiago hay cientos de familias que lo perdieron todo y que llevan más de un año en un albergue. Yo vi entregarle uno de los apartamentos a un  suboficial que recientemente se graduó y que vivía junto a sus padres en una buena casa”, aseguró.

En cuanto al proyecto de CM en Santa Clara, se conoce que se trabaja en unos 50 edificios, aunque fue imposible visitar el lugar.

Entre  unos y otros

Las reacciones de los pobladores al conocer los planes de las CM van desde la sorpresa hasta la indignación.

“Resulta ofensivo ver tantos problemas de vivienda en el pueblo y que los militares hagan semejante alarde de poder en nuestras propias narices. Es como si nos dijeran que no somos nada si no nos unimos a sus filas”, comentó Rodolfo Hurtado, un jubilado de 69 años.

Yordan Calama, con grados de mayor de las FAR especializado en el área de Logística, es beneficiario de uno de los apartamentos de la CM del reparto 30 de Noviembre, en Santiago de Cuba. Asegura que cada uno de los oficiales que reciben estos inmuebles se lo han ganado a base de trabajo arduo.

“Nada ha sido regalado. Hemos tenido que sacrificarnos mucho día y noche en el cumplimiento de nuestras misiones y ser muy conscientes de nuestra lealtad a la dirección de la Revolución, por eso cada uno de los que han recibido esas casas nos las merecemos”, aseveró el oficial.

Sin embargo, han sido varias las quejas sobre la equidad y el derroche de estos bienes. Una residente de la barriada de Alta Habana contó que conoce de una familia de militares que cada uno de ellos recibió un apartamento en la CM de 100 y Aldabó.

“En un solo núcleo familiar son cinco las casas que dieron, porque todos son oficiales de las FAR, eso es injusto e inadmisible. No se puede estar impasible mientras nos restriegan en la cara esas cosas”, dijo airada la fuente, que pidió no ser identificada.

Necesidades, albergues, derrumbes

Según cifras publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), existen alrededor de 20 mil familias residiendo en locales temporales (albergues), así como unas 10 mil reubicadas en hogares de familiares.

Numerosos albergados acumulan hasta 15 años en esta situación en espera de una solución gubernamental, mientras que la construcción de casas para los damnificados y albergados continúa a ritmo aletargado.

La infraestructura habitacional cubana se encuentra entre las más deterioradas del continente, con un 40 por ciento en estado regular o malo. De cada 10 edificios cubanos, 8.5 necesitan reparación.

En días recientes, las intensas lluvias provocaron en La Habana 227 derrumbes- 26 de ellos considerados totales- y obligaron a evacuar a 2,240 personas, Dos personas fallecieron a consecuencia de un desplome ocurrido en la barriada de Centro Habana, la más vulnerable por el estado de sus edificaciones.

El déficit de viviendas en el país supera las 700,000, pero el país construye solo a ritmo de unas 32 mil anuales.

El proyecto de las CM se suma a otros planes constructivos de menor magnitud ejecutados por las  Fuerzas Armadas, y coexiste paralelamente con las construcciones que emprende el Ministerio del Interior (MININT) para sus oficiales y trabajadores civiles a lo largo del país.