Aumentan actos vandálicos contra la telefonía pública

ETECSA preocupada por el canibalismo telefónioo que se manifiesta en todo el país.

ETECSA preocupada por el canibalismo telefónioo que se manifiesta en todo el país

Por Redacción CaféFuerte

La alarma ha sonado para las autoridades de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) en medio de una escalada de actos vandálicos contra la telefonía pública a lo largo del país.

Aún sin concluir el primer semestre del año, se han reportado ya 130 casos de vandalismo telefónico, registrados mayormente en las provincias de Villa Clara, Holguín, Mayabeque y La Habana, según reportes de la División de Servicios Públicos de ETECSA.

Solo en la capital el incremento es sustancial al término de junio, con 82 hechos delictivos identificados contra los teléfonos públicos, solo 12 menos que la totalidad de los reportados en el 2011. Las pérdidas económicas ascienden a unos $6 mil dólares, una cifra superior a los $4 mil dólares del año anterior, de acuerdo con la dirección provincial de ETECSA.

Hechos de esta índole han ido en incremento imparable en lo que va de año como parte de un oleaje de indisciplinas sociales que abarca violaciones del pago en el transporte público, falsificaciones en los metros contadores de electricidad, y canibalismo de los materiales en las estructuras de puentes y vías ferroviarias.

Cruzada contra el vandalismo

Esta semana las autoridades de ETECSA lanzaron un llamado a la población durante una conferencia de prensa convocada en la sede del organismo en La Habana, donde dieron a conocer cifras alarmantes de robo y destrucción de equipos telefónicos en años recientes.

En el 2009 se detectaron 239 hechos vandálicos, 219 en el  2010 y 200 el pasado año, pero los pronósticos para el 2012 no resultan nada halagüeños a juzgar por el comportamiento de las estadísticas del primero semestre.

“Esto no es un problema de contrarrevolución ni nada por el estilo, es parte de los inventos de la gente para sobrevivir sustrayendo piezas y partes de equipos para los ‘cacharreros’ electrónicos particulares”, dijo a CaféFuerte un ingeniero en telecomunicaciones de una delegación provincial de ETECSA. “Estamos en la era de la sobrevivencia a cualquier costo, muchas personas lo entienden actuando así y hasta cogen esas partes para venderlas a cuentapropistas”.

La fuente dijo que durante los primeros meses del 2012 se vienen recibiendo numerosas quejas de la población sobre la cantidad de teléfonos rotos.

Entre las agresiones  más reportadas se mencionan obstrucciones del canal en los teléfonos monederos por la introducción de objetos extraños, daños a las cabinas de acrílico, robos de las cápsulas de emisión y recepción, hurto de los brazos y, principalmente, perjuicios a los microteléfonos.

Robo inédito en Santiago de Cuba

Según las estadísticas de ETECSA, el canibalismo de los microteléfonos constituye el 80 por ciento de los daños globales al servicio público, y los mayores protagonistas del delito son los jóvenes, que los emplean para amplificadores y otros artefactos electrónicos artesanales.

Las autoridades están particularmente  precupadas por un hecho reciente ocurrido en Santiago de Cuba, donde fueron sustraídas de manera simultánea 22 unidades electrónicas, “una modalidad de hurto” inédita hasta ahora.

Actualmente existen en Cuba un total de 53,785 terminales instaladas, con una densidad telefónica de 4.73 terminales públicas por cada mil habitantes.

La mayoría de las agresiones ocurren con los llamados teléfonos expuestos (equipos para tarjeta propia y los de uso con monedas), que tienen mayor visibilidad pública y prestan servicio las 24 horas.

En el territorio nacional existen 35,746 de estas terminales. Cada instalación de cabinas de teléfonos expuestos se calcula en unos $400 dólares, lo que encarece el costo de las reparaciones.

Los brazos telefónicos sustraídos por los vándalos tienen un costo de $40 dólares cada uno.

“Ciertamente en la última década ha aumentado la densidad telefónica en todo el país, pero el aumento de teléfonos ha implicado el aumento proporcional de los robos y el canibalismo de estos equipos”, comentó el ingeniero en telecomunicaciones José Remón, quien laboró en el Ministerio de Comunicaciones de Cuba por 25 años.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *