Deserción de doctora cubana pone en entredicho programa de colaboración médica en Brasil

Doctora01

La doctora Ramona Matos Rodríguez, primera desertora de la misión Más Médicos en Brasil.

Por José Alberto Gutiérrez*

SÃO PAULO.- A menos de dos meses de su arribo a Brasil, la doctora Ramona Matos Rodríguez abandonó la misión médica cubana  y se convirtió en el primer profesional de la isla que rompe con el programa Más Médicos para pedir asilo en el país suramericano.

Matos, quien llegó a Brasil en diciembre del 2013, salió el sábado pasado de la pequeña ciudad de Pacajá, en el estado de Pará, al norte de Brasil, y arribó a la capital Brasilia, a más de 1,300 kilómetros de distancia, donde pidió protección a diputados federales opositores al gobierno de Dilma Rousseff.

El pasado martes la médica pasó la noche en las oficinas de la Cámara Baja del Congreso brasileño, ocupadas por  los líderes del partido de centroderecha Demócratas. Bajo el amparo físico y jurídico de los diputados, Matos ha presentado oficialmente un pedido de asilo político ante el Consejo Nacional de Refugiados del Ministerio de Justicia.

Protección necesaria

Matos, de 51 años, sostiene que, de ser capturada por la policía federal brasileña y deportada a Cuba, sería encarcelada a su arribo a la isla.

Según el Partido Demócratas, ya han iniciado diversas gestiones para garantizar la protección de la médica cubana que afirma temer por su seguridad. El diputado Mendonça Filho se habría reunido ya con el Ministro de Justica José Eduardo Cardoso, hombre de confianza de la presidenta Rousseff, para explicarle la situación de la profesional cubana.

“La policía brasileña no tiene el derecho de ir a buscar a ningún extranjero que se encuentre legal en el país. Necesitamos garantizar el derecho de ir y venir de todos”, expresó Mendoça Filho.

La Orden de los Abogados de Brasil también fue informada del caso en busca de apoyo al pedido de asilo a Matos .

El Partido Democratas también ha informado que comunicará al Ministerio Público sobre lo que califican de “tratamiento discriminatorio” hacia los galenos de Cuba que participan del programa Más Médicos en Brasil.

Trabajo esclavo

Matos declaró en rueda de prensa que lo que la motivó a salir del programa Más Médicos fue el engaño que sintió al llegar a Brasil, cuando pudo comparar los bajos salarios que reciben los médicos cubanos. Mientras el gobierno brasileño paga algo más de $4,000 dólares a cada médico extranjero que participa en el programa federal de salud,   los cubanos apenas reciben en Brasil el equivalente a $400 dólares, más otros 600 depositados en una cuenta en Cuba para ser retirados tras el “regreso exitoso” de la misión.

“Yo me sentí engañada con el Programa Más Médicos. En Cuba no dijeron que teníamos un contrato de mil dólares, 400 dólares aquí y 600 dólares allá, pero cuando llegué aquí y conversé con los colegas de Colombia, Venezuela, que también trabajan en el programa, ellos me contaron que ganan 10 mil reales [unos $4,000 dólares], y yo sé que también le pagan por nosotros a Cuba esos 10 mil reales”, dijo la doctora.

Matos dijo sentirse profundamente engañada: “Eso es un engaño, una vergüenza…. Yo pienso que es un trabajo esclavo. Los esclavos trabajan por nada o por poco”,  aseveró durante el encuentro con la prensa..

De acuerdo con ella, el gobierno también les había informado que los médicos podrían traer familiares a Brasil, lo que según ella no ha sucedido. “Hay gente tratando de traer parientes y no lo logran”, comentó.

La doctora Matos es especialista en Medicina General Integral y vecina del municipio Habana del Este, donde tiene una hija, también médica, y una nieta. Tras su deserción, Matos ha revelado los detalles del contrato al que se someten los médicos cubanos enrolados en el Programa Más Médicos.

Puertas Abiertas

El documento, firmado entre los profesionales cubanos y la sociedad mercantil Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos S.A., ha causado revuelo en el Congreso brasileño, pues revela el lado oscuro de la contratación  de los cubanos, que hasta el momento se creía regida por un acuerdo entre el Ministerio de Salud de Brasil y la Organización Panaméricana de Salud (OPAS), según había anunciado el gobierno de Rousseff.

Otro de los que brinda amparo a la doctora Matos, el diputado Ronaldo Caiado, declaró que su gabinete estará abierto para todos los médicos cubanos que deseen refugiarse.

“Es inaceptable que un país signatario de tratados internacionales de derechos humanos sea cómplice de ese contrato con una sociedad anónima [S.A.], pagando un valor diferente del anunciado por el gobierno brasileño. Mientras el pueblo brasileño paga cerca de 4,500 dólares para cada médico del programa, los cubanos reciben menos de 10% de ese valor”, observó el líder opositor.

Caiado consideró que el caso de los cubanos revela un tratamiento discriminatorio en relación a los otros participantes del Más Médicos. “Es una escándalo y nos hace cuestionar los verdaderos objetivos de ese programa”, aseveró el diputado.

El gobierno brasiLeño ha contratado ya unos 5,400 médicos cubanos y planea aumentar la cifra en unos dos mil más en los próximos meses. La misión pudiera reunir hasta 10 mil galenos enviados desde la isla.

 *Periodista cubano y editor ejecutivo de Terra para América Latina y Estados Unidos. Reside en São Paulo.