Polémica en Kenya por elogios de ministra de salud a Fidel Castro

Polémica en Kenya por elogios de ministra de salud a Fidel Castro  Las ideas de Fidel Castro que antes deslumbraban a estadistas y estrategas sociales del Tercer Mundo pueden terminar poniendo en aprietos a sus seguidores en pleno siglo XXI.

Las declaraciones de Esther Murugi, ministra de Programas Especiales del gobierno de Kenya, sugiriendo aplicar el sistema que Cuba implantó en los años 80 y 90  para aislar a los enfermos de VIH/sida, han desatado una ola de críticas en el país más poblado del continente africano.

“En Cuba, cuando el presidente [Fidel] Castro era todavía muy fuerte, todo el que era sometido a pruebas de VIH y sida era encerrado en alguna parte, y una vez que entraba, no salía”, dijo Murugi en una reunión sobre la enfermedad con miembros del parlamento kenyano, el pasado 28 de enero. “No sé si deberíamos ser tan drásticos, o qué deberíamos hacer. Pero a veces pienso que, tal vez eso es lo que debemos hacer para que los enfermos sean encerrados”.

Nelson Otwoma, coordinador de la Red de Personas Viviendo con VIH / SIDA en Kenya, dijo que los comentarios fueron muy irresponsables: “Me pregunto qué tenía ella en la cabeza cuando dijo lo que dijo. Aparte de violar los derechos de las personas, esa  sugerencia crea el estigma, incluso si no se aplica”.

Otros activistas llegaron a pedir la renuncia de la ministra.

Jacqueline Sewe, miembro de la ONG Mujeres Luchando contra SIDA en Kenya (WOFAK), pidió que la ministra se disculpe o renuncie.

“El VIH no es una enfermedad contagiosa y es triste escuchar a un ministro del gabinete decir que la gente debe ser aislada por su condición de VIH”, manifestó Sewe. “Es inhumano. Ella tiene que pedir disculpas públicamente o dimitir por lo que dijo.”

En otro controversial comentario, Murugi también dijo que la homosexualidad era una de las principales causas del contagio de sida en Kenya.

La tasa de prevalencia del VIH/sida en Kenya es del 7,8 por ciento, de acuerdo  con cifras gubernamentales.

En 1986, Cuba implantó un sistema de sanatorios donde  seropositivos y enfermos del sida eran internados de forma obligatoria, con el fin de evitar la propagación de la enfermedad. A fines de la década del 90 comenzaron a cerrarse de forma escalonada la mayoría de los 13 sanatorios del país, y hoy casi todos  los pacientes reciben atención ambulatoria.

El gobierno cubano nunca ha reconocido errores en su sistema de tratamiento para los pacientes de VIH/Sida. Una reciente encuesta aplicada en la isla en el 2009 reveló que persiste el estigma social asociado con la enfermedad: sólo el 52.7 por ciento de los pacientes cubanos de VIH/sida  tiene un empleo.

PlusNews sobre el hecho

Nota relacionada:

Estudio: pacientes cubanos de sida no se integran a la vida laboral.

MG Revista de Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *