Fuente militar: Rusia y Cuba acuerdan reabrir operaciones de espionaje de la base de Lourdes

PutinRaul

Vladimir Putin y Raúl Castro, conversaciones de altos quilates en La Habana.

Por Redacción CaféFuerte

Los gobiernos de Rusia y Cuba acordaron la reanudación de operaciones de espionaje del clasurado Centro de Inteligencia para la Exploración y Escucha Radioelectrónicas (SIGNIT), conocido como Base de Lourdes, en las afueras de La Habana.

Citando fuentes del Ministerio de Defensa ruso aparecidos en la prensa estatal, el sitio Russia Today (RT) asegura que el acuerdo para reabrir la base militar se concretó durante la reciente visita del presidente Vladimir Putin a La Habana.

Sin embargo, la publicación no aclara si el supuesto acuerdo sería para la apertura de un nuevo centro, puesto que las instalaciones donde funcionó la base de Lourdes desde 1964 sirven actualmente como sede de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) de Cuba.

Entre los 10 acuerdos firmados entre Putin y el gobernante Raúl Castro el pasado viernes figura un Memorando de Entendimiento Mutuo entre el Mi­nisterio del Interior de Cuba y el Ministerio de la Federación de Rusia para los Asuntos de la Defensa Civil, Situaciones de Emergencias y Liquidación de las Consecuencias de Desastres, poero no se mencionan aspectos militares.

Fruto de la Guerra Fría

Fruto de la Guerra Fría y considerado el mayor centro de inteligencia en el extranjero de la extinta Unión Soviética, la base de Lourdes permitía monitorear un amplio espectro de las comunicaciones comerciales y gubernamentales que se generaban en el sureste de Estados Unidos. Los radares de la instalación fueron empleados para  el espionaje y la intersección electrónica de comunicaciones confidenciales que vinculaban a mandos militares en el sur de la Florida,

En su momento de máximo funcionamiento, las operaciones de Lourdes fueron atendidas por  más de 1,500 técnicos, ingenieros y agentes de inteligencia de la KGB y la Dirección General de Inteligencia (DGI) cubana.

De acuerdo con el diario Gaceta Kommersant, Rusia había comenzado las negociaciones con La Habana desde hacía tiempo, pero las conversaciones para llegar a un acuerdo se intensificaron a comienzos de este año a principios de este año y en los meses previos a la visita de Putin se lograron superar todas las dificultades para un acuerdo.

Una de las fuentes de alto nivel en el Ministerio de Defensa ruso explicó edición el gesto de buena voluntad de Moscú de cerrar el centro hace 13  años no fue debidamente apreciado por Washington, por lo que las razones estaban dadas para reiniciar el proyecto.

Fue justamente Putin quien decretó el cierre de Lourdes el 17 de octubre del 2001, poco después de los atentados terroristas del 9/11 contra las Torres Gemelas de Nueva York.

Diferencias pasadas

“Tras un profundo análisis y largas conversaciones con nuestros socios cubanos, se ha considerado conveniente retirar el centro radioelectrónico instalado en Cuba”, dijo entonces Putin, lo que provocó de inmediato una reacción de contrariedad desde La Habana.

Cuba reprochó entonces a Moscú que el acuerdo sobre la base de Lourdes no estaba cancelado ni tenía su aprobación, lo que obligaba a ambas partes a seguir negociando sobre el asunto.

El gobierno cubano no cobró por la presencia de la instalación militar en su territorio, pues se trataba de una fuente de información clave sobre su principal antagonista hemisférico, pero tras la desaparición de la Unión Soviética y el distanciamiento forzoso con el Kremlin, La Habana impuso nuevas reglas y el cobro de $200 millones de dólares anuales por el alquiler de la base.

Washington presionó insistentemente para el desmontaje de Lourdes y el Congreso se negói a aumentar las ayudas financieras a Rusia mientras la base permaneciera funcionando.

Así, en agosto del 2002 concluyeron las labores de desmantelamiento del SIGNIT, poniendo fin a más de tres décadas de cooperación militar entre ambas partes.

Se calcula que la base de Lourdes le facilitaba a Moscú el 75 por ciento de la información militar sobre Estados Unidos. Desde allí, Rusia espió los planes bélicos de Estados Unidos y la coalición internacional que emprendió la operación Tormenta del Desierto para sacar a las tropas invasoras iraquíes de Kuwait en 1991.

DECLARACIÓN DE LA CONGRESISTA ILEANA ROS-LEHTINEN SOBRE LA POSIBLE REAPERTURA DEL CENTRO DE LOURDES

En el año 2000, fui autora del proyecto de Ley de Confianza y Cooperación Ruso-Estadounidense, que fue aprobado por la Cámara de Representantes, para prohibir la condonación de la deuda de Rusia a Estados Unidos, a menos que las operaciones y la instalación en Lourdes sean cerradas.

De confirmarse los reportes de la reapertura de la instalación de espionaje de Lourdes en Cuba, sería otra indicación de que Vladimir Putin quiere profundizar lazos con un estado patrocinador del terrorismo como Cuba y esto representa una amenaza a nuestra seguridad. La instalación de Lourdes fue usada para monitorear y espiar contra Estados Unidos y para dirigir la base de inteligencia de Rusia contra nuestro país. Reabrir esta instalación de espionaje con el régimen castrista, firmar un acuerdo nuclear con Argentina y comprometerse a dar más equipo militar a Nicaragua muestra el peligroso propósito del viaje más reciente de Putin al hemisferio. Debemos de permanecer vigilantes y asegurarnos de reducir el daño de cualquier actividad que resulte de la reapertura de la instalación de espionaje Lourdes.

Ileana Ros-Lehtinen