Crisis de maestros: Carreras pedagógicas eximidas de pruebas de ingreso

Un aula de enseñanza primaria en Matanzas. Foto: Periódico Girón.

Por Daniel Benítez

La entrega de carreras pedagógicas en Cuba se disparó en el curso escolar 2016-2017 al otorgarse un total de 29,190 plazas, un exorbitante crecimiento del 92 por ciento con relación al período anterior.

El aumento de unas 27,000 carreras pedagógicas en el actual curso fue motivado principalmente por el hecho de que los estudiantes beneficiados fueron exonerados de hacer los exámenes de ingreso a la universidad, un requisito vigente para todas las demás especialidades.

El 52 por ciento del ingreso total fue destinado al curso por encuentros, según un reciente reportaje del diario Juventud Rebelde.

El cambio provocó una estampida de estudiantes graduados de preuniversitario, que optaron por cualquiera de las 23 opciones dentro del ámbito de la profesión de maestros, una de las más devaluadas dentro del mercado laboral cubano.

Medidor de calidad

Las pruebas de ingreso a la Educación Superior ha sido históricamente un medidor cuantitativo de calidad para determinar los conocimientos y la preparación con la que salen los alumnos de las aulas de preuniversitario.

Desde hace varios años se institucionalizaron tres materias obligatorias: Matemática, Español e Historia. Ahora los futuros profesores se ven libres de examinarlas y aprobarlas antes de escoger su futuro, y tienen la posibilidad de realizarlas cuando terminen el primer año universitario.

Esa excepción para quienes se inclinan por la pedagogía intenta atraer a los jóvenes hacia una carrera que a pesar de los incrementos salariales recientes y su importante rol social, se ha visto críticamente afectada por el éxodo de profesionales hacia puestos en otras esferas mejor remuneradas como la gastronomía o el trabajo por cuenta propia, además de la jubilación de aquellos con mayor experiencia.

Formación a marcha forzada

El reciente período lectivo concluyó en la isla con una cobertura docente ligeramente superior al 94 por ciento para atender a 1,700 000 estudiantes en 10 mil 600 centros escolares.

Las provincias con las situaciones más críticas son La Habana, Matanzas, Camagüey, Artemisa y Mayabeque, que incluso necesitan profesionales de otros territorios para completar sus plantillas de profesores en los niveles primario y secundario.

Ante este panorama se agiliza la formación de alumnos que terminaron el noveno grado. En total 557 adolescentes de unos 15 años  recibieron de manera experimental cursos para impartir clases en la Enseñanza Técnica Profesional, según el reporte de Juventud Rebelde.

Desde el 2011 se han graduado 18 mil personas en Cuba como profesores de las escuelas pedagógicas. En el próximo septiembre se espera que dos nuevos centros de ese tipo abran sus puertas en La Habana y Guantánamo.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *