5 errores que no deben cometer los cubanos tratando de entrar a EEUU

Por Ivette Leyva Martínez

Tras la derogación de la política de “pies secos/pies mojados” y la imposición de órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump sobre inmigración, los cubanos con intención de ingresar y radicarse en Estados Unidos han visto reducir drásticamente sus posibilidades.

A la vez, muchos cubanos con residencia permanente o en proceso de obtenerla sienten temor de salir del país en medio de las restricciones migratorias vigentes.

Desde la entrada en vigor de los acuerdos migratorios del 12 de enero, 426 cubanos han sido arrestados cuando intentaban ingresar de manera irregular al territorio estadounidense, 279 de ellos en la estación migratoria de Laredo y 101 en el aeropuerto de Miami.

El Servicio Guardacostas ha capturado en ese período 14 personas que serán retornadas a Cuba si no logran demostrar que califican para acogerse al asilo político.

Cubanos detenidos

Actualmente hay 172 inmigrantes cubanos retenidos en centros de detención a la espera de una decisión de las autoridades sobre su devolución a la isla o la aceptación de su procesamiento de asilo ante un juez de inmigración, de acuerdo con cifras del Departamento de Inmigración y Control de Fronteras (ICE).

Para los cubanos inmigrantes queda en pie la posibilidad de solicitar asilo o acogerse a la aún vigente Ley de Ajuste Cubano tras hacer una entrada legal y permanecer en territorio estadounidense al cabo de un año.

Pero esas posibilidades pueden echarse a perder si dan un paso en falso.

Estos son las cinco recomendaciones de los expertos de inmigración para los cubanos que llegan a EEUU con la intención de quedarse o los residentes permanentes que viajan a Cuba:

1. Si llega con una visa, no pida asilo ni diga que quiere acogerse a la Ley de Ajuste Cubano. Lo que antes era un trámite regular para obtener parole, ahora podría decretar su expulsión expedita. No mencione en ningún momento que quiere refugiarse o desearía radicarse en Estados Unidos. A su entrada, el oficial de inmigración tendrá potestad para entrevistarlo y preguntarle cuáles son los motivos de su viaje. Usted viene en visita familiar o para cumplir una actividad cultural o profesional, y cumplirá las regulaciones de su visa. Cualquier otra declaración o comentario puede complicar su entrada.

2. Nunca decir que ha trabajado en viajes anteriores. Error fatal que a veces salta en un comentario aparentemente intrascendente ante el oficial de inmigración. Si se le pregunta cómo se costea el viaje o qué actividades realizó durante su estancia anterior, jamás sugiera que realizó algún tipo de trabajo, ya sea cuidando a una persona de edad avanzada o ayudando en un negocio a un familiar, a no ser que su visa tenga una cláusula para poder realizar presentaciones artísticas o culturales en el país. Usted ha venido a Estados Unidos a visitar familiares o participar en un evento. No ha hecho ninguna labor anterior ni va a hacerla. Limítese a contentar con la menor cantidad de palabras lo que se le pregunta y no hable demasiado.

3. Declarar que tiene temor de regresar a Cuba. Si usted tiene una visa para entrada legal a Estados Unidos, la declaración de miedo de regresar a Cuba lo pone en una situación de solicitante de asilo y sería detenido. Las peticiones de asilo, que están refrendadas por las leyes de Estados Unidos, es un recurso si usted está tratando de entrar de manera irregular a través de un punto fronterizo y requiere el acceso a un oficial de inmigración para exponerle su caso de “temor creíble a retornar a su país de origen”.  El otorgamiento de un parole para permanecer en libertad mientras se ventila su caso ante un juez de inmigración será en casos excepcionales, como sucedió con Aylin Cruz, quien está embarazada y recibió un parole el pasado 10 de febrero.  Pero si tiene una visa, no haga ninguna declaración sobre sus posibles intenciones de solicitar asilo. Deje cualquier declaración para el proceso que pudiera abrir luego que reciba el visto bueno del oficial de inmigración y logre entrar al país.

4. No cambie su pasaporte europeo por el cubano. Si llega a un aeropuerto utilizando su pasaporte europeo, canadiense o de otro país incluido en la lista de 38 nacionalidades que no requieren visado para viajar a Estados Unidos (Visa Waiver Program) y solo tienen que cumplir los requisitos de ESTA (Electronic System for Travel Authorization) mediante una planilla en internet, no cometa el error de tratar de usar el documento cubano. El pasado año fiscal 2016 lo hicieron con éxito 10,992 personas apelando a la Ley de Ajuste Cubano (CAA), pero en este momento no tiene ningún beneficio. Todo lo contrario: se convierte en deportable de inmediato. Entre como ciudadano extranjero con el beneficio del programa de exención de visado y si tiene la decisión de permanecer en EEUU, tendrá el recurso de acogerse a la CAA al cabo de un año. Aunque los acuerdos migratorios indicaron que incluso los que violen los requisitos de estancia podrían ser expulsados, su caso está aún protegido por una ley vigente y no tendrá problemas si no comente ninguna violación o delito antes de buscar su ajuste de estatus migratorio.

5. Si es residente permanente, no viaje si tiene asuntos pendientes con la ley. Las versiones que han circulado por estos días han extendido la incertidumbre a viajar a Cuba entre los residentes permanentes, pero en realidad se trata de temores infundados con información errónea. Ningún residente legal ha tenido problemas a su regreso a Estados Unidos con sus documento en regla. Quienes sí enfrentarán problemas son los residentes legales que viajen a Cuba o a cualquier otro país y sean convictos de delitos o tengan casos pendientes con la justicia. A su llegada aparecerá su historial en la computadora del oficial de inmigración, será detenido y tendrá que defender su caso en una corte para obtener un perdón. Otra situación de riesgo es para los residentes que han permanecido fuera de Estados Unidos por un año y retornan con la residencia vencida. Esas personas corren el peligro de que se les sugiera firmar el formulario I-407 para el renunciar voluntariamente a su estatus de residente legal. No debe firmarlo ni declarar otra cosa que el NO, y tiene el derecho a restaurar su estatus ante las autoridades de inmigración.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *