Diplomáticos de EEUU fueron lesionados en Cuba por “ondas inaudibles”; identifican a cubanos expulsados

Por Redacción CaféFuerte

Las últimas evaluaciones especializadas de los ataques acústicos que lesionaron a diplomáticos estadounidenses y canadienses en La Habana apuntan a que fueron causados por un sonido inaudible como ondas ultra e infrasónicas, según una fuente familiarizada con los incidentes que comenzaron en noviembre de 2016.

Un reporte de la cadena CBS News, que destapó el incidente a comienzos de agosto, atribuye la evaluación a analistas de inteligencia de Estados Unidos y además ofrece los nombres de los dos diplomáticos cubanos, identificados como funcionarios de inteligencia, que fueron expulsados en represalia por el gobierno de Donald Trump.

Sin embargo, la fuente dijo que los analistas siguen trabajando para descartar otras tecnologías.

Los registros médicos muestran que los médicos estadounidenses diagnosticaron víctimas con pérdida auditiva, lesión cerebral traumática leve y probable daño nervioso.

Lesión cerebral traumática

“El sonido que no podemos oír,  tanto ultrasónico, por encima de nuestro alcance auditivo, y [infrasónico] por debajo de nuestro alcance auditivo,  puede dañar también la audición”, según el doctor Michael Hoa, cirujano de oído en el Hospital de la Universidad de Georgetown.

Hoa dice que las víctimas de las agresiones -que son en parte acústicas- “pueden experimentar síntomas similares de una lesión traumática o una lesión cerebral traumática”.

Los funcionarios están investigando si los ataques provienen de un tipo de dispositivo acústico dirigido a los hogares de los diplomáticos, los cuales son alquilados por el gobierno cubano.

La fuente también confirmó la identidad de los dos funcionarios de la Embajada cubana a quienes Estados Unidos les solicitó dejar el país el 23 de mayo:  Frank Silva Hernández y Joel Lago Oliva. Los documentos del Departamento de Estado registran a ambos como primeros secretarios, pero la fuente dice que son funcionarios de inteligencia. Salieron de Estados Unidos el 30 de mayo.

Silencio cubano

Ni la Embajada de Cuba en Washington ni la Misión Cubana ante las Naciones Unidas han respondido a numerosas llamadas telefónicas y correos electrónicos para comentarios.

Aunque la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, describió los incidentes como “sin precedentes”, el gobierno de Estados Unidos ha lidiado con situaciones similares en el pasado.

Los soviéticos bombardearon con radiación de microondas la Embajada de Estados Unidos en Moscú durante más de 20 años. Sin embargo, esto no se hizo público hasta 1976,  en parte porque el Departamento de Estado inicialmente negó informes de prensa. Cientos de empleados de la embajada fueron evaluados médicamente después de que algunos se quejaron de dolores de cabeza, letargo y trastornos sanguíneos.

De la era soviética

“Decidimos que una posibilidad, por muy vaga que fuera, podría ser que [los soviéticos] estuvieran generando efectos de radiación que no entendíamos”, dijo el doctor Sam Koslov, asesor científico principal de la Armada en la radiación de microondas en ese momento. Las declaraciones fueron hechas al corresponsal de CBS News, Mike Wallace, durante una transmisión de programa 60 Minutes el 19 de junio de 1977, cuando el Congreso estaba investigando el asunto.

Nauert confirmó la pasada semana que “al menos 16 empleados del gobierno de Estados Unidos, miembros de la comunidad diplomática, han experimentado algún tipo de síntomas”, en La Habana.

También fueron afectados cinco canadienses, según dijeron autoridades de Ottawa.

Cuba negó mediante un comunicado cualquier participación en los ataques acústicos desde el momento que la noticia fue divulgada, el pasado 9 de agosto. El gobierno cubano había sido informado del caso por las autoridades estadounidenses el 17 de febrero.

Noticias relacionadas:

The Washington Post: Un ataque siniestro contra diplomáticos estadounidenses en Cuba

Onda corta y larga vida de la inteligencia cubana

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *