Conteo regresivo: Lo que Cuba quiere que Obama decida antes de abandonar la Casa Blanca

obama-displayPor Redacción CaféFuerte

A 60 días de abandonar la Casa Blanca, el presidente Barack Obama deja a su sucesor la más aperturistas de las estrategias políticas hacia Cuba que se haya producido en cinco décadas de régimen comunista.

Cinco paquete de medidas flexibilizadoras del embargo y los vículos intergubernamentales, el reestablecimiento de relaciones diplomáticas, la salida de Cuba de la lista de países patricinadores del terrorismo y una histórica abstención en Naciones Unidas sobre una política vigente de embargo, son las piezas claves del nuevo escenario que Obama deja como legado respecto a la isla.

No obstante, en Cuba su política ha sido vista con recelo por el oficialismo, que tiene un largo magosterio de batallar desde la confrontación, pero que se desvanece ante las opciones de diálogo, negociación y acercamiento. Este viernes en la Mesa Redonda, uno de los atrincherados especialistas del antimperialismo cubano lo llamó “el presidente americano más peligroso que ha tenido que enfrentar Cuba”.

Perorata oficial

En medio de una intensa campaña de reafirmación de valores patrióticos y compulsión de los jóvenes, el régimen cubano ejercitó en plazas universitarias y centros estudiantiles una gigantesca perorata contra el embargo y las prerrogativas que tiene el presidente Obama para flexibilizarlo aún más de lo que ha hecho hasta ahora. La propia jefa de las negociaciones con EEUU en el MINREX, Josefina Vidal, se vio por esos días respondiendo preguntas en plena Colina Universitaria ante una muchachada universitaria que insistía en precisar, como cartilla de nuevo cuño, cuáles eran las “prerrogativas” que tenía el presidente estadounidense para operar antes de su salida de la Oficina Oval.

La sopresiva victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales ha traído una oleada de incertidumbre a los jerarcas del poder en Cuba y a la propia población del país ante un discurso que insinúa un viraje, si no radical, al menos en la disposición y el continuismo que hubiera cristalizado con una nueva administración demócrata.

En las últimas semanas, Vidal, los funcionarios del MINREX y otros voceros gubernamentales han reiterado que Obama tiene aún “múltiples prerrogativas” para flexibilizar el embargo contra Cuba antes de dejar el poder. Pero en realidad el tiempo se ha expirado y si no asistimos a una sorpresa de última hora, con el sello Ben Rhodes y la bendición de un editorial de The New York Times, no habrá más medidas ni anuncios antes del 20 de enero.

Prontuario de peticiones

Estos son las medidas que Cuba sugiere que Obama tome en los días de conteo regresivo.  Algunas, de hecho, están ya decretadas como parte de otros paquetes de apertura bancaria y financiera, aunque el gobierno de La Habana insiste en que no se han podido aplicar en la realidad. El grueso de la relación de propuestas apareció en el diario Granma días atrás y se trata de un prontuario que significaría un levantamiento tácito del embargo, ya ha prácticamente desdentado.

De todas formas, este listado parece va a quedar sobre la mesa para el presidente Trump.

1- Permitir a Cuba la apertura de oficinas de información sobre viajes en Estados Unidos..

2- Autorizar las exportaciones de productos estadounidenses a Cuba para sectores fundamentales de la economía cubana como minería, turismo, biotecnología y producción petrolera.

3- Autorizar importaciones de productos cubanos hacia Estados Unidos, no solo los elaborados por el sector no estatal, como estipula una de las regulaciones comerciales recientes.

4-Permitir la importación en Estados Unidos de cual­quier mercancía fabricada o derivada de productos producidos o manufacturados en Cuba por empresas estatales (níquel, azúcar, tabaco, ron). Hasta el momento solo están permitidos los productos biofarmacéuticos.

5- Permitir la exportación a Cuba de insumos y equipos médicos que puedan utilizarse en la producción de productos biotecnológicos cubanos.

6- Facilitar la colaboración en el desarrollo, comercialización y suministro de medicamentos y productos biomédicos de origen cubano, incluyendo las inversiones directas de compañías de Estados Unidos y empresas mixtas.

7- Permitir las ventas de materias primas que Cuba necesita para producir medicamentos.

8- Autorizar a compañías estadounidenses comercializar tratamientos médicos cubanos en Estados Unidos.

9- Autorizar a ciudadanos y residentes de Estados Unidos recibir tratamientos médicos en Cuba y pagar por ellos.

10- Permitir a entidades cubanas abrir cuentas en bancos de Estados Unidos.

11- Advertir a las instituciones financieras internacionales y los representantes de Estados Unidos que no bloqueen el otorgamiento de créditos u otras facilidades financieras a Cuba.

12- Autorizar a individuos y compañías estadounidenses a realizar inversiones en Cuba, más allá de las aprobadas para el sector de las telecomunicaciones.

13- Autorizar a las subsidiarias estadounidenses a realizar negocios con Cuba que no estén relacionados con la importación y exportación de bienes a Cuba.

14- Permitir a compa­ñías estadounidenses realizar todas las transacciones y exportaciones relacionadas con la exploración y extracción petrolera en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Cuba.

15-Autorizar a compañías estadounidenses a realizar transacciones y exportaciones para la prevención de derrames de petróleo en la ZEE de Cuba o en aguas territoriales cubanas.

16- Autorizar a compañías extranjeras a que utilicen plataformas de petróleo de aguas profundas para la exploración y extracción, con más de un 25 % de componentes estadounidenses..

17- Autorizar a las plataformas de exploración extranjeras a que participen en la búsqueda de petróleo en la ZEE de Cuba y a utilizar productos de tecnología estadounidense.

18- Eliminar la lista de Nacionales Espe­cialmente Designados, clasificación que se aplica a empresas cubanas o a empresas extranjeras con in­te­reses en Cuba, que una vez que reciben este calificativo, se les aplican todas las regulaciones del embargo y se ven imposibilitadas de realizar transacciones comerciales y financieras con Estados Unidos. o con entidades extranjeras en terceros países que estén vinculadas a Estados Unidos.

19- Anular la orden ejecutiva de “pies secos/puies mojados”, establecida tras los acuerdos migratorios de 1995.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *