Madre cubana vive drama por arresto de su hijo en territorios palestinos

El joven cubano-palestino Kais Omran Portocarrero, detenido desde el 18 de abril de 2012 por el ejército israelí

El joven cubano-palestino Kais Omran Portocarrero, detenido desde el 18 de abril de 2012 por el ejército israelí

Por Ivette Leyva Martínez

Para Niurka Portocarrero, una madre cubana que vive en los territorios palestinos, este Día de las Madres no podía ser más sombrío.

Su hijo Kais, un joven músico de 17 años, fue arrestado hace casi un mes por soldados israelíes, acusado de delitos contra la seguridad de Israel que tanto el joven como la familia niegan enérgicamente.

“Sólo lo he podido ver tres veces de lejos desde que lo detuvieron, en la madrugada del 18 de abril. Figúrese, este no es un día para celebrar, no tengo ni ganas de llamar a mi familia en Cuba”, dijo Portocarrero a CaféFuerte.

Kais fue detenido a las 2:30 de la madrugada del 18 de abril durante una redada israelí. El joven dormía en una casa vecina donde reside un tío de su edad, con quien suele estudiar.

“El capitán nos dijo que la detención iba a ser breve, se lo llevaron esposado de brazos, y no nos supo decir por qué”, rememoró la mujer, quien es pariente del famoso pintor cubano René Portocarrero (1912-1985).

El joven fue conducido a la prisión militar de Meggido, y pocos días después la familia supo que se le acusa de tirar piedras contra vehículos israelíes y de pertenecer al Frente Popular, una organización cuyo brazo armado ha organizado ataques terroristas contra Israel.

Pero tanto Kais como su madre rechazan esas acusaciones.

“Un vecino, que también es menor de edad, lo señaló entre un grupo de niños que tiraban piedras. No entiendo cómo pueden tenerlo detenido tanto tiempo sólo por lo que otra persona ha dicho contra él”, comentó la madre, de 35 años.

La familia ha ido a tres vistas judiciales, durante las cuales no puede acercarse a Kais, quien comparece esposado de pies y manos.

“Es muy doloroso, tenerlo cerca y no poderlo abrazar ni besar”, confesó. “En la casa todos estamos destruidos, a veces creo que no tengo fuerzas ni para levantarme, mis hijos andan llorando por los rincones, extrañando al hermano”.

Durante la última vista judicial, las autoridades israelíes informaron a la familia que la próxima vista judicial será el 20 de mayo.

Familia Omran-Portocarrero en 2007. Kais aparece a la izquierda al lado de su padre, la madre, Niurka, en el centro.

Familia Omran-Portocarrero en 2007. Kais aparece a la izquierda al lado de su padre, la madre, Niurka, en el centro.

De acuerdo con Portocarrero, en los últimos días las autoridades israelíes informaron al abogado de la familia que eliminaron la acusación de pertenecer al Frente Popular, por lo cual enfrentaría ahora una condena de hasta 18 meses. Pero un portavoz de las Fuerzas de Defensa Israelí (IDF, por sus siglas en inglés) dijo a CaféFuerte que se mantiene la acusación de ser miembro del Frente Popular, lo que conlleva a una condena más severa.

Kais Omran Portocarrero nació en El Vedado, La Habana, el 10 de octubre de 1994. Es hijo de Portocarrero y Belal Mohamad Omran, un palestino que se graduó de Medicina en Cuba. En la isla nació también Nazmieh, de 15 años, la segunda hija del matrimonio.

En 1997 la familia se mudó a Burin, un poblado palestino en Cisjordania, donde nació el tercer hijo, Mohamad. Los tres menores tienen ciudadanía cubana.

Burin es un pueblo palestino con una población de cerca de tres mil habitantes. Está rodeado por cinco asentamientos judíos, y han sido frecuentes los enfrentamientos entre los residentes del área -e incluso entre los colonos y los soldados israelíes- aunque en los últimos tiempos ha habido cierta estabilidad.

“Nunca hemos tenido problemas con los israelíes, ni nos metemos en política ni tenemos nada contra ellos”, aseguró Portocarrero. “No puedo creer que nos esté pasando esto, estamos destrozados. Mis hijos han sido criados a la usanza cubana, y de la casa para adentro. Kais sólo se dedica a la música y a estudiar, no pertenece a ninguna organización porque los menores no son admitidos como miembros de organizaciones políticas aquí”.

Al ser arrestado, Kais estaba cursando el último año de bachillerato. Amante de la música, en su tiempo libre tocaba en fiestas en el pueblo con un piano que le compró su padre. Ahora Portocarrero teme que el joven pierda el año escolar y una beca que le ha concedido el gobierno cubano para estudiar Medicina en la isla, siguiendo los pasos de su padre, quien es médico con grados de coronol en el gobierno autónomo palestino.

“El duodécimo grado aquí no es como en otros países, mi niño estaba estudiando más de 10 horas diarias, levantándose de madrugada para poderlo sacar, y ahora es muy posible que pierda el año. Es como perder todo el esfuerzo que hizo para llegar hasta aquí”, consideró.

Aunque Kais es ciudadano cubano, su condición nacional no le ha servido de gran ayuda en este caso debido a la falta de relaciones diplomáticas entre la isla e Israel. Portocarrero informó de la situación al ministerio de Relaciones Exteriores cubano a través de la sede diplomática de La Habana en Egipto.

“Ellos han estado apoyándonos todo el tiempo por vía telefónica, por eso estoy muy agradecida. Yo apelo al presidente Raúl Castro a que interceda por mi hijo, como ciudadano cubano que es”, dijo Portocarrero.

Controversial proceso

Kais se encuentra en medio de un controversial proceso judicial en Israel, el cual se denomina “detención administrativa”. Bajo esta categorización, los detenidos son encarcelados por períodos de hasta seis meses, los que pueden ser renovados indefinidamente y se basan en información secreta de inteligencia que sólo se le muestra a un juez militar.

De acuerdo con un reporte de la agencia DPA en abril, en Israel hay actualmente más de 4 mil palestinos encarcelados por delitos relacionados con la seguridad, de ellos 203 menores y 322 en detención administrativa. La última cifra incluye menores de edad, entre quienes se encuentra Kais.

A menudo, como en el caso del joven cubano-palestino, los menores son arrestados en redadas de madrugada e interrogados sin estar los padres presentes, y pueden ser detenidos durante varios meses por delitos como lanzar piedras contra los israelíes.

La ley internacional contempla las detenciones administrativas de manera restringida, pero grupos de derechos humanos acusan a Israel de usar esa figura legal indiscriminadamente.

Contactado por CaféFuerte, un portavoz del Ejército Israelí  comentó que Kais “será juzgado en una corte con un solo juez, y en esos casos enfrenta una condena de hasta 10 años de cárcel”.

Durante el juicio, las evidencias de los israelíes contra Kais pueden permanecer selladas y confidenciales a criterio del juez, de acuerdo con la ley militar israelí en Cisjordania.

Portocarrero, una ama de casa que ha vivido alejada de la vida pública, dice que ante las pocas avenidas legales ha decidido salir a las calles en manifestaciones por la libertad de Kais y hablar con la prensa para dar a conocer lo que considera una injusticia contra su hijo.

“Es muy, muy injusto lo que está sucediendo. No tenemos muchas opciones”, expresó conmovida.

{jacomment off}

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *