Cuba habría interferido en elecciones presidenciales de Brasil en 2014

ETECSA-display

El monopolio cubano de telecomunicaciones en la mirilla de la justicia brasileña.

Por José Alberto Gutiérrez

Sistemáticos ataques a la reputación del ex candidato a la presidencia de Brasil, el senador Aécio Neves, durante la contienda electoral de 2014, vinculan a la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A., ETECSA, según documentos judiciales.

El nombre de la empresa estatal cubana ha salido a la luz como resultado de una demanda interpuesta por el contrincante de Dilma Rousseff en las últimas elecciones realizadas en el país suramericano. Los ataques degradaantes fueron propagados por un perfil anónimo en redes sociales y partieron de los servidores de ETECSA.

Desde hace tres años, el legislador busca descifrar la identidad de decenas de usuarios de redes sociales que difamaban regularmente su reputación, aparentemente organizados en red.

La justicia el estado de São Paulo ha dado razón al senador y sentenció a las empresas propietarias de las redes sociales, así como a los proveedores de servicios de internet y telecomunicaciones, a entregar los datos personales y las direcciones de servidores (IP) utilizados por 20 usuarios sospechosos de producir y difundir material degradante contra el político.

En ese punto es que ha salido a relucir la actuación de ETECSA, levantando sospechas sobre una posible interferencia cubana en el pleito electoral foráneo para favorecer la candidatura de su aliada política, la hoy destituida ex presidenta Dilma Rousseff.

Desbloqueo de datos cubanos  

Hasta el momento se sabe, conforme datos a disposición de los tribunales, que el perfil anónimo que utilizaba los servidores del monopolio cubano de telecomunicaciones era accedido -con respectivo usuario y contraseña- por al menos tres personas diferentes, según ha revelado el diario Folha de São Paulo.

Por ahora, sin embargo, es imposible determinar desde dónde se conectaban esos usuarios a los servidores de ETECSA, si usaban un equipo propio de la empresa cubana o conexión Wi-Fi, y si lo hacían desde un punto de conexión privado o público. Para avanzar en esa parte de la investigación se necesitaría una orden judicial de desbloqueo de la confidencialidad de los datos de ETECSA. Conforme el rotativo brasileño, la asesoría jurídica del senador aún estudia si demandará a la empresa cubana en suelo brasileño o se aventurará en Cuba.

La información que propagaban los perfiles falsos, principalmente por Twitter, involucraba a Neves en consumo y tráfico de drogas, uso ilícito del dinero público, así como maltratos a su esposa. Temas que tomaron amplia relevancia en redes sociales durante la contienda electoral, vencida por Rouseff con apretado margen de 51,64% de los votos, contra 48,36% de Aécio.

Folha de Sao Paulo ha identificado a Ana María Quaiato como una de las personas que usaba perfiles falsos para atacar a Neves. Ana María es nada menos que la secretaria del congresista Paulo Teixeira, actual vicepresidente del Partido de los Trabajadores, (PT) de Rousseff y Lula da Silva. Antes de trabajar en el Congreso, Ana María integró el Consejo Municipal de Salud de la ciudad de São Paulo, durante la pasada alcaldía ejercida por su partido.

Asesinato de reputación

La primera parte de la demanda de Aécio Neves era un pleito contra las empresas de internet para obligarlas a romper el compromiso con el sigilo sobre los datos de sus clientes. Ahora, con estas informaciones en la mano, se podrá sacar del anonimato a las personas, organizaciones o empresa responsables por “actuar en red para diseminar contenido ilícito”, conforme cita la pieza jurídica presentada por Neves.

Inicialmente, según el documento de acusación, la red que operaba el asesinato de la reputación del ex candidato era compuesta por 66 perfiles, de los cuales sólo 20 han sido considerados sospechosos por los tribunales.

Al equipo de Neves llamó la atención la altísima frecuencia de publicaciones de esos perfiles anónimos, muy superior a la de un perfil común de redes sociales.

El perfil @turquim5 es uno de los demandados y aún se mantiene activo. Desde esa cuenta se llegaron a realizar 256 publicaciones en 24 horas, lo que equivale a una publicación a cada 10 minutos. Si se considera que la jornada activa en redes sociales de esa persona alcance 18 horas seguidas (descontando 6 horas de sueño y otras necesidades) se arriba a la sospechosa cantidad de un tuit a cada 7,24 minutos.

La explosión de tuits alcanzó su punto máximo con el perfil @biacall8, que impuso la marca de un tweet a cada 2,59 minutos, conforme documentaron los abogados de Neves. Ese tipo de comportamiento indujo a sospechar que se tratase de un robot informático o de un grupo de personas turnándose para ejecutar una tarea de difamación coordinada.

Según Folha de São Paulo, ETECSA no ha respondido mensajes enviados a un correo que consta en el sitio de la empresa y la embajada cubana en Brasil se niega a comentar el caso y suministrar contactos de directores de la compañía.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *