EEUU pedirá salida del 60 % de diplomáticos cubanos de la Embajada en Washington

Embajada de Cuba en Washington DC.

Por Redacción CaféFuerte

En una decisión que escala un nuevo peldaño de tensiones entre Cuba y  Estados Unidos, la administración de Donald Trump pedirá al gobierno de Raúl Castro que retire el 60 por ciento de sus diplomáticos de Washington, dijeron funcionarios estadounidenses.

La medida busca una respuesta de reciprocidad a la decisión anunciada el pasado viernes por el Departamento de Estado de recortar su personal diplomático en La Habana en una cifra similar.

La noticia fue adelantada por un despacho de la agencia Associated Press (AP) y corroborada por otros testimonios de funcionarios  del Departamento de Estado y la Casa Blanca que pidieron anonimato.

No es una expulsión

“En este caso no se tratará de una expulsión, sino de una petición formal para equilibrar la presencia  de personal diplomático en las respectivas  embajadas”, dijo un funcionario.  “Solo podría complicarse el asunto si el gobierno cubano se niega a hacerlo”.

En mayo, el gobierno de Trump expulsó a dos diplomáticos cubanos de la Embajada de Washington en represalia por los primeros indicios de los ataques acústicos. La información no se reveló hasta comienzos de agosto y los expulsados fueron identificados extraoficialmente como Frank Silva Hernández y Joel Lago Oliva, primeros secretarios de la embajadas y presuntos agentes de inteligencia.

El Departamento de Estado debe hacer público el anuncio este martes, luego de comunicarlo a las autoridades cubanas.

Las fuentes  dijeron que el  Secretario de Estado Rex Tillerson discutió el plan este lunes con el presidente Trump en medio del ajetreo gubernamental por la masacre perpetrada por un francotirador en Las Vegas, que causó una conmoción nacional.

Duro golpe a relaciones bilaterales

La decisión es el más duro golpe a las relaciones bilaterales desde la llegada de Trump al poder, el pasado enero, y podría marcar un retroceso irreversible en caso de que el gobierno cubano no pueda dar una respuesta rápida y convincente al caso de los ataques acústicos, perpetrados contra 21 diplomáticos estadounidenses en La Habana.

Cuba ha insistido en negar su participación en los misteriosos ataques sónicos, ocurridos desde finales del pasado año en residencias y hoteles , y ha llamado a Estados Unidos a proseguir la investigación conjunta para desentrañar lo ocurrido.

Estados Unidos dice que no hay pruebas aún para culpar a Cuba por los ataques, pero exige que el régimen cubano asuma  sus responsabilidad de cuidar al personal diplomático extranjero.

Agentes de inteligencia afectados

Lo que parece más preocupante es que las agresiones sónicas fueron especialmente dirigidas contra el personal estadounidense que con fachada diplomática forma parte de la red de inteligencia en La Habana, según reveló un reporte de AP.

Entre el personal de inteligencia se produjeron las primeras víctimas y las peores afectaciones de salud, que incluyen pérdida de la audición y lesiones cerebrales.

Según fuentes vinculadas a la investigación en curso, los ataques comenzaron días después de la elección de Donald Trump en la contienda presidencial del 7 de noviembre de 2016.

Junto con la decisión de retirar el 60 por ciento de su personal diplomático en La Habana y paralizar el procesamiento de visas para los cubanos, Washington también emitió una Alerta de Viaje, recomendando a sus ciudadanos no visitar la isla.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *