La Guayaba de Cartón: Elián en fuga por el ciberespacio

Elian01

Elián González en la Universidad de Matanzas. Foto: ACN

Por Wilfredo Cancio Isla

Era previsible pero ya está oficialmente confirmado: la información de que “Elián González abandonó el país” es falsa.

La Agencia Cubana de Noticias (ACN) se encargó del tácito desmentido a los “rumores” que el miércoles echó a rodar el sitio Cibercuba y publicó una entrevista con Elián González, indicando que el joven se encuentra actualmente completando su tesis de Ingeniería Industrial en la Universidad de Matanzas.

Horas después la Mesa Redonda, que es una suerte de editorial televisivo del Consejo de Estado, divulgó unas imágenes de archivo de Fidel Castro junto a Elián, durante un programa dedicado a la impronta del ex gobernante en la educación cubana. A buen entendedor, con pocas imágenes basta.

El incidente de la “fuga de Elián” sirve para ilustrar una vez más el estado de deterioro del periodismo sobre temas cubanos y la dañina influencia que presuntas fuentes de credibilidad hacen de las redes sociales, convirtiéndose en amplificadores de una mentira sin siquiera ejercer el mínimo ejercicio de la consulta y la investigación periodística.

Rumores son rumores

Publicar una información con el título de “Se rumora en Cuba que Elián González abandonó el país“, es ya una definición del antiprofesionalismo asumido como estandarte para obtener audiencia. En periodismo los rumores no se reportan y, por ende, no pueden dar título a una información al menos atendible.

La carrera por audiencias y ratings ha creado una desesperación en ciertos sitios y espacios informativos, catapultados por los reciclajes de las redes sociales. A la vez, se ha creado una desfachatez del empirismo informativo que comporta asumir como algo sin importancia la difusión de falsedades y datos erróneos.

La internet, los blogs y redes sociales ha traído una enorme beneficio a la dinamización de la información pública. Pero al mismo tiempo han creado una ilusión de veracidad que desdibuja la legítima información periodística en un mar de variedades (y vanidades) donde navegan, en igualdad de condiciones, chismes, rumores, difamaciones y asuntos de andar por casa.

En una etapa que comienza a ser lejana, los profesionales de la información nos agobiábamos por la inexactitud de un dato y la fe de erratas no se hacía esperar. Pero hoy, como ha sucedido con el fiasco en torno a Elián, los que lanzaron la “noticia” pueden asumir, sin rubor, que “nos hicimos eco de un rumor que circulaba desde hace varias semanas en Cuba”. Y nada, se pasa la página hasta la próxima escalada informativa.

Reciclar y copiar

A pesar de que los informadores cuentan hoy con mayores recursos a su alcance para rastrear y comprobar información, la ausencia de rigor profesional ha terminado por borrar las fronteras entre lo verosímil y lo verificable.

En lugar de crear contenido, se reciclan. Se producen apropiaciones de textos y videos sin atribuir su procedencia. Se hace común citar una fuente anónima para cualquier banalidad, sin explicar siquiera las razones del anonimato ni avanzar la investigación para obtener una fuente calificada que sea capaz de identificarse. La carrera por la inmediatez ha terminado por enraizar la superficialidad y potenciar la ligereza con que se asume el error.

En el caso de la cobertura de Cuba, el incidente de Elián no es aislado. Forma parte de una amalgama de reportes infundados que, con cierta regularidad, vemos regurgitar en los medios, como ha sucedido en múltiples ocasiones con las “muertes de Fidel Castro”.

No estamos hablando de personas que están en libertad para difundir, a riesgo personal, contenidos disímiles en las redes sociales a manera de divertimento, provocación o placer, sino de informadores que han citado fuentes asegurando el “estado de coma”, con entubamiento, de Fidel Castro, e incluso han difundido notas sobre supuestas conferencias de prensa en el Consejo de Estado para “anunciar” la situación de salud del ex gobernante. Y andan por ahí, muy activos en las redes sociales, sin disculparse aún ni “disculpar” a sus fuentes de referencia.

El periodismo no puede improvisarse. Hay que asumirlo como una profesión de responsabilidad social y va siendo hora de salvarlo, antes de la próxima fuga de Elián.

Para leer la entrevista de Elián González presione aquí

MG Revista de Marketing

7 thoughts on “La Guayaba de Cartón: Elián en fuga por el ciberespacio”

  1. Como siempre, Wilfredo Cancio tan certero y claro en sus comentarios. Es cierto que se ven informaciones inexactas, o falsas, en muchos casos y, como bien dice, no se trata de usuarios que dan su opinion, sino de periodistas, los cuales deben escribir desde otra posicion, la posicion que le da su profesion para informar. Porque hay algo cierto. Uno esta leyendo todo el tiempo cosas en FB que son comicas, banales, sosas, pero eso uno lo hace para entretenerse y no se le presta mucho atencion. Pero cuando uno ve un trabajo de un periodista, ya uno lo lee y lo analiza con mas seriedad, porque se trata de un profesional de la informacion. Y si lo que informa no es cierto, o es un rumor, o es inexacto, eso es muy danino. Lo que quiero decir es que los periodistas que cometen ese error estan causando mucho dano a las personas que leemos todo, las banalidades para entretenernos o divertirnos un ratico y no tomarlas muy en serio, pero tambien los temas serios para informarnos. Yo, al menos, lo asumo asi. Un trabajo de un periodista lo leo con atencion y lo pienso. Yo siento mucho respeto por esa profesion, y por periodistas como Cancio.

  2. Demasiados “periodistas independientes” con sexto grado de escolaridad, de alguna forma hay que ganarse la vida, aunque las únicas víctimas sean la ortografía, la gramática y la verdad.

  3. Para q exista un periodismo mediocre y panfletero, tiene q existir un publico pendenciero.

    Elian Gonzalez es una de las mas preciadas joyas d la corona, Elian Gonzalez es el trofeo q Fidel Castro se auto regalò en su enfermiza guerra contra los EEUU y mas que nada, contra el exilio cubano.

    Elian Gonzalez tiene un dispositivo de seguridad personal q haeta al ir al baño, le chequean el papel que le autorizan a usar.

    Elian Gobzalez vive como un principe en Cuba, cuentan algunas fuentes serias d todo credito, q en una de sus casas allá por Varadero, suele bañarse en la “modesta” piscina del sitio en compañia de una familia de delfines q 3l Zar cubano le regalara en alguno de sus pasados cumple años.

    Y veamos, seamos realistas,…. mas allá de toda ideologia y de entusiasmos patrios, seamos serios y preguntémonos, alguno de nosotros, disfrutando de todos los privilegios y los lujos q disfruta ese joven, seria capaz de desertar? Serìa capaz de largarse de allì? No por supuesto! Cierto? Pues él tampoco!

    Cualquier noticia q en ese sentido se publique (a menos q antes Elian caiga en desgracia como tantos alli) no pasará de ser otro panfletazo mas de los miles de correveydile q por ahi andan sueltos!!

  4. Es cierto tal ves lo que usted dice pero se dijo como lo que era un rumor y eso no decía que fuese verdad y continuó creyendo en cibercuba como hasta ahora no por eso voy a pensar mal de ellos lo siento pero es mi opinión

  5. Empezo la batalla sin sentido,que es un rumor ….una expresion q carece de vericidad .Si se fue o se quedo pronto se sabra…..pero periodismo es informar ,asi exagere o tergiverse una informacion,siempre q su nombre con apellidos o su firma este presente…..en si q tenga su publico……Cada cual tiene la capacidad y habilidad de lo q lee ,oye y ve……Por favor seamos libres primeros a nuestras percepciones y ya hablaremos…….

  6. Me da la impresion que el gobierno cubano esta haciendo la guerra de rumores, han pasado con unas cuantas noticias”extranas” ultimamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *