Cuba alerta sobre “tendencias negativas” en funcionamiento de paladares

losamigos01-display

Los Amigos, popular paladar de la zona del Vedado.

Por Redacción CaféFuerte

Las autoridades cubanas alertaron sobre las “tendencias negativas” detectadas en el funcionamiento de los restaurantes privados en La Habana, las llamadas paladares, lo que obligó a la suspensión de nuevas licencias para estos servicios.

Las advertencias oficiales van desde las adquisiciones ilícitas de inmuebles, el trasiego de mercancías y el empleo indebido de fuerza laboral, hasta los peligros de expendio de drogas, proxenetismo y prostitución en los lugares.

“No es la intención del gobierno cerrar estos negocios, al contrario queremos que sean exitosos, pero no podemos permitir la indisciplina”, dijo Isabel Hamze Ruiz, vicepresidenta en fun­ciones del Consejo de Administración Provincial (CAP), en declaraciones al diario Granma.

Ordenamiento necesario

La información oficial sobre la congelación de licencias para restaurantes de cuentapropistas cubanos sale a la luz después de que en días recientes se difundieran reportes de agencias internacionales de prensa dando a conocer la noticia.

Aunque el proceso de congelación de licencias se concentra en La Habana, reportes obtenidos por CaféFuerte apuntan a que en restaurantes privados del interior del país han comenzado ya controles similares e incluso algunas han sido cerradas.

Las cifras oficiales señalan que hay actualmente unas 500 paladares en La Habana. Unos 150 mil trabajadores por cuenta propia están registrados en la capital en unas 201 categorías establecidas, entre las que figura el expendio de alimentos.

Según Hamze Ruiz, la medida forma parte de un “ordenamiento necesario”  que comenzó desde el pasado septiembre,  cuando se decidió la suspensión temporal la concesión de nuevas licencias con vistas a organizar el funcionamiento de estos servicios.

Mercancías ilícitas y receptación

Agregó que como parte de este proceso comenzó un diálogo con todos los titulares de las licencias en los 15 municipio capitalinos para alertarlos sobre algunas “tendencias negativas que se venían detectando en esos servicios” y luego proceder a un control de lo que ocurre al interior de estos locales.

En las reuniones, que se extendieron hasta los primeros días de octubre, participaron funcionarios de los gobiernos locales, la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), y las direcciones de Trabajo y Seguridad Social.

De acuerdo con la funcionaria, el diálogo permitió alertar sobre “la adquisición de mercancías ilícitas, el contrabando y el delito de receptación”, en los cuales incurren en ocasiones los dueños de  algunos de estos negocios, escudándose en la no existencia de un mercado mayorista.

Insistió en que la creación de un mercado mayorista continúa en la voluntad del país, pero concretarlo “ha sido muy difícil”, pero dijo que eso no exime de responsabilidad a quienes cometen delitos.

Sobre drogas y prostitución

Señaló que además los dueños de paladares fueron advertidos sobre la necesidad de impedir que sus establecimientos no se convirtieran en blanco para el expendio de drogas, el proxenetismo y la prostitución.

” Los incumplimientos de las regulaciones urbanísticas, los trámites fraudulentos en la compraventa de viviendas, el ruido y la importación de mercancías con fines comerciales, que no está aprobada por la Aduana General de la República, fueron también asuntos discutidos en esas reuniones”, añadió la información.

La funcionaria del CAP agregó que el problema de la contratación de la fuerza de trabajo fue otro de los puntos discutidos en las reuniones, dada la existencia de personas que emplean a otras que no tienen licencia para ejercer el trabajo por cuenta propia.

Otra de las violaciones encontradas en los negocios es la carencia de contratos laborales, según lo dispuesto en la  Ley 116 del Código de Trabajo, a la cual están sujetos todos los empleadores estatales y privados.

Hamze Ruiz dijo que las autoridades habaneras también mencionaron que hay restaurantes que han derivado en clubes y discotecas, funciones para las cuales no les fue otorgada la licencia,

Un asunto crucial es la hora de cierre de los establecimientos, que quedó establecida a las 3 a.m., y la contratación de artistas que animan los lugares, y quienes deben ser contratarse a través de la agencia a que pertenecen y no de forma personal.

Evasión fiscal de propietarios

Asimismo insistieron en que algunos propietarios de restaurante han incurrido en incumplimientos de sus obligaciones tributarias y en el  delito de evasión fiscal, además de demoras en el abono de las cuotas y la subdeclaración.

A las reuniones fueron convocados 135 dueños de paladares, y asistieron 129. Luego que concluyó el proceso de diálogo con los titulares, comenzó la etapa de control mediante la imposición de multas.

De 32 negocios inspeccionados desde el 11 de octubre a la fecha, solo uno ha sido propuesto para su cierre por violación del alcanxe de la licencia otorgada.

Los controles están a cargo de entidades como la Dirección Integral de Supervisión y la dirección de Trabajo y Seguridad Social en La Habana.

Hamzen Ruiz admitió que los controles se han hecho de manera masiva, aunque dijo que firman parte de “actividades de rutina”, y aseguró que se ha procedido de forma discreta,  sin interrumpir los servicios.

“Apreciamos los servicios que prestan nuestros trabajadores por cuenta propia… Queremos preservarlos, que sean exitosos, pero todo ello con orden”, insistió la funcionaria.

 

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *