Cuba no dará permiso a Alan Gross para asistir a funerales de su madre en Estados Unidos

FotoGross-display

Alan Gross (al centro), junto a su esposa Judy Gross y el abogado Scott Gilbert, durante una visita a la cárcel en La Habana, a fines del pasado año.

Por Redacción CaféFuerte

Cuba no otorgará permiso humanitario al contratista estadounidense Alan Gross para asistir a los funerales de su madre, fallecida este miércoles en Texas a los 92 años tras una larga batalla contra el cáncer.

Poco después de conocerse el deceso de Evelyn Gross y de que Washington exhortara al gobierno de Raúl Castro a permitirle reunirse con sus famiiares en este momento de dolor, el Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) emitió una declaración con “sentidas condolencias”, pero aclarando que el sistema penitenciario cubano no contempla la posibilidad de que los sancionados viajen al exterior.

“Frente a las dudas expresadas por personas que se preguntan las razones por las cuales el Sr. Gross no pudo visitar a su madre, es preciso aclarar que ni el sistema penitenciario cubano ni el norteamericano contemplan la posibilidad de que los sancionados internos viajen al exterior, cualesquiera que sean los motivos que se aleguen”, dijo el comunicado, firmado por Josefina Vidal, directora general de Estados Unidos en la Cancillería cubana.

Vidal esgrimió el caso de la madre de Gerardo Hernández, preso por espionaje en Estados Unidos.

“Es menester recordar que cuando falleció Carmen Nordelo, la madre de Gerardo Hernández Nordelo, uno de Los Cinco, quien cumple una injusta sanción de dos cadenas perpetuas más quince años de prisión en Estados Unidos, este no pudo tampoco viajar a visitarla y a despedirse de ella”, señaló el comunicado.

Opción de canje

El gobierno cubano aprovechó la circunstancia de Gross para insistir en la opción de canje del contratista estadounidense por los tres agentes cubanos que cumplen largas condenas en cárceles norteamericanas: Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero. La oferta ha sido rechazada en reiteradas ocasiones por Washington, que pide la libertad de Gross sin condiciones.

“Reiteramos la firme disposición de Cuba a buscar de conjunto con Estados Unidos una solución a los casos de Gross y de Gerardo, Ramón y Antonio, que sea aceptable para ambas partes y contemple las preocupaciones humanitarias de ambos gobiernos y de sus respectivas familias”, concluyó Vidal.

Al producirse el deceso de Evelyn Gross, el Departamento de Estado emitrió una declaración, solicitándole a Cuba un permiso humanitario para el prisionero, que cumple una condena de 15 años en una cárcel de La Habana.

“Instamos al Gobierno cubano a que otorgue un permiso humanitario a Alan Gross durante este tiempo de duelo”, dijo Jen Psaki, portavoz del Departamento de Estado. “Consideramos que es una tragedia que no haya podido regresar a casa para estar al lado de la cama de su madre durante su fallecimiento”.

Tanto Gross como sus familiares y representantes legales gestionaron ante el gobierno cubano un permiso para que el contratista pudiera ver a su madre moribunda y se despiduera de ella, pero La Habana se negó a concedérselo.

A continuación reproducimos las declaraciones de EEUU y Cuba sobre la petición de permiso humanitario para Gross. En el caso de la declaración del Departamento de Estado, se trata de un compendio de las respuestas de Jen Psaki ante los reporteros en Washington durante el habitual encuentro diario con la prensa:

Jen Psaki
Portavoz del Departamento de Estado
Washington, DC
18 de junio 2014

Diré primeramente que nosotros, por supuesto, expresamos nuestro más sentido pésame y sinceras condolencias al señor Gross y su familia por su pérdida. Obviamente, sentimos que es una tragedia que no pudo estar en su casa en Estados Unidos junto al lecho de su madre en el momento del fallecimiento. Hemos instado al gobierno cubano para que conceda al señor Gross un permiso humanitario para que pueda viajar a Estados Unidos y estar con su familia durante esta ocasión de luto, y hemos dejado muy claro que esta es una gran prioridad para nosotros (…)  Nos gustaría que fuera liberado. Eso es en lo que hemos estado presionando desde hace algún tiempo.

Declaración de la Directora General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal Ferreiro

Hemos conocido la infortunada noticia sobre el fallecimiento de la Sra. Evelyn Gross, madre del ciudadano estadounidense Alan Gross, quien cumple sanción de privación de libertad en Cuba. Deseamos expresar a sus familiares sentidas condolencias.
Frente a las dudas expresadas por personas que se preguntan las razones por las cuales el Sr. Gross no pudo visitar a su madre, es preciso aclarar que ni el sistema penitenciario cubano ni el norteamericano contemplan la posibilidad de que los sancionados internos viajen al exterior, cualesquiera que sean los motivos que se aleguen.

Es menester recordar que cuando falleció Carmen Nordelo, la madre de Gerardo Hernández Nordelo, uno de Los Cinco, quien cumple una injusta sanción de dos cadenas perpetuas más quince años de prisión en Estados Unidos, este no pudo tampoco viajar a visitarla y a despedirse de ella.

En la situación, tanto de Gerardo, como de sus compañeros Ramón Labañino y Antonio Guerrero, quienes también fueron condenados a prolongadas sentencias, concurren otros aspectos de profundo carácter humanitario que no pueden ser soslayados. Durante casi 16 años, han estado separados de sus familiares, algunos de ellos de avanzada edad, que guardan la esperanza de poder tenerlos de regreso; y han dejado de ver crecer a sus hijos.

Esta lamentable situación pudo haberse evitado. Reiteramos la firme disposición de Cuba a buscar de conjunto con Estados Unidos una solución a los casos de Gross y de Gerardo, Ramón y Antonio, que sea aceptable para ambas partes y contemple las preocupaciones humanitarias de ambos gobiernos y de sus respectivas familias.

La Habana, 18 de junio de 2014

Nota relacionada:

Falleció la madre de Alan Gross, sin poder ver a su hijo por última vez