Proponen retomar guardia obrera para fortalecer los “valores patrióticos”

CTC01

Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la CTC.

Por Daniel Benítez

La guardia obrera es para muchos en Cuba parte de los recuerdos de una época cargada de consignas que evocaban a la Unión Soviética, discursos kilométricos y donde movilizaciones a los cortes de caña, domingos voluntarios y de la defensa marcaban el devenir de la nación.

Pero este anacrónico factor dentro de la vida del trabajador cubano podría estar de vuelta. como antídoto para luchar contra el robo y las ilegalidades, y “la fórmula ideal para crear conciencia y fortalecer el sentimiento de pertenencia y los valores éticos y patrióticos”.

Un reciente artículo del diario Trabajadores cuestionó que los empleados no estuvieran a cargo del cuidado y vigilancia de sus empresas, tarea delegada en los últimos años en cuerpos especializados en estas misiones y que lejos de incrementar la protección pareciera abrir las puertas al delito.

Ni infalibles, ni incorruptibles

El artículo del órgano de la Central de Trabajadores de Cuba  lamenta que el “cuidado de los bienes y recursos quedó entonces en manos de agentes que no forman parte activa del colectivo laboral, quienes aunque es cierto cuentan con una preparación profesional al respecto, no resultan en todo los casos infalibles ni incorruptibles”.

La realidad, sin embargo, está muy alejada de esos presupuestos combativos de antaño. Hoy son pocas las entidades que mantienen programadas rondas de vigilancia entre su colectivo, primero, por lo impopular que las mismas resultan y, en segundo lugar, porque los empresas han destinado recursos para contratar agencias de protección.

Pero el autor del artículo insinúa que esas agencias de protección en ocasiones resultan inefectivas por su baja calidad.

El reporte reconoce que en ocasiones muchos empleados fungían como centinelas durante horas en sitios donde ni siquiera contaban con las condiciones mínimas requeridas,  o incluso sin nadie que se preocupara por él o le hiciera una llamada telefónica.

Prevenir el delito

Aunque oficialmente no se han pronunciado desde las altas esferas para implantar de nuevo este sistema de control,  la posibilidad que retorne la guardia obrera pudiera ser una iniciativa viable en tiempos en que el gobierno trata de reforzar las exhaustas esturas de control y reafirmación ideológica en los colectivos laborales.

El artículo recuerda que en el En el XX Congreso de la CTC, en febrero del 2014, fueron aprobados dos objetivos sobre ese tema, en los cuales se ratificaba el centro de trabajo como “escenario principal de nuestra actuación para la prevención y el enfrentamiento al delito, la corrupción, las ilegalidades, las drogas y las indisciplinas sociales”.

Uno de los acuerdos del citado congreso sindical fue “favorecer la organización y realización efectiva de la guardia obrera en los centros de trabajo, como un complemento de los sistemas de seguridad y protección física, y actualizar su reglamento”.

El periodista dice que tiene noticias de que en muchos centros de trabajo “se realizan análisis sobre el tema” con el fin de adoptar medidas que beneficien el cuidado y control de los bienes y recursos y disminuyan los gastos de las entidades.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *