Cuba endurece reglas y recorta beneficios a médicos en Brasil

Copia del nuevo contrato para los médicos cubanos enviados a Brasil.

Por José Alberto Gutiérrez

El gobierno cubano ha redoblado las precauciones jurídicas y de control sobre los galenos que envía a la misión Más Médicos en Brasil, elaborando un contrato de trabajo más estricto para los que se incorporan a la nueva etapa del programa sanitario en el país suramericano.

Además de introducir más restricciones u “obligaciones del profesional de la salud cubano”, el nuevo contrato laboral -al que tuvo acceso CaféFuerte- también recorta las ventajas financieras que el programa ofrece a los médicos participantes.

Una de las medidas que resalta en el contrato elaborado por la Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos S.A. (CSMC S.A.) es la prohibición expresa de que los colaboradores cubanos se presenten a pruebas de revalidación del título de medicina en Brasil, un examen que les abre la puerta para ejercer la profesión fuera del marco de la misión. De acuerdo con las nuevas reglas, presentarse a este tipo de exámenes es motivo de expulsión inmediata del programa, así como lo es la ausencia al puesto de trabajo por más de 48 horas, según especifica la cláusula 3.4 del acápite “Otros Pactos”.

Embarazadas regresarán a Cuba

A pesar del compromiso brasileño de costear los gastos de atención médica, hospitalaria y odontológica de los colaboradores cubanos en ese país, el contrato estipula que, en casos de embarazos durante el periodo de la misión, las profesionales cubanas deben regresar a la isla al cumplir 22 semanas de gestación, bajo el argumento de “recibir la atención médica establecida en el país”.

Médicos cubanos embarcan en un avión militar para ser trasladados a las regiones donde ejercerán. Foto: Ministerio de Salud

Cabe recordar que ante la ley brasileña los hijos de extranjeros nacidos en ese territorio -independientemente de su condición migratoria- nacen brasileños y abren automáticamente el camino a los padres para la residencia y posterior naturalización.

Con relación a las visitas familiares, además de la obligación de comunicar a la jefatura de la misión “la intención de recibir a hijos, padres o cónyuges”, el nuevo contrato impone límites a estos contactos por “un periodo de hasta tres meses”, pasados los cuales el familiar debe regresar a Cuba. No obstante, todos los costos de la visita (pasajes, estadía, seguro de salud, etc) deben correr por los galenos cubanos, según reza el documento.

Asimismo, “en caso de fallecimiento del familiar, el profesional de salud cubano queda obligado a correr con los gastos de repatriación del cadáver”, puntualiza el acuerdo legal.

No habrá renovaciones

El documento también precisa que el período de la misión es de hasta tres años, con lo cual veda para los cubanos la posibilidad de renovación por un plazo de tres años más, conforme autoriza el estatuto del Más Médicos. Una norma impuesta con la intención implícita de disminuir las probabilidades de creación de lazos familiares con brasileños.

La renovación era una reivindicación de muchos galenos cubanos que constituyeron familia en Brasil, así como de las autoridades municipales de salud de ese país, que preferían mantener a un profesional adaptado a la idiosincrasia y costumbres locales, conocedor de la comunidad donde trabaja y con dominio del idioma portugués.

Otro factor de divergencia entre las partes cubana y brasileña fue el número creciente de galenos cubanos que, tras recibir la orden de regreso a la isla, interpusieron demandas en los tribunales con ánimo de permanecer en el Más Médicos de forma independiente. Actualmente tramitan en corte al menos 190 demandas de este tipo.

Algunas de esas demandas han conseguido salir airosas, como el caso de la doctora Yolexis Jaramillo, quien logró una fallo favorable del juez de la 20ª Corte Federal de Brasilia para que el Ministerio de Salud la reintegrase a su puesto de trabajo en el Programa, y le abonase a su cuenta integralmente los 11,520 reales ($3,600 dólares) asignados por Brasil a cada profesional, en lugar de los 2,976 reales ($930 dólares) que el gobierno cubano paga, después de retener 72% del salario.

Todo esto provocó un impasse en las negociaciones para la reposición de los galenos que culminaban misión. Como consecuencia, durante algunos meses Cuba suspendió el envió de médicos a Brasil, creando un déficit de profesionales en el programa. En junio de 2017, después de ser atendidas todas las exigencias cubanas, el contingente médico en Brasil comenzó a recibir nuevos colaboradores, que viajaron regidos por el nuevo contrato.

Cuba aumenta su tajada

Según lo anunciado por el Ministro de Salud de Brasil, Ricardo Barroso, el sueldo a los participantes del programa de sanidad Más Médicos –extranjeros y brasileños- tuvo un incremento de 9% desde enero del 2017, pasando de $3,300 a $3,600 dólares. Sin embargo, el gobierno cubano no repuso ni un solo centavo a los médicos, apoderándose integralmente del aumento.

La apropiación de este beneficio, concedido por Brasil para compensar la inflación durante los tres primeros años del programa y la devaluación del Real ante el Dólar, pudo ser comprobado por el reportaje, que comparó un contrato del 2014 -antes del aumento- y el actual, donde el “estipendio“ se mantuvo inalterado.

Por otro lado, a pesar de que entre sus obligaciones contractuales la CSMC S.A. mantiene la cláusula que estipula “pagar la ayuda de costo de instalación que corresponda, el día previo a la llegada al lugar de destino (del profesional)”, en la reciente versión del contrato no se especifica la cantidad a ser pagada por este concepto, dejando a criterio de la estatal cubana cuánto asigna para los adquisición de todos los bienes que necesitan los médicos a su llegada. Desde 2013, Brasil repasa entre $6,000 y $9,300 dólares para la instalación de cada profesional – en dependencia de la zona de la misión-, de los cuales Cuba se embolsa más del 60% del monto.

Menos dinero de acomodación

El modelo anterior de contrato estipulaba pagar a los médicos $2,500 dólares para la acomodación, un valor que, según relato de un galeno en la misión desde 2014, les pagaron a plazos, meses después de su arribo al municipio de trabajo. De acuerdo con la misma fuente, a otros colegas que llegaron hace un año a la misma localidad les asignaron la mitad de ese valor.

En Brasil las casas suelen alquilarse completamente vacías, sin electrodomésticos, nevera, cocina y muebles. Las alcaldías contribuyen con el pago integral o parcial de los alquileres de los médicos que atienden en sus municipios, pero es común que los galenos cubanos compartan casas.

Siguiendo la línea de los recortes, el contrato actual elimina depósitos antes previstos como “un monto determinado para la contratación de servicio de internet que corresponda para la labor del profesional”, así como “asumir el gasto para la compra de la tarjeta de débito” y un depósito para “el pago del registro anual en el Consejo Regional de Medicina”.

Reclamos por vacaciones

Las vacaciones remuneradas es otro de los beneficios afectados desde el segundo semestre de 2016, según aseveran varios galenos entrevistados. De acuerdo con las normas del Programa Más Médicos, todos los participantes tienen derecho a 30 días de vacaciones remuneradas, después de 11 meses trabajados. El contrato de la Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos S.A. reproduce esta norma, aunque en la práctica sólo remunera el descanso durante los dos primeros años de la misión.

Conforme a relatos de los galenos, al concluir el mes 11 del tercer año de la misión, sólo ha sido depositado lo relativo a ese último mes trabajado, mientras que el pago correspondiente al mes 12, por concepto de descanso, nunca fue pagado, a pesar de innumerables reclamaciones. Vale destacar que los profesionales cubanos de la salud tienen obligatoriamente que “disfrutar en Cuba” sus 30 días de vacaciones.

Además de todos los recortes de recursos a los médicos, el contrato es enfático en prohibir actividades económicas fuera de la misión.

Finalmente, el contrato incorpora intentos de blindarse de cualquier amparo que los médicos busquen en las leyes laborales brasileñas.

“El profesional de la salud cubano mantiene su relación laboral con la CSMC S.A. sin quedar sujeto a relación laboral alguna con la institución donde presta servicio”, especifica el acuerdo legal, desvinculándolos de cualquier entidad de Brasil, sea el Ministerio de Salud, alcaldías municipales o centros de salud y hospitales, en un intento por aislarlos legalmente del contexto donde ejercen.

Más Médicos es un programa lanzado en 2013 por el gobierno de Dilma Rousseff, para suplir la carencia de médicos en los municipios del interior, zonas indígenas y en las periferias de las grandes ciudades de Brasil. De los 18,240 médicos que participan, 8,600 son cubanos (47,1%). El resto son brasileños y extranjeros de otras nacionalidades, cuyos gobiernos no ejercen la tutela de sus labores profesionales.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *