Matrimonio cubano será deportado tras negativa de asilo político en EEUU

Por Redacción CaféFuerte

Un matrimonio cubano que fue la primera víctima de la terminación de la política preferencial de “pies secos/pies mojados” tras llegar al aeropuerto internacional de Miami el pasado enero, será finalmente deportado a la isla.

En una decisión de 12 páginas, un juez de inmigración negó la petición de asilo de Aquilino Caraballo, de 67 años, quien tuvo una audiencia para exponer su caso el pasado 10 de marzo.

Su esposa, Georgina Hernández, de 64, tiene su audiencia aún pendiente, pero el abogado de inmigración Willy Allen, quien representa a la pareja, dijo que no solicitará suspenderla, pues los argumentos son los mismos para ambos y el precedente de la decisión judicial tiene un peso sustancial en su contra.

Factores en contra

“Creo que hubo varios factores en este caso, como el hecho de que ambos habían viajado fuera de Cuba y que visitaron  a su hija en Estados Unidos un mes antes de decidir retornar para quedarse, inclinaron la balanza en su contra”, explicó Allen.

Se espera que la deportación de Aquilino se produzca en los próximos días, sin coincidir con el momento en que el Departamento de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) decida retornar a la esposa.

La negativa judicial sienta un fuerte precedente para casos de solicitudes de asilo de cubanos tras el viraje decretado por Barack Obama en la política migratoria, mantenida por la administración de Donald Trump.

Un día después

Aquilino y Georgina, residentes en Batabanó, al sur de La Habana, llegaron al Aeropuerto Internacional de Miami con la intención de pedir asilo político y reunirse definitivamente con sus hijos el pasado 13 de enero, un día después de anunciarse la nueva política migratoria de Washington respecto a los cubanos.

Dos hijos del matrimonio residen desde hace años en Estados Unidos y son ciudadanos estadounidenses.

La pareja cumple ya más de 120 días detenidos. Georgina permanece en un centro de detención en Pompano Beach, y Aquilino, de 67, en el centro de Krome.

Ambos tenían visas de visita pero al arribar pidieron asilo político.  De inmediato fueron detenidos sin haberse percatado que la política de protección para inmigrantes cubanos había cambiado drásticamente 24 horas antes.

El matrimonio Caraballo-González vivía en Cuba de la agricultura gracias a un  pequeño terreno de su familia.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *