Altos precios de equipos impiden despegue de televisión digital en Cuba

Por Daniel Benítez

La era de la televisión digital en Cuba está muy lejos todavía de vencer a la analógica a causa de los prohibitivos precios de los equipos receptores que necesitan la población para tener acceso al nuevo tipo de señal.

Desde el 2013 solo se han vendido en todo el país 197 mil televisores híbridos, con precio superior a los $300 dólares.

En un país donde el salario promedio no supera los $30 dólares, no es difícil encontrarse que las tiendas recaudadoras de divisas o “shoppings” comercialicen un televisor de 32 pulgadas marca ATEC, con tecnología LED, a un precio de $520 dólares, mientras las cajitas decodificadoras, que tienen la función de convertir la señal digital DTMB-6 MHz en señal analógica NTSC-M, pueden adquirirse a unos $50 dólares.

El tema fue discutido recientemente por diputados de la Asamblea Nacional, donde se ofrecieron las cifras. Jorge Mazorra pidió rebajar el precio de las cajitas decodificadoras porque “la mayoría de los trabajadores cubanos no puede acceder a ellas”.

Caja decodificadora, a un prdcio de 50 CUC.

A pesar de su excesivo costo, en cuatro años se han comercializado más de un millón 279 mil de estos aparatos y se asegura que más de siete millones de habitantes tienen cobertura de televisión digital en toda la isla, gracias a 104 transmisores, 96 de definición estándar y ocho de ellos en alta definición, según cifras del Ministerio de Comunicaciones.

En Cuba existen cerca de tres millones 750 mil viviendas particulares, lo cual significa que aproximadamente en poco más del 35 por ciento de los hogares existe un receptor capaz de transformar la señal analógica en digital.

Al cierre de 2016, para una población de 11.2 millones, salieron de fábricas locales 62 mil 300 televisores a colores, de acuerdo con datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información.

En Cuba comenzaron a fabricarse estas cajitas hace cuatro años. Un reportaje del diario Juventud Rebelde en 2014 alertaba a los cubanos que si querían ver televisión digital tenían que comprar obligatoriamente el equipo de manufactura nacional, porque “ninguna caja decodificadora comprada fuera de Cuba -de ningún país del mundo, incluido China- funciona dentro de nuestro país. Solamente se pueden utilizar las vendidas aquí”.

Durante el reciente período de sesiones del Parlamento cubano, los diputados fueron informados que más de medio millón de cubanos tienen cuentas de internet pagadas por entidades estatales, aunque la rectora de la Universidad de Oriente, Marta del Carmen Mesa, se quejó de que muchos “delegados del Poder Popular, incluso diputados, no tienen teléfonos celulares, ni acceso a internet, por lo que nunca han podido acceder a la página web de la Asamblea Nacional”.

El Ministro de las Comunicaciones en Cuba, Maimir Mesa Ramos, explicó que actualmente más de 600 personas contrataron un servicio que se llama Nauta Hogar que provee de servicios de internet a los clientes a precios que varían entre 15 y 70 CUC por velocidades entre 256 kilobytes por segundo y 2 megabytes por segundo.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *