Desde Camagüey: Regalo y amenaza

El periodista Henry Coonstantín junto a us hijo Dante, en Camagüey.

El periodista independiente Henry Constantín, director de la revista La Hora de Cuba y vicepresidente regional de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), fue oficialmente acusado este viernes por “usurpación de capacidad legal” y si se consuma un proceso judicial en su contra podría ira la cárcel hasta por un año.

Constantín es una de las más prominentes figuras del periodismo cubano independiente, quien ha decidido ejercer la profesión en su natal Camagüey, sin marcharse de Cuba.

La visita de la policia a su casa coincidió con el cumpleaños de su hijo Dante, de 11 años,. Ahora Constantin estaría sometido a una medida cautelar que le impide abandonar la ciudad donde reside, lo que le impediría su asistencia a un evento profesional en Estados Unidos y a la reunión de medio año de la SIP en Antigua, Guatemala.

Constantín ha actualuizado su situación en las últimas horas a travésde mensajes en lasredes sociales.

“La Inseguridad del Estado me acusa por tercera vez en menos de 30 días, ahora por ‘hacer entrevistas en la vía pública sin ser periodista registrado y publicarlas tergiversadas en la revista La Hora de Cuba’. Prohibido salir de la ciudad, me dicen, mientras deciden el juicio”, escribió el periodista.

Agregó que igual suerte corre la periodista independiente Sol García Basulto.

“Pero no hay lío, aquí me tienen, y por mucho que me detengan a mí, no van a detener la Cuba del mañana que se les viene encima”, agregó.

En solidaridad con el amigo Constantín, CafeFuerte reproduce el breve, pero emotivo texto con que el periodista describió su agridulce jornada de este viernes,

REGALO Y AMENAZA

Por Henry Constantín

Hoy cumple 11 años Dante, mi hijo, mi sonrisa, mi inocencia, mi esperanza, el mayor reto y regalo que hasta ahora he recibido.

Hoy también, al mediodía, una patrulla cargada de policías dejó en mi casa el recado de que tenía que presentarme en la Tercera Unidad, donde ya antes he sido detenido.

Un rato después amigos me comentan que, esta semana, al menos dos colaboradores de la revista La Hora de Cuba han sido presionados por gente de la Seguridad del Estado, para que me acusen de delitos económicos, de que no se les paga su trabajo, y cosas por el estilo que NADA tienen que ver con mis principios, mi conducta y la del equipo de La Hora de Cuba. Ésos dos, gente buena, se han negado.

Hay una acusación sucia contra mí, porque no se atreven a ir directo. Iré a la policía, en vez de pasar el cumpleaños de Dante con él. Pero he tenido tiempo de darle un beso y un abrazo y tomarme una foto, y enseñarle durante todos estos años a ser estudioso, honesto, justo, noble, y valiente. Y que en Cuba ser así es un problema, y por eso hay que cambiarla.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *